fbpx

Nueva crisis política en Perú daría un nuevo giro a las elecciones

Varios políticos peruanos, entre los que está el expresidente Martín Vizcarra, se habrían vacunado irregularmente.

Pilar Mazzetti

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, salió de su cargo luego del escándalo. / Foto: Presidencia Perú

LatinAmerican Post | Santiago Goméz Hernández

Escucha este artículo


Read in english: New political crisis in Peru would give a new turn to the elections

Perú vive una crisis política desde hace varios años, no es más que se sienta un poco de estabilidad para que la misma realidad peruana nos recuerde su necesidad de cambio.

En este país de Sudamérica, cuando parecía encontrar un rumbo luego de tener 3 presidentes en menos de 1 semana, de varias protestas en contra del congreso por derrocar al mandatario y con miras a las elecciones presidenciales,  hay un nuevo escándalo de corrupción que podría girar el panorama nuevamente.

El escándalo, ya catalogado como "Vacunagate", compromete a 487 personas que recibieron la vacuna china, Sinopharm, muchos de ellos de forma irregular y aprovechando su cargo.

Lea también: ¿Qué busca Colombia regulando cerca de 1 millón de venezolanos?

En la lista enviada por el actual presidente Francisco Sagasti, figuran nombres como el expresidente Martín Vizcarra, la exprimera dama Maribel Díaz, entre otras personalidades. Se sospechaba que Vizcarra podría haber recibido la dosis como voluntario, sin embargo el diario El Comercio, asegura que fuentes confirman que el exmandatario recibió la vacuna como "consultante" y que tampoco aparece el formato de consentimiento informado que deben firmar todos los voluntarios.

Vizcarra había abandonado la presidencia por un juicio político por parte de congreso, pero mantenía altos niveles de aprobación (cerca del 80% de aprobación)  por su lucha contra la corrupción mientras gobernó. Precisamente, esta información podría afectar fuertemente el panorama político.

De acuerdo con las recientes encuestas, el partido político de Vizcarra, con el mandatario como cabeza de lista al congreso, representaba un 7% de intención de voto al Congreso, ubicándose en el tercer lugar, solo por detrás de los clásicos Acción Popular y Fuerza Popular (9 y 8% respectivamente).

Además, también podrá dar la estocada final al candidato del partido Somos Perú, Daniel Salaverry, candidatura que no había alcanzado a despegar y se mantenía, según las encuestas en solo 3% de intención de voto con una gran cantidad de abstencionismo o en voto en blanco.

Este escándalo que llega a menos de 2 meses de las elecciones para encontrar el reemplazo definitivo de Vizcarra, golpeará fuertemente a su partido y sus aspiraciones de lograr una gran fuerza en el Congreso. Según explicó Eduardo Ballón, analista político, al diario La República, este golpe de imagen tendrá repercusiones en el partido del expresidente y este no pasará la valla electoral. Además, que es un disparo fulminante a las aspiraciones de Salaverry.

A este problema político, se suman los malos resultados económicos que dejó el 2020 con la pandemia y la crisis institucional de por medio. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) el país Inca registró una caída del 11,1%, el mayor retroceso en 30 años. La única salida será conseguir las vacunas que todo el mundo busca, en medio de unas elecciones, con un Gobierno interino de salida y con un Ministerio de Salud (que adelantaba estas negociaciones) vacante, ya que la jefe de la cartera, Pilar Mazzeti, debió renunciar ya que también aparece en la lista de vacunadas irregularmente.