fbpx

¿Qué busca Colombia regulando cerca de 1 millón de venezolanos?

Esta semana, el presidente Iván Duque anunció la creación de un estatuto que busca normalizar la situación migratoria de venezolanos en el país.

Grupo de migrantes venezolanos

Esta medida puede que cerca de 966.000 venezolanos que se encuentran de manera irregular en Colombia pueden acceder a derechos que goza de la población residente. / Foto: Reuters - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: What is Colombia looking for by regulating about 1 million Venezuelans?

Esta semana el presidente colombiano Iván Duque y el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, Filippo Grandi, anunciaron un Estatuto de Protección Temporal para definir y regular la situación migratoria en la que están millones de venezolanos que viven en el país andino.

En la práctica, esta medida permitirá que cerca de 966.000 venezolanos que se encuentran de manera irregular en Colombia (cerca del 56% del total) puedan acceder a permisos de trabajo y cualquier otro derecho del que goza la población residente. 

Este proceso se llevará a cabo en dos fases. En la primera habrá una inscripción virtual en la que los migrantes deberán registrarse en el Registro único de Migrantes Venezolanos implementado por Migración Colombia. Luego se expedirá el Permiso de Protección Personal, documento de identidad que les será otorgado. Las personas que no se acojan a este programa podrán ser deportados.

Previo a este anuncio dado por parte del presidente Duque, en diciembre el mandatario colombiano había excluido a los venezolanos que se encuentren de forma irregular a acceder a las vacunas que compre el Gobierno colombiano, aduciendo a un posible aumento en la migración de personas buscando la vacuna que, según estima el Gobierno Duque, no proporcionará Venezuela. Esta medida fue fuertemente criticada, primero por sus tintes xenófobos, pero también al no ser eficaz en materia de salud pública.

Lea también. ¿La Derecha: la clave para la legalización del aborto en Latam?

Entonces, ¿a qué se debe este giro en el discurso por parte de Duque y su administración?

En un primer momento,  varios políticos de oposición criticaron la medida al creer que buscaba cedulizar a los venezolanos que huyen del régimen de Maduro. De esta forma, nacionalizarlos y volverlos población votante para las próximas elecciones en 2022. Algo parecido a lo que hizo en su momento Hugo Chávez con colombianos para que apoyaran al chavismo.

Dado que gran parte de los refugiados en Colombia (no todos) rechazan al gobierno socialista de su país, ellos podrían elegir partidos de derecha, como el oficialista Centro Democrático. Sin embargo, varios expertos y el mismo Gobierno salió a desmentir esta hipótesis, debido a que la regularización de los venezolanos, no garantiza su nacionalización.

Entonces, si no es para ganar votos, ¿por qué ahora? Pues hay varias razones, tanto internas como externas.

Internamente, es obvio que esta medida genera varias reacciones. La mayoría de los grupos políticos han respaldado esta iniciativa y reconocen su carácter humanitario. A pesar de que es poco probable que esto genere un gran cambio en la percepción hacia el Gobierno, la opinión pública ha respaldado en gran medida esta iniciativa y esto también le puede generar apoyo político de cara a las próximas elecciones. Igual, se deberá seguir luchando contra los discursos xenófobos que crecerán ante la crisis económica post-pandemia.

Expertos han destacado esta medida, ya que incluir a una gran población venezolana al mercado laboral formal, puede reducir los altos índices de informalidad que tiene Colombia. Lo que también protege a los trabajadores extranjeros de la explotación laboral y permite la competencia con los locales. Esto también, como todo fenómeno migratorio, puede beneficiar la economía nacional. La población colombiana está registrando un decrecimiento y, según datos de la CEPAL, en 2050 Colombia alcanzará 55,9 millones y luego empezaría a reducirse, esto, acompañado con un envejecimiento poblacional paulatino.

Adicionalmente, Duque viene atravesando duras críticas a su Gobierno. Últimamente, el recrudecimiento de la violencia en varias zonas del país, la fracasada implementación de los acuerdos de paz (que Duque y su partido rechazan), la incapacidad de iniciar el programa de vacunación y una posible alza en los impuestos, no han dejado descansar al presidente. Esta medida también le permitió darle un poco de regocijo interno y externo.

A pesar de las razones internas, varios expertos concuerdan en que la medida tiene, ante todo, razones y motivaciones en materia internacional. Duque ha sido uno de los presidentes que más ha criticado al Gobierno de Venezuela, su anuncio en diciembre de no vacunar a los migrantes irregulares, le costó varias críticas de la comunidad internacional y también dañó su imagen de lucha humanitaria por la democracia venezolana.

Precisamente, con esta medida, Duque se presenta ahora ante la región y el mundo, como el líder de la inclusión de la gran diáspora venezolana. El mandatario colombiano animó a sus colegas en Sudamérica a continuar con medidas similares en la aceptación y regularización de los venezolanos.

Adicionalmente, contar con el apoyo de la ONU, podrá darle prioridad internacional en la búsqueda de las anheladas vacunas que el Gobierno Duque ha fallado en conseguir, por lo que Colombia aun no ha iniciado su programa de vacunación. Durante el anuncio, Duque reafirmó su llamado para que “la comunidad internacional contribuya con recursos y con herramientas para atender a la población migrante”.

Otro factor que no debe ser ignorado es la nueva administración en la Casa Blanca. Estados Unidos es, históricamente, el mayor aliado y socio comercial de Colombia. Luego de que varios políticos del partido de Gobierno hayan apoyado de forma abierta a Donald Trump, Duque busca tender lazos de comunicación con Biden. Esto le dará cierto crédito el nuevo presidente y alejar las posibles críticas que pueda recibir Colombia por la fallida implementación de los acuerdos de paz, uno de los puntos bilaterales que quiere retomar Biden.