fbpx

The Legend of Zelda: claves del éxito de una de las sagas de videojuegos más exitosas de la historia

Ante el aniversario número 35 de esta franquicia tan icónica, decidimos repasar el pasado, el presente y el futuro de Link y compañía.

Fotograma del videojuego 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild'

Se trata del primer juego en orden cronológico de la saga, que incluirá unos controles mucho más precisos y un aspecto renovado. Foto: YT-Nintendo

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The Legend of Zelda: one of the most successful video game sagas in history

Este año es el aniversario número 35 desde la creación del genial Zelda. Se trata de una saga que, año tras año y entrega tras entrega, logró cambiar a la industria de los videojuegos, hasta el punto en el que constantemente parecen estar revolucionando a este sector del entretenimiento, con mecánicas únicas e historias atrapantes.

Para celebrarlo, desde Nintendo anunciaron que The Legend Zelda Skyward Sword HD llegará a la Nintendo Switch a través de una remasterización. Desde Vida Extra indican que se trata del primer juego en orden cronológico de la saga, que incluirá unos controles mucho más precisos y un aspecto renovado, aunque manteniendo la esencia que hizo tan popular a la franquicia.

Justamente, uno de los puntos más fuertes que explican por qué The Legend of Zelda es uno de los títulos más importantes de toda la historia es el mantenimiento de la esencia. Como es una de las marcas más icónicas de la compañía, desde Nintendo saben que deben cuidar hasta el más mínimo detalle para no perder a sus fans… algo que siempre lograron y seguramente seguirán logrando. Veamos por qué.

El secreto del éxito de Zelda

Lo primero que hay que decir es que cada entrega de Zelda es única en su estilo. No habrá dos juegos iguales, por más que las mecánicas sean similares. Esto hace que los juegos no se sientan para nada repetitivos, aunque tampoco lo suficientemente experimentales como para modificar drásticamente el “alma” del juego.

Justamente, desde su primera entrega en el año 1986, nos encontrábamos con un héroe, conocido como Link, que debería emprender un viaje peligroso por un mundo fantástico. Allí debía recuperar fragmentos de la Trifuerza para poder rescatar a la princesa Zelda, lo cual supuso un antes y un después en el mundo de los videojuegos.

Al implementar acción con RPG en un mundo medieval, se logró un resultado que luego sería la inspiración de muchos videojuegos. Básicamente, Zelda generó el legado de la exploración y la aventura, donde cada sector podría tener un secreto por descubrir, mientras que la historia también logra atrapar, al estar sumergida en un halo de misterio y valentía.

Cada juego generaba un desafío para los usuarios, pues debían entrar en mazmorras únicas, con enemigos poderosos, que generaban batallas épicas y muy variadas. A la vez, el factor de la aventura y la exploración es una de las claves de cada uno de sus videojuegos, pues siempre se premia a los jugadores que se animen a investigar cada uno de los rincones del mundo.

Todo esto deriva en que se genere una armonía única entre pruebas, desafíos y enemigos, además de una trama emocionante y un mundo increíble por descubrir, que logra trasladarnos sensaciones únicas. Cada jugador es libre de vivir su propia aventura y sabe que siempre habrá un descubrimiento que lo estará esperando, el cual, al encontrarlo, supone un logro personal.

Además, su propia premisa básica está basada en lo que se conoce como el “viaje del héroe”. Se trata de una estructura narrativa, usada en novelas, series y películas, donde el protagonista va pasando por distintas etapas de descubrimiento de un mundo con miles de posibilidades. Justamente, si bien el héroe estará representado por Link, será encarnado por nosotros, que viviremos a través de él todas las emociones de esta llamada a la aventura.

Lea también: Las novedades más importantes del Nintendo Direct 2021 (parte 2)

En mayor o menor medida, casi todos los juegos de Zelda gozan de un mundo relativamente abierto, donde la curiosidad, el valor y la astucia son los pilares en los que se construye toda la saga. Esta experiencia, en su momento, logró ser completamente revolucionaria, hasta el punto en el que su primera entrega consiguió vender más de un millón de copias, una locura para su época.

Sin embargo, como bien hemos visto, la cosa no acabó allí. Por el contrario: encontraron una esencia que mantuvieron, aunque reinventándose para adaptarse a las nuevas generaciones de jugadores. Es decir, en ningún momento la saga se estancó en una consola, sino que logró evolucionar con distintos títulos, especialmente al saltar de los entornos 2D al 3D en la Nintendo 64, como ocurrió con Ocarina of Time, tal vez uno de los juegos más icónicos de la historia.

El último de los juegos, The Legend of Zelda: Breath of the Wild, lanzado en el 2017 para la Nintendo Switch, se convirtió en una auténtica obra maestra y demostró que la saga todavía tiene muchísimo potencial para exprimir. Obviamente, respetando las bases que la hicieron ser grande, pero también añadiendo suficientes mecánicas como para innovar juego a juego.

Esto se puede explicar en que se convirtió en el juego más vendido de la franquicia, con unas 21,45 millones de copias vendidas. Tal vez por eso, 35 años después y con unos 18 juegos en toda su saga, Zelda continúa siendo uno de los líderes indiscutidos de la industria de los videojuegos, algo que esperará seguir manteniendo al seguir la misma fórmula que lo hizo tan exitoso.