fbpx

Los ancianos están tomando trabajos cada vez más precarios

La economía mundial está atravesando un cambio importante, veamos cómo afecta a los nuevos puestos laborales para gente de la tercera edad.

Adulto mayor sosteniendo un zapato

Poco a poco, se está incluyendo en las nóminas a personas con una edad mayor a los 60. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The elderly are taking increasingly precarious jobs

Nos encontramos en un momento de recesión económica mundial. La web especializada del Banco Mundial la destaca como la “peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial”, dado que la economía global se podría reducir en un 5,2% este año, de acuerdo con las previsiones de este organismo.

Esto implica, por supuesto, muchos cambios de paradigmas en la estructura de los países, pero también en los mercados. Específicamente, estamos hablando de algunas empresas, que están operando de formas diferentes a las que conocíamos. Una de ellas, según lo que destaca la web de Xataka, es que los ancianos estén tomando cada vez trabajos más precarios.

Ante este panorama, decidimos averiguar qué es lo que está sucediendo con las personas de tercera edad que quieran continuar e incluso regresar a la actividad laboral luego de un “descanso”. Quiénes son las entidades que estarían interesadas en sus servicios, cómo podrían utilizarlos y cuáles son las ventajas e inconvenientes de cara al futuro.

Los ancianos y el empleo

Recientemente, la web de La Nación mencionó que hay “empresas que están buscando trabajadores de más de 60 años”. Es decir, existen compañías que se encuentran interesadas por adquirir los servicios de gente experimentada, la cual, a pesar de tener la posibilidad de jubilarse (o estar cercano a esa etapa) quieren continuar durante un tiempo con sus responsabilidades.

Las personas de esa edad parecen estar con “ganas” de continuar trabajando, algo que las propias empresas están notando. Por lo tanto, poco a poco, se está incluyendo en las nóminas a personas con una edad mayor a los 60, siendo la experiencia, la trayectoria y la constancia algunos de los valores mejor tomados en cuenta.

Lea también: Las 5 “celebridades” de Tik Tok que más dinero ganan

En Estados Unidos, por ejemplo, la web de The Epoch Times menciona que los “ancianos estadounidenses están buscando empleo”, siendo agrupados, generalmente, dentro de los sectores menos calificados. A pesar de tener una gran trayectoria, pueden aplicar para funciones tales como el cuidado de los niños, taxistas o comercios minoristas.

Esto puede llegar hasta puntos extremos, tal y como menciona el Nuevo Diario Web. Ellos comentan la historia de Ike Baker, de Dayton, Tennesse, que con sus 92 años de vida continúa trabajando en un McDonald’s local. Se trata de un hombre “bastante eficaz en su trabajo”, que parece demostrar que el retiro, en algunos casos, depende de las ganas que tenga cada persona.

Esto parece reforzarse con la tendencia que comenta el medio Business Insider, que destaca que algunas cadenas de comida rápida, como la propia McDonald’s o Bob Evans están contratando cada vez a más personas mayores. Esta situación tiene una lógica bastante particular, la cual también es criticada por varias personas.

En primer lugar, responde a una lógica de mercado. Los jóvenes optan por trabajos mejores calificados y de mejor paga, por lo que siempre se necesita a alguien que esté dispuesto a aceptar los de “menor reputación”. Por el otro, son los propios ancianos los que, en la mayoría de los casos, se ven “obligados” a continuar con sus trabajos para vivir, por lo que deciden cubrir esos puestos que los jóvenes dejan vacantes. Es decir, hay una alta demanda para esas posiciones, como en los empleos de comida rápida, pero falta la oferta juvenil, cubierta por los de tercera edad.

El futuro en este terreno parece ser incierto. Por lo pronto, existen algunas iniciativas por parte de los países para estirar la edad mínima para la jubilación. Por ejemplo, la web de Ámbito menciona que, en Argentina, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, dejó abierta la “posibilidad de modificar la edad jubilatoria”, debido a que la expectativa de vida de la población continúa creciendo y eso implica que pueden encontrarse en edad de retiro.

Desde una perspectiva latinoamericana, la web de Infobae destaca que los temas provisionales “tendrán que debatirse en algún momento”, debido al envejecimiento de la población, algo que ocurre gracias al avance de la ciencia y la expectativa de vida. En Europa, la población de más de 65 años pasó de ser el 8% al 16% en 56 años, pero, según previsiones, esto solo tomará 24 años en nuestra región.

Si bien el mínimo varía país a país, el mínimo de la región ocurre en Bolivia, donde las mujeres pueden jubilarse desde los 50 años, mientras que el máximo es compartido por varios países, quedando en 65 años (como los hombres chilenos, peruanos y mexicanos). Por lo pronto, resta por ver cómo van adaptándose a las nuevas circunstancias del mercado en este contexto pandémico.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…