fbpx

Las consecuencias de los Gobiernos negacionistas del Covid-19

Brasil y el estado de la Florida (EE.UU.) entran en crisis luego de un aumento de casos por COVID-19.

Trabajadora de la salud en la calle

Los gobiernos negacionistas están atravesando un momento difícil en cuanto a contagios de Covid. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The consequences of the denialist governments of the Covid-19

Brasil y Florida tienen más cosas en común de las que parecen. Primero, ambos son paraísos tropicales y cuentan con espectaculares playas. También son predominantemente latinos, además, son lugares reconocidos por su vida nocturna. Sin embargo, hoy en día comparten una realidad preocupante, ambos están en crisis debido al Coronavirus. Ambos están atravesando un momento difícil en cuanto a contagios de COVID-19.

Gobiernos negacionistas y de pocas medidas

Tanto Brasil, como Florida también el hecho de que fueron gobernados por políticos negacionistas desde el comienzo de la pandemia y esto ha permitido medidas laxas para prevenir contagios. Tal vez, esto no había sido grave antes cuando el auto cuidado era mayor y cuando el miedo a los contagios era un motivo importante por el que varias personas preferían abstenerse de salir o tener una vida social activa.

A pesar de que tanto Jair Bolsonaro, como Ron DeSantis buscaron de todas las formas evitar toques de queda o medidas fuertes de confinamiento, gobiernos locales y la misma población intentaban mantener los contagios bajos. Pero ahora, con el inicio de las vacunas y de un cansancio general, la gente sale con menos cuidado y esto afecta en los índices de infectados, y a su vez, en los casos graves que tiene a Brasil al borde del colapso.

Se volvió cotidiano ver al presidente de Brasil infravalorar la amenaza que representaba el COVID absteniéndose de usar mascarillas. Tanto así, que fue uno de los primeros líderes mundiales en contagiarse y posteriormente recuperarse.

Por su parte, el gobernador republicano del "estado del sol" ha sido noticias por su poco autocuidado, por frecuentar y organizar eventos en donde no hay uso de mascarillas. Incluso, ha prohibido que alcaldías tomen sus propias medidas de uso de mascarillas; incluso, desde el 25 de septiembre del 2020, los bares y restaurantes de la Florida han podido abrir en un 100% de su capacidad.

Florida: el estado de las fiestas masivas y del poco control

En Florida, las decisiones del gobernador republicano Ron DeSantis han tenido una repercusión preocupante que podrá ser evaluada luego de semanas. Hace algunos días, el jefe político del estado invalidó las multas que varios gobiernos locales habían establecido como consecuencia a violación de protocolos de bioseguridad de establecimientos.

Esto terminó en las imágenes virales de miles de jóvenes estadounidenses celebrando, festejando, peleando y bebiendo sin guardar el mínimo distanciamiento o medidas de prevención. A pesar de que Estados Unidos mantiene una velocidad de vacunación superior a varios países, aun están lejanos de alcanzar una inmunidad en masa.

La Florida es el tercer estado del país en sobrepasar los 2 millones casos positivos, solo por debajo de California (3,6 millones) y Texas (2,7 millones), pero superando a Nueva York (1,9 millones), que cuenta con mayor población.

También le puede interesar: ¿Cómo afecta a los países latinos el veto de Europa a AstraZeneca?

Brasil en riesgo de colapso médico

En la actualidad, 25 de los 27 estados del gigante sudamericano están con ocupación UCI igual o superior al 80%, y en 15 ya superaron el 90%. Esto no solo ha traído escasez de camas, sino de insumos para el cuidado y el tratamiento de enfermos graves.

Hasta la fecha, Brasil contabiliza más de 12 millones de casos positivos en lo corrido de la pandemia, con 293 mil muertes relacionadas con el coronavirus. En los últimos días, las cifras parecen aumentar en una medida exponencial, con más de 2000 fallecidos por día, números que podrían aumentar en las próximas semanas.

El riesgo epidemiológico

Lo más preocupante de todo esto, es que precisamente, esto no es lo más preocupante. Aunque parezca absurdo, estas fiestas masivas y estas cantidades de infectados son el cultivo perfecto para nuevas mutaciones del virus que ya ha venido cambiando. Afortunadamente, todas estas mutaciones conocidas hasta el momento (brasileña, sudafricana o británica; e incluso, una aparente india) son combatibles con las actuales vacunas, pero esto no garantiza que pueda surgir una inmune a estas.

El mismo Brasil ya vivió lo que es generar una mutación mucho más agresiva y contagiosa que el primer virus. Esto, podría estar ligado a la posición política que decidió tomar Bolsonaro en negar la gravedad del virus y sabotear cualquier medida de autocuidado que debieron diseñar los gobiernos locales, ante el poco (por no decir nulo) interés del gobierno nacional.