fbpx

COVID: las mujeres tienen menos probabilidades de ponerse en peligro

Las actitudes y comportamientos de las mujeres pueden haber contribuido a reducir su vulnerabilidad y mortalidad.

Paola profeta

Paola Profeta es una de las dos autoras de la investigación, afiliada al COVID Crisis Lab de Bocconi. / Foto: Paolo Tonato

EurekAlert | Bocconi University

Escucha este artículo


Read in english: COVID: women are less likely to put themselves in danger

La mayor adherencia de las mujeres a las políticas de coronavirus puede ser una de las razones de la menor vulnerabilidad y mortalidad que experimentaron, en comparación con los hombres, en la fase inicial de la epidemia. "Los legisladores que promueven una nueva normalidad hecha de movilidad reducida, tapabocas y otros cambios de comportamiento", dice Vincenzo Galasso, uno de los autores de un nuevo estudio sobre las diferencias de género en la reacción al COVID-19, "deberían, por lo tanto, diseñar una comunicación diferenciada por género si quieren incrementar el cumplimiento de los hombres".

Dos de los autores de la investigación, que apareció en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) son académicos de la Universidad de Bocconi, Vincenzo Galasso y Paola Profeta, afiliados al COVID Crisis Lab de Bocconi.

Los autores observan diferencias sustanciales de género en actitudes y comportamientos a través de una encuesta de dos oleadas (marzo y abril de 2020), con 21.649 encuestados en Australia, Austria, Francia, Alemania, Italia, Nueva Zelanda, el Reino Unido y los Estados Unidos, que es parte del proyecto internacional REPEAT (Representaciones, Percepciones y Actitudes sobre el COVID-19).

Las mujeres de todo el mundo están más inclinadas que los hombres a considerar al COVID-19 como un problema de salud muy grave (59% contra 48,7% en marzo y 39,6% contra 33% en abril), están más inclinadas a estar de acuerdo con las políticas públicas que luchan contra la pandemia, como las restricciones de movilidad y el distanciamiento social (54,1 frente a 47,7 en un índice que va del 1 al 100 en marzo y 42,6 frente al 37,4 en abril) y están claramente más inclinadas a seguir las reglas relativas al COVID- 19 (88,1% contra 83,2% en marzo y 77,6% contra 71,8% en abril).

Lea también: La historia del conflicto entre Israel y Bahréin

La proporción de personas que cumplen las normas disminuye con el tiempo, especialmente en Alemania, del 85,8% de las mujeres y el 81,5% de los hombres en marzo al 70,5% de las mujeres y el 63,7% de los hombres en abril, pero la gran brecha de género persiste.

“Las mayores diferencias entre hombres y mujeres se relacionan con comportamientos que sirven para proteger a los demás sobre todo, como toser en el codo, a diferencia de los que pueden protegerse tanto a sí mismos como a los demás”, dice Profeta. Las diferencias de género persisten incluso después de que el estudio controlara una gran cantidad de características sociodemográficas y factores psicológicos.

Sin embargo, estas diferencias son menores entre las parejas casadas, que viven juntas y comparten sus puntos de vista, y entre las personas más directamente expuestas a la pandemia. Disminuyen con el tiempo si hombres y mujeres están expuestos al mismo flujo de información sobre la pandemia.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…