fbpx

Sky Rojo: la serie que busca repetir el éxito de La casa de papel

La primera temporada de esta ficción española demuestra grandes virtudes, que la hacen ser uno de los contenidos más vistos de Netflix.

Fotograma de la serie 'Sky Rojo'

Te contamos porqué la serie está triunfando en la plataforma y cuál es el secreto detrás de esta producción. Foto: YT-Netflix

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Sky Rojo: the series that seeks to repeat the success of La casa de papel

Las ficciones españolas son auténtico éxito en el mundo del streaming. Producciones de Netflix, como Élite, Merlí, Vivir sin permiso o La casa de papel, lograron ser un furor para los suscriptores. Particularmente esta última, que La Vanguardia cataloga como un “éxito internacional indiscutible”.

Esta producción de Álex Pina lo terminó catapultando como una de las estrellas de las series de este país. Anteriormente, se había lucido con producciones tales como Los Serrano, El barco o Vis a Vis, pero fue en este caso cuando logró potenciar toda su creatividad.

Sky Rojo es la nueva serie en la que el productor sigue la misma fórmula de todas sus anteriores creaciones, especialmente aquella relacionada con los atracos.

Tras el estreno de su primera temporada, de 8 episodios, es vista como el “próximo gran éxito de Netflix”, con argumentos más que sólidos y convincentes, que demuestran que los giros narrativos y las secuencias de acción son uno de los condimentos que los espectadores aman. Veamos por qué Sky Rojo está triunfando en la plataforma y cuál es el secreto detrás de estas producciones.  

El éxito de Sky Rojo

Lo primero que hay que decir es que hay tanta confianza en esta serie que incluso ya se confirmó que habrá una segunda temporada. Según Esquire, la misma se estrenaría en el 2022 e intentará mostrar cómo continúa la vida de las protagonistas luego de que hayan abandonado el Club de las Novias.

Una de las claves de esta serie es que logra perfeccionar algo que ya se notaba en otras historias, como La casa de papel: la lucha feminista y los conflictos en la sociedad. Especialmente, algo relacionado con la trata de blancas y la prostitución, donde la temática es fuertemente criticada por las historias de las protagonistas.

Justamente, Sky Rojo narra la vida de tres prostitutas que huyen del del Club de las novias: un burdel de lujo donde hombres poderosos satisfacen sus fantasías oscuras. 

A través de diálogos extremadamente explícitos, los espectadores son conscientes de los peligros que representan determinados contextos sociales y cómo la desigualdad puede permitir algunas estructuras perversas, como ocurre en este caso con el proxenetismo.

Sin embargo, Sky Rojo no solamente tiene virtudes desde el punto de vista de la historia y todo aquello que busca criticar, sino también desde el apartado cinematográfico. Una de las bases de la fórmula de esta producción es inspirarse en un director extremadamente popular: Quentin Tarantino.

Lea también: Todo lo que sabemos sobre Space Jam 2

La influencia de Tarantino se siente en muchas partes de la historia, pero principalmente en las magistrales escenas de violencia, la fotografía y el uso de la paleta de colores. Esto permite que cada secuencia de acción sea interesante de ver por su propia composición, pero también está cargada de excesos que le otorgan un ritmo frenético, generando ganas de ver cada vez más capítulos.

Por último, pero no menos importante, la elección del elenco es completamente acertada. No solamente desde un punto de vista comercial (al estar provisto de grandes figuras que llaman la atención por sí mismas), sino también por los propios desempeños actorales. Los papeles de Verónica Sánchez, Miguel Ángel Silvestre, Asier Etxeandia, Tany Prado, Enric Auquer y Lali Espósito son completamente correctos.

Si bien se maneja una estructura fresca, también engancha desde un primer momento, pues se sigue la exitosa fórmula de otras producciones (especialmente la del La casa de papel). Así, en sus 8 episodios de 25 minutos, Sky Rojo logra combinar la crítica social con un estilo narrativo y visual hipnótico. ¡Todos quedamos con ganas de ver cómo continuará!