fbpx

Elecciones Perú 2021: ¿Qué pasará en la primera vuelta?

En medio de la contingencia sanitaria de la COVID-19 y una inestabilidad política cada vez más pujante, Perú se prepara ir a las urnas a votar.

Yonhy Lescano

La disputa la lidera Yonhy Lescano, pero la apatía y el abstencionismo tienen índices históricos en este país. Foto: TW-yonhy_lescano

LatinAmerican Post | Jorge Francisco Vuelvas Lomeli

Escucha este artículo


Read in english: Peru Elections 2021: What will happen in the first round?

El próximo 11 de abril, Perú elegirá a su nuevo presidente. La disputa la lidera Yonhy Lescano, pero la apatía y el abstencionismo tienen índices históricos en este país.

¿Quién es y qué propone este personaje que llegará indudablemente a una segunda vuelta? ¿Por qué e vislumbra un ambiente apático en un país donde es obligatorio votar? ¿Cómo van las encuestas?

Yonhy Lescano: un populista conservador.

Yonhy Lescano, se ha convertido en el favorito en las encuestas que se dirigen hacia la primera vuelta del 11 de abril. Es muy probable que se enfrente a una segunda vuelta en junio.

Es el favorito en la región sur de Perú, una región que suele inclinar su voto hacia la izquierda política, aunque la prevalencia de personas con edades mayores hace que se tengan ideas más conservadoras respecto a las decisiones gubernamentales.

Algunas de sus políticas tienen como objetivo bajar los precios de los servicios a las personas con mayores necesidades de ingresos y de clase media del país; sectores que se han visto enormemente afectados debido a la prevalencia del coronavirus en el país.

En una entrevista realizada por Reuters, el candidato que lidera esta carrera presidencial afirmó que espera reducir el costo del gas natural aumentando la competencia y permitiendo las importaciones de este hidrocarburo, que representa casi la mitad del suministro de energía del país. Dijo que apoyará la construcción de un gasoducto entre Bolivia y Perú.

Lescano también promete mejorar los canales de crédito al obligar a los bancos privados a reducir las tasas de interés y puede pretender alentar al Banco de la Nación a ingresar al mercado y competir con los prestamistas privados.

Lea también: ¿Qué importancia tiene el regreso de Lula a la política brasileña?

Asimismo tiene una actitud conservadora hacia ciertos problemas sociales, incluida la oposición al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la educación sobre la identidad de género en la escuela.

Sin embargo, a pesar de que a lo largo de la campaña lo han acusado de ser un conservador consolidado, él mismo se cataloga como “accionpopulista”, pues afirma cobijar diversos puntos de vista y tendencias de toda la nación peruana.

La apatía democrática

A pesar de que Lescano lidera las encuestas para pasar a la segunda vuelta, hay un elemento que le está ganando enormemente: la apatía democrática. El Instituto de Estudios Peruanos publicó recientemente una encuesta donde las personas indecisas de su voto se posicionaron en un 31%.

Es la primera vez en la historia del país en que se visualiza una indiferencia tan alta, y esto es provocado por la crisis sanitaria y económica que se vive en el país, así como los escándalos de corrupción en torno a la vacuna contra la COVID-19 que se desataron en meses anteriores.

Según el estudio Confianza institucional en América Latina de Fundación Carolina, Perú es el país que menos confía en las instituciones de su país, siendo el Congreso del Perú el más castigado, pues siete de cada diez peruanos no confía en su poder legislativo.

¿Cómo van las encuestas?

En la última encuesta publicada de la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI) los tres candidatos mejor evaluados fueron: Yonhy Lescano, con 12.2% de la intención de voto; le sigue George Forsyth, con el 8%; quedando en tercer lugar Rafael López Aliaga, con 7.2%.

La famosa Keiko Fujimori, hija del antiguo presidente y catalogado como dictador peruano, se posiciona en cuarto lugar con el 6.5%.

Aunque Lescano tiene casi seguro su lugar en la segunda vuelta, serán interesantes los cambios de tendencia entre Forsyth y Aliaga definirán si la contienda final en contra de Lescano será con un exfutbolista que apoya abiertamente al sector privado y tiene una ideología política centrista (Forsyth); o, por el contrario, habrá una contienda con un conservador aceptado que constantemente acusa del peligro de que Perú se convierta en un nuevo Venezuela (Aliaga).

Pero como en la arena electoral nunca nada es seguro, tal vez se vuelva a ver a Keiko Fujimori en la segunda vuelta, manteniendo vivo el espíritu de una corriente política del Perú que constantemente anhelan un regreso a la política de mano dura que se tuvo en contra del entonces Sendero Luminoso; solo que esta vez, podría ser en contra del crimen organizado (uno de los males que más afecta a los peruanos del común).

Las cartas están sobre la mesa, y solo dos jugadores pasarán a la final, pero indudablemente, este no será el año del progresismo en Perú, pues todos los punteros apuestan a políticas que van en contra de las tendencias de identidad de género y derecho a decidir sobre la maternidad.