fbpx

¿Cambiarán los reactores de 4a. generación el rostro de la energía nuclear?

La nueva generación de reactores nucleares promete mejoras que podrían renovar el uso de esta energía en el mundo.

Planta de energía nuclear

La energía nuclear que parecía ir en declive, sobre todo después de 2011, ha logrado mantenerse a flote y con proyectos en puerta. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Luis Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Will 4th generation nuclear reactors change the public perception of nuclear power?

Mientras los reactores de fusión nuclear son un sueño lejano aún, los reactores de fisión nuclear se resisten a morir. Lo primero que debe usted saber sobre estos últimos es que la cuarta generación se encuentra en la última etapa para convertirse en realidad. La energía nuclear que parecía ir en declive, sobre todo después de 2011, ha logrado mantenerse a flote y con proyectos en puerta. ¿Por qué es importante hablar de ellos? ¿No aprendimos de los "peligros" de la energía nuclear?


¿Qué son los reactores nucleares de fisión nuclear de cuarta generación?

Básicamente, los reactores de fisión nuclear funcionan mediante la división de núcleos de átomos pesados en ligeros gracias a la acción de un neutrón. Esta división produce nuevos neutrones que encontrarán otros núcleos que serán divididos multiplicando dicha reacción, este proceso se denomina "reacción en cadena", según la definición del Consejo de Seguridad Nuclear de España. Esta división produce grandes cantidades de energía que las centrales nucleares aprovechan para producir electricidad, es decir, ocurre de forma controlada. Cuando ocurre de forma descontrolada se convierte en una explosión nuclear. 

La fusión nuclear tan soñada se produce por un proceso contrario, buscando unir átomos en lugar de dividirlos. La ventaja es que se pueden utilizar elementos menos contaminantes y con mayor disponibilidad en el planeta, en cambio, cuando se trata de fisión nuclear existen pocos elementos aptos para ello y son muy contaminantes. Hasta ahora el proyecto más avanzado sobre fusión nuclear es el ITER, donde 35 países colaboran para hacerla realidad de forma estable y sustentable a largo plazo, esto según información del mismo proyecto.

En tanto eso sucede, 14 países han trabajado desde el año 2000 en reactores de fisión nuclear más modernos, eficientes, pequeños, baratos, amigables con el ambiente y sobre todo seguros. Por parte de Europa participan Francia y el Reino Unido, por Latinoamérica Argentina y Brasil participan en este proyecto que es iniciativa del Departamento de Energía de los Estados Unidos. Estos reactores de nueva generación están proyectados para funcionar a partir del año 2030, es decir, en menos de una década.

También puedes leer: Energía nuclear en China, clonación de animales y más noticias medioambientales

Parece un mensaje confuso, algunos países apuestan por las centrales nucleares de nueva generación, mientras otros las desmantelan, basta con mirar hacia España y Alemania. Este último país se ha propuesto cerrar todas sus centrales nucleares antes del 2022, a un año de ese límite quedan ya sólo seis en funcionamiento de acuerdo con el diario La Vanguardia. Los casos de Chernóbil y Fukushima han creado debates en las últimas tres décadas sobre la pertinencia de la energía nuclear, si los beneficios son mayores que los riesgos. No obstante, este tipo de energía no es estática pues sigue en constante evolución y mejora. Las diferentes generaciones de centrales nucleares han ido mejorando con los años los materiales, los procesos de seguridad, el tamaño, los costos, el manejo de residuos y su impacto en el ambiente.

¿Y el medio ambiente?

En 2002 se eligieron seis propuestas de tecnología para construir reactores nucleares de esta nueva generación. Esto se logró tras dos años de análisis y deliberación de entre cientos de propuestas, de acuerdo con información de la Asociación Nuclear Mundial. Se consideraron para ello los procesos de generación de energía, que tuvieran bajos niveles de contaminación, que sean seguros al interior y al recibir ataques del exterior, además de ser más baratos y pequeños que los actuales. 


Son dos las grandes preocupaciones que la energía nuclear ha producido constantemente: la seguridad y la contaminación. 2011 fue un año crucial para la energía nuclear, el accidente en Fukushima contaminó la zona aledaña. Esta radiactividad estará presente por miles de años en esa zona, además está el problema del agua contaminada que, según Deutsche Welle, Japón planea lanzar al mar pronto. Ese es uno de los retos que tienen los reactores de cuarta generación, el manejo eficiente de los desechos nucleares y la seguridad. 

La Asociación Mundial Nuclear afirma que existen aproximadamente 440 reactores nucleares generando electricidad en el mundo, estas producen alrededor del 10% de la energía eléctrica que se consume en el mundo. Añade además que se encuentran en construcción otros 50 reactores. De acuerdo con la revista Renew Economy, el doctor James Hansen, científico reconocido por su trabajo sobre cambio climático y por su oposición a proyectos de energías no renovables, ha opinado al respecto. Afirmó que si deseamos eliminar los combustibles fósiles para 2050 y los reactores de cuarta generación comienzan su construcción en 2030, se requerirían 200 reactores nuevos cada año de 2030 a 2050 para llegar a una meta de 4000, algo que luce complicado, no obstante Hansen se muestra optimista sobre la energía nuclear. En pocas palabras, pese a todas sus ventajas la energía nuclear parece estar destinada a representar un porcentaje pequeño y no una alternativa real a los combustibles fósiles.