fbpx

Opinión: 2021 el año en que los supercontratos deben morir

Mientras las ligas profesionales despiden miembros de su staff, los jugadores siguen recibiendo supercontratos.

Vista del estadio de los Dodgers

Los supercontratos siguen llegando a varios jugadores mientras que las ligas siguen despidiendo miembros por falta de presupuesto. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: in 2021 super contracts must die

Poco tiempo después de haber ganado la Serie Mundial de este año, la organización de los Los Angeles Dodgers comenzó despidos masivos de miembros de su staff. Los Dodgers reportaron perdidas continuas este año, tanto así, que tuvieron que solicitar una reducción del 35 % del salario de los miembros de su organización que ganaban más de 75,000 dólares en mayo de este año.  El 2020 ha sido difícil para todos y seguro que no fue una decisión fácil para las directivas de los Dodgers implementar estos recortes de sueldo y mucho menos estos despidos masivos.

 

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que en julio de este mismo año, los Dodgers firmaron uno de los contratos más grandes, no solo en la historia del béisbol, sino de todo el deporte. Mookie Betts, jardinero derecho, firmó una extensión de $365,000,000 por 12 años.  Este es el cuarto contrato más jugoso en la historia del deporte.

Lea también: Win Sports fue el Grinch del fútbol colombiano esta Navidad

¿Dónde quedan los problemas económicos de los Dodgers entonces?

La desigualdad económica en las organizaciones deportivas es un problema real que estuvo bajo la lupa este año. La hipocresía de organizaciones como los Dodgers, que se permite realizar despidos masivos a la vez que firma contratos millonarios cada vez más grandes con sus estrellas, está entrando en cuestión. Es irreal el número de contratos gigantescos que se han firmado este año, considerando los aprietos económicos que se han impuesto sobre el deporte.

Algunos ejemplos:

  • En julio 6, el quarterback Patrick Mahomes firmó un contrato de 503 millones de dólares por 12 años con los Kansas City Chiefs. Es el contrato más caro de la historia.
  • En diciembre 15 Giannis Antetokoumpo, pívot de los Milwaukee Bucks, firmó una extensión de 5 años por 228 millones de dólares con su organización. Es el contrato más grande en la historia de la NBA

Es importante recordar que las organizaciones deportivas no son solamente las estrellas. Scouts deportivos, entrenadores físicos, relacionistas públicos, periodistas, personal de mantenimiento y muchos más son a menudo los que mantienen funcionando a nuestros equipos favoritos.

Muchas de las personas mencionadas anteriormente también han vivido, y probablemente con más fuerza que los atletas, los estragos económicos que causó la pandemia.

Son muchas la razones por las que el supercontrato tiene que morir. Causa fugas de talento en las organizaciones pequeñas. Aumenta la desigualdad (y en el peor de los casos el resentimiento) entre los compañeros de equipo. Pero la más importante es que las organizaciones no pueden abandonar a sus trabajadores pequeños a favor de sus superestrellas.

Ningún equipo grande se construye solo con sus jugadores.