fbpx

¿Sabes cuáles son los géneros musicales más y menos relajantes?

Conoce los géneros que, según la ciencia, te pueden producir relajación o ansiedad.

Mujer escuchando música usando audífonos

Estudio intenta descubrir cuál es el estilo musical que resulta más y menos relajante. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Do you know which are the most and least relaxing musical genres?

En mayor o menor medida, todos escuchamos música. Se trata de una experiencia sonora atractiva que varía, por supuesto, dependiendo de los gustos de cada persona. Justamente, esos gustos son los que hacen que nos atraigan determinados géneros por sus sensaciones, ya que no es lo mismo lo que implica un estilo rockero que uno de jazz, por ejemplo.

Esto es especialmente importante en un contexto de pandemia, donde vimos reducidas nuestras actividades, pero la música siempre ha estado ahí. No importa que estemos en casa, que salgamos a caminar e incluso que estemos trabajando: siempre querremos tener un momento de relajación, pues habrá una canción disponible en alguna plataforma que nos genere algo especial.

En este sentido, a lo largo de los años, varios estudios han indagado cuál es la conexión que tenemos con la música, especialmente en términos cardíacos con la intención de ver qué tan relajantes resultan los distintos géneros musicales, para descubrir cuál es el estilo musical que resulta más y menos relajante.

La relajación y la música

Antes de pasar a los resultados específicos de cada género, podemos destacar un estudio llevado a cabo por el neuropsiquiatra David Lewis, que hizo escuchar canciones para determinar las variaciones cerebrales y encontrar las canciones más relajantes del mundo. La ganadora, en este caso, había sido una: Weightless, de Marconi Union.

Es decir, hablamos de un tema que logró reducir la ansiedad en un 65%, aproximadamente. Sin embargo, eso no necesariamente nos dice algo sobre los géneros musicales en sí mismos, sino que el estudio del que hablamos anteriormente podría arrojar mucha más luz para tener un panorama más general.

En términos generales, los temas de synthpop son efectivos para relajarse, pues reducen la presión arterial. Lo mismo ocurre con la música de los 2000, como Rihanna o Shakira. Paradójicamente, el heavy metal de Black Sabbath también lograba algo parecido, contrario a lo que ocurre con el techno o el dubstep, que aumentan la ansiedad.

Por ejemplo, el Daily Mail cuenta que algunos de los más icónicos artistas de los años 80, como David Bowie o Prince, lograron reducir la presión arterial al 96% en sus facetas más experimentales y absorbentes. En cambio, cuando hablamos del género electrónico (específicamente, el techno) la tendencia es completamente contraria, pues el 78% experimentó un aumento de la presión arterial.

Este experimento es interesante por varios motivos. En primer lugar, siempre que hablamos de relajación solemos hacer énfasis en el ritmo de un género, pero hemos visto que no hay una relación. Por ejemplo, el heavy metal llega a tener un tempo de unas 150 pulsaciones por segundo, pero, a la vez, reducía la presión sanguínea, como ocurrió con Black Sabbath.

Lea también: Bad Bunny y Rosalía: Análisis de su nueva propuesta musical

Otro de los aspectos curiosos es que hay música que, a priori, parecería ser la que usamos siempre para relajarnos. Estamos hablando del jazz y del blues que, en realidad, entran dentro de los 5 géneros menos relajantes. La respuesta parecería estar en la estructura de la canción, pero no necesariamente en su ritmo. Es decir, el rock puede tener altas pulsaciones por segundo, pero mantener estructuras más o menos fijas a lo largo de todo el tema.

En cambio, en el jazz y el blues observamos varios cambios de patrón que generan irregularidades y sobresaltos en aquellas personas que lo escuchan (de ahí, también, a su encanto). Esto se puede apreciar, por ejemplo, en Sing, Sing Sing de Benny Goodman, que va cambiando de ritmo y “acelerándonos” a medida que eso sucede.

A la vez, la investigación determinó otro resultado más que sorprendente: la música clásica, que suele ser vista como una perfecta para relajarse, no lograba reducir tanto la ansiedad. Solamente lo hizo en un 15%, algo que estaría relacionado, también, con la complejidad de la estructura de cada una de las composiciones.

Sin embargo, un estudio de Science Direct revela que algunos artistas clásicos, como Chopin o Beethoven, pueden ayudar a los estudiantes a concentrarse para aprobar exámenes, aunque eso no sea sinónimo de relajación. Justamente, la música clásica parece ser perfecta para recordar, pues activa un proceso conocido como “reactivación de memoria dirigida” (TMR), que ayuda a que el cerebro consolide los recuerdos.

Lo importante de este estudio es que ayuda a eliminar algunos prejuicios que tenemos sobre diversos géneros. Sin embargo, es importante destacar que las sensaciones variarán de acuerdo con las características personales de cada uno. Justamente, lo más lindo que tiene la música es la posibilidad de ofrecer distintas sensaciones a cada uno, dependiendo del género que se esté escuchando.