fbpx

Venezuela: ¿Qué viene para la oposición?

Las elecciones del pasado 6 de diciembre le devuelven el control del poder legislativo al oficialismo.

Juan Guaidó

Las elecciones recientes en Venezuela dejaron un panorama nada alentador para la oposición. / Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Santiago Gómez

Escucha este artículo


Read in english: Venezuela: What's Next for the Opposition?

Los últimos resultados en las elecciones legislativas venezolanas no sorprendieron a nadie. Con la abstención de participar por parte de la mayoría de la oposición y con el control absoluto de todas las instituciones por parte del oficialismo, el chavismo se quedó con el control de la Asamblea Nacional, controlada anteriormente por la oposición.

Al poco interés que despertaron estas elecciones en las que ya se conocía el vencedor desde hace meses, se le suma el desabastecimiento crónico que vive Venezuela y las medidas sanitarias debido a la pandemia. Las redes sociales se encargaron de evidenciar la soledad de las mesas de votación.

El líder opositor, Juan Guaidó se dedicó a demostrar desde su cuenta en Twitter la poca participación ciudadana, lo cuál busca evidenciar la poca legitimidad que esta nueva Asamblea pueda tener.

Ahora sin el poder legislativo (que en la práctica lo perdió la oposición desde las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente), la oposición deberá encontrar otros espacios para ejercer su presión, tanto local, como internacional.

Lea también: Dos elecciones que expresan el desgaste de la polarización en Venezuela

Sin embargo, Johan Caldas, profesor de Ciencias Políticas de la universidad de La Sabana considera que "las circunstancia social que atraviesa Venezuela, que vive desde hace años, dificulta un poco el actuar de la oposición. La población está dedicada a subsistir. No hay ánimo, no hay fuerza y tampoco hay un liderazgo claro que lleve a la oposición a tomar banderas ciudadanas y poder, mediante la protesta social y activismo ciudadano, retomar el control de Venezuela".

Apoyo internacional

A pesar de que la oposición perdió la única rama del poder que ostentaba y con la cuál basaba su legitimidad democrática a nivel internacional, las relaciones del Gobierno y de la oposición en la región no sugieren algún cambio.

Varios países, como era previsto, anunciaron su no reconocimiento a las elecciones. Uno de los primeros fue la vecina Colombia, cuyo gobierno de Iván Duque se perfila como uno de los principales opositores del régimen. Al llamado del presidente Duque, se le suman Canadá, Estados Unidos, Brasil, Letonia, entre otros países que desconocieron las votaciones al considerar que no hubo garantías de una participación imparcial, igualitaria, libre, justa y transparente entre el oficialismo y la oposición.

Caldas, cree que a pesar de la derrota, "la visibilidad de la oposición, puede terminar siendo ventajoso o perjudicial, de acuerdo a como ellos lo sepan aprovechar. Si para los que ostentaban estos cargos desde la oposición no aprovechan su visibilidad  y exposición internacional para trabajar en favor de Venezuela, será perjudicial. Pero si hacen lo contrario y refuerzan su discurso de demostrar de que en Venezuela no hay una completa democracia, podrán seguir presionando internacionalmente al chavismo".

Estados Unidos y la oposición

A pesar del discurso que mantuvo la campaña de Trump en las elecciones norteamericanas vinculando a Biden con el "castrochavismo", el cambio de administración en la Casa Blanca no sugiere un cambio de política contra Venezuela.

Desde el gobierno demócrata de Obama, en el que Biden fue vicepresidente, los Estados Unidos ya venían acorralando al régimen de Maduro con sanciones.  En marzo de 2015, la Casa Blanca declaró a Venezuela una "amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y para la política exterior de EE. UU." e inició el congelamiento de cuentas bancarias de funcionarios cercanos a Maduro.

Si es verdad que los demócratas consiguieron la victoria con el apoyo de su sector más progresista, los recientes nombramientos que ha hecho el presidente electo, es un guiño al sector moderado (incluso, no se descarta algún alto cargo para republicanos). Biden podría pensar en otorgarle poder al progresismo en lugares claves para políticas internas.

Con un panorama tan complicado y con tan pocos cambios en la práctica, lo más seguro es que muy poco logre cambiar en el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo.