fbpx

Las lesiones más impactantes de la UFC

Este popular deporte de combate tiene una gran cantidad de violentas lesiones.

Max Griffin Vs Ramiz Brahimaj

En la UFC se han presentado hechos desafortunados que incluyen lesiones de gravedad. / Foto: YT-Cyclone MMA

Latin American Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The most shocking injuries in the UFC

La Ultimate Fighting Championship (UFC) es una de las competiciones más populares de los últimos tiempos. Desde El Nuevo Día indican que, incluso, llega a “noquear al boxeo” en popularidad, debido a su enorme contacto físico, el cual, en ocasiones, puede llegar a ser peligroso.

Es por esto por lo que, por ejemplo, desde RedGol mencionasen que la UFC se trata de “violencia pura”, aunque es violencia y de la buena. Esto lleva a que se incorporen distintas técnicas de golpes, que llevan, en algunas ocasiones, a que se produzcan hechos desafortunados que incluyan lesiones de gravedad.

La más reciente ocurrió en Las Vegas. El medio especializado Olé informó que al luchador Ramirz Brahimaj se le salió una parte de la oreja luego de que la tuviese completamente inflamada. Ante ese panorama, decidimos repasar la historia de la UFC y encontrar las lesiones más impactantes de su historia.  

Anderson Silva (2013)

De acuerdo con El Intra, el luchador sufrió “la peor lesión de UFC” … aunque volvió como si nada hubiera pasado. El brasileño era un legendario campeón de la MMA, aunque había sufrido una lesión anterior en su pierna izquierda en el pasado que había provocado una mayor fragilidad en ese sector.

Es por esto por lo que, en un combate contra Chris Weidman, tuvo una impresionante fractura de tibia y peroné de esa pierna que puso fin al combate. Es decir, había atacado a Weidman, aunque su bloqueo fracturó su pierna en dos. Desde la perspectiva especializada de Fightland, el luchador tuvo un año de recuperación de esta increíble lesión.

Evangelista Santos (2016)

Otra lesión realmente impactante. El luchador, conocido popularmente como Cyborg, había recibido una rodilla voladora por parte del Michael Page en una contienda realizada en Londres. Comúnmente, un golpe bien asestado podría derivar en que el luchador se quede “a dormir”, pero las consecuencias fueron más devastadoras.

Según cuenta la web de Depor, este ataque derivó en una fractura de cráneo, cuyas imágenes pueden ser muy sensibles. La lesión se volvió evidente cuando salió de la jaula, debido a que parte de su frente quedó hundida y el hueso se rompió en varias partes. Incluso, los doctores aseguraron que “tiene suerte de estar vivo”.

Jonathan King (2019)

Nuevamente, volvemos a ver que los propios ataques pueden generar lesiones. La web de Milenio informó que, en el American Kombat Alliance: Rite of Passage 6, el luchador Jonathan King sufrió una grave lesión de pierna al enfrentarse al deportista Chris Williams en el Horseshoe Casino Riverdome de Louisiana.

En 20 Minutos caracterizaron a esta lesión como “espeluznante”, derivando en un detenimiento inmediato del combate. Es decir, King trató de apoyar la pierna derecha después de ejecutar el golpe perdiendo el equilibrio y mostrando que su pierna se había movido de lugar.

Alistair Overeem (2019)

Por último, tenemos un “nocaut impactante”, que ocurrió cuando Jarizinho Rozenstruik acabó con Alistair Overeem en los últimos segundos del combate, según Infobae. A través de un upper, el holandés recibió un impacto muy grande, que derivó en que haya perdido un pedazo del labio superior.

De esta manera, vemos que, en UFC, al tener tantas posibilidades de ataques contra los rivales, pueden ocurrir lesiones dramáticas. Será cuestión de minimizar todo lo posible las posibilidades de que aparezcan, aunque sin que se pierda la propia esencia de esta popular disciplina.