fbpx

Big Mouth: ¿por qué ha trascendido?

La serie animada de Netflix explora de una forma increíble algunas temáticas imprescindibles para los más jóvenes.

Fotograma del tráiler de la serie 'Big Mouth'

Se trata de una historia corrosiva, donde los personajes no tienen miedo de expresar sus emociones. / Foto: YT-Netflix

Latin American Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Big Mouth: why is it so relevant?

¿Quién dijo que las series animadas tienen que ser poco reflexivas? En el último tiempo, hemos visto algunas producciones que realmente tocan temas complejos, como es el caso de BoJack Horseman o de Rick y Morty. Sin embargo, hay una que está teniendo un enorme éxito en la audiencia y que pudo verse con su más reciente temporada: Big Mouth.

El lanzamiento de su cuarta temporada en Netflix generó la atracción de los espectadores, ya que se trata de una serie única en este momento de la televisión. En Página 12 indican que se trata de la “heredera de South Park”, en el sentido en el que se trata de una historia corrosiva, donde los personajes no tienen miedo de expresar sus emociones.

Sin embargo, eso no es todo. Esta trama, que explora los distintos momentos de la pubertad, tampoco teme en reflexionar sobre algunos de los complejos más importantes que ocurren durante esa etapa. Al contrario: se generan críticas e incluso momentos de risa para apostar para la autosuperación. Veamos, entonces, por qué es una de las historias imprescindibles para los más jóvenes.

La razón del éxito de Big Mouth

Cuando presentaron a los personajes en la primera temporada, la mezcla entre ficción y realidad se dio de forma increíble a través de un personaje: el Monstruo Hormonal. Se trata de una especie de “amigo imaginario” que Nick y Andrew tienen. Es decir, desde una perspectiva psicológica, se trata de esa parte que los “anima” a que hagan cosas basándose por el pleno impulso del deseo.

Eso mismo genera, por supuesto, errores comunes en la adolescencia. Su creador, Nick Roll, había mencionado que la intención de este trabajo era “explorar temas universales”. Esto implica la sexualidad, la autoestima, la amistad e incluso el deseo, que nos conciernen a todos… aunque muchas de ellas son problemáticas consideradas tabú.

Por ejemplo, en la segunda temporada se tocó el tema del debut sexual en los más jóvenes, aunque en un contexto educacional. Esta problemática se dio desde una perspectiva feminista, al decir que el cuidado en el sexo no siempre debe recaer en una mujer. A su vez, se explicaron los distintos métodos de prevención de una forma  divertida y educativa.

Al mismo tiempo, Big Mouth logra condensar una gran cantidad de referencias a las frustraciones personales. Esto lleva a que existan personajes carismáticos y con personalidades muy marcadas, como ocurre con los protagonistas, que tienen problemas de ansiedad, de autopercepción del cuerpo, de timidez e incluso de sociabilización.

Es decir, al ver Big Mouth inmediatamente derribamos uno de los mitos más comunes en la juventud: tenemos un problema que nos ocurre solamente a nosotros. Por el contrario, durante estas 4 temporadas se demostró que todas las cuestiones relacionadas a la juventud son normales a esa edad, por lo que es importante transitarlas con información, pero también con diversión.

Lea también: Producciones latinoamericanas que debes ver en Netflix

Particularmente, esta cuarta temporada logró explotar todavía más la faceta cómica de cada uno de los personajes, que se encuentran creciendo y experimentando cambios a nivel hormonal y sentimental. Las tramas no se vuelven convencionales, sino que también exploran aspectos que muchos puedan considerar “disfuncionales”. Por ejemplo, el cambio de orientación sexual en adultos con familias, los morbos sexuales o el poliamor.

Es decir, el hecho de ir creciendo genera una revolución hormonal que viene de la mano de inevitables cambios, no solamente físicos, sino también emocionales. La idea de que los más jóvenes no sepan qué está pasando con ellos mismos es algo habitual, todo al mismo tiempo en el que la serie se erige como una auténtica tira de educación sexual a cargo de Netflix.

Incluso, el medio Animal llega a decir que allí se ve “todo lo que la educación sexual tradicional no nos enseñó”. Si bien el hecho de que nuestros protagonistas sean muy jóvenes puede resultar chocante, la sexualidad es algo completamente natural a esa edad. Justamente, la angustia puede venir por la desinformación o por no hablar de ciertos temas.  

Por eso, nada mejor que una serie que explota esa temática desde un punto de vista educacional, pero con una pizca de humor y empatía para que todos se sientan identificados y sepan que son problemas comunes a todo el mundo. Además, según Espinof, fue renovada, al menos, hasta una sexta temporada a estrenar en 2022. Por ende, hay Big Mouth y educación sexual para rato.