fbpx

El raro síndrome que afecta a algunos niños tras superar el COVID-19

1 de cada 5.000 niños que se contagian de coronavirus padecen PIMS, posteriormente a su recuperación.

Niña usando cubrebocas

Se trata de una condición poco frecuente pero que se ha venido detectando en diferentes países desde el inicio de la pandemia. Foto: Freepik

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: The rare syndrome that affects some children after overcoming COVID-19

A inicios de abril, en Chile se reportó el fallecimiento de una menor de 11 años y un adolescente de 16. Las dos muertes fueron a causa de una afección relacionada con el coronavirus. De acuerdo con los expertos, ambos decesos tienen que ver con una extraña enfermedad conocida como síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés). Se trata de una condición poco frecuente pero que se ha venido detectando en diferentes países desde el inicio de la pandemia.

Según los datos publicados en febrero por la Real Escuela de Pediatría y Salud Infantil de Reino Unido, uno de cada cinco mil niños que se contagian de covid-19 desarrollan PIMS, lo que equivale al 0,02% de esta población infectada. Por otro lado, la Clínica Mayo en Estados Unidos califica a este síndrome como una enfermedad grave.

Asimismo, los especialistas que estudian estos casos puntualmente, afirman que ya tienen evidencia, pero aún hay muchas interrogantes que se deben responder acerca del PIMS, sobre todo para entender cuáles son sus causas y los factores de riesgos en las personas afectadas.

Lea también: Las mujeres embarazadas hospitalizadas por COVID-19 no enfrentan un mayor riesgo de muerte

No obstante, aseguran que es una afección tratable, pero es fundamental diagnosticarla a tiempo para evitar complicaciones y finales trágicos.

Señales de alerta para identificar el PIMS

Aunque son pocos los que llegan a padecerlo y quienes lo desarrollan tienden a ser asintomáticos o simplemente presentar síntomas leves, este síndrome genera complicaciones graves en varias partes del organismo como inflamaciones en los tejidos, el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel y los ojos, de acuerdo con la información publicada en el portal de la Clínica Mayo.

Entre tanto, el centro asistencial asegura que muchos niños se recuperan de esta afección cuando es tratada con prontitud, pero también advierte que “algunos niños empeoran rápidamente, al punto en que peligra su vida”.

Hasta el primero de marzo de 2021 en Estados Unidos se han registrado 2.617 casos de PIMS, según los Centros de Control de Enfermedades (CDC). De los cuales 33 terminaron falleciendo, un equivalente al 1,26%. No obstante, en países como México curiosamente se ha presentado una tasa de mortalidad del 30% de los pacientes.

Las señales tempranas para detectarlo son: dolor de estomago intenso, dificultad para respirar, labios o cara de color azulado, desorientación, incapacidad para despertarse o mantenerse despierto. Y los síntomas más frecuentes incluyen: fiebre, vómito, diarrea, sarpullido y dolores en el cuello.

Causas del PIMS

Aún es muy incierto responder a la causa del PIMS, puesto que no hay claridad si se trata de una respuesta excesiva del sistema inmune al covid-19.  Puede ocurrir en niños y jóvenes sin comorbilidades que superan el coronavirus y posteriormente, de tres a seis semanas desarrollan una respuesta inmune irregular.

El doctor Javier Bravo, director de la Sociedad Chilena de Emergencia Pediátrica, le explicó a BBC Mundo que esto se debe a que los niños no tienen un sistema inmunológico maduro y, por ende, no genera una respuesta tan grande durante la infección.

Luego de la infección, es posible que ocurra una desregularización de su propio sistema de defensas que provoque esta respuesta inflamatoria que los expertos llaman “tormentas de citoquinas”.

Prevención y tratamiento

La única forma de prevenir el PIMS, es no contraer coronavirus y eso se traduce en seguir las medidas de bioseguridad para que los niños no se infecten y así no padezcan este síndrome. Igualmente, con la inmunización de rebaño como resultado de las campañas de vacunación reducirán estos casos.

Esta enfermedad se trata con antinflamatorios y medicamentos que faciliten el trabajo del corazón con ayuda de oxígeno en casos especiales.

Bravo explica que también se pueden incluir antibióticos, no precisamente para tratar el síndrome sino para suprimir cualquier tipo de infección que no se esté notando derivada del mismo PIMS.