fbpx

¿Sabes qué son los errores de pensamiento y cómo se pueden tratar?

Seguro, en algún momento, has tenido errores de pensamiento, pero no eres consciente de ello. A continuación te contamos de qué se tratan y cómo puedes evitarlos.

Hombre mirando hacia arriba tocando su cabeza

La mayoría del tiempo no somos del todo consciente de lo que estamos pesando y del proceso tanto mental como biológico que estamos experimentando. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Do you know what thinking errors are and how can they be treated?

Los seres humanos tenemos la capacidad de pensar lógicamente, es decir tenemos la capacidad de realizar un proceso mental en donde hacemos conexiones entre ideas o representaciones de lo que nos rodea para así establecer un sentido común. Sin embargo, a pesar de tener esta capacidad, la mayoría del tiempo no somos del todo conscientes de lo que estamos pesando y del proceso tanto mental como biológico que estamos experimentando, lo que puede provocar que tengamos pensamientos distorsionados o deformados. Esto quiere decir que hay una interpretación errónea de la realidad, de lo que estamos viviendo. 

Desde la psicología se han categorizado algunos de estos pensamientos que, al no corresponder con la realidad, pueden ( en la mayoría de casos) afectarnos al generar cambios emocionales abruptos. Esto puede pasarle a cualquiera; de hecho no debería sorprendernos, teniendo en cuenta que el pensamiento no nos abandona nunca. Para la psicología, estos pensamientos son distorsionados, lo que no implica que sean patológicos. Sin embargo, a pesar de que son normales, pueden afectar nuestro diario vivir, por lo que existen algunos métodos que podemos utilizar para evitar los llamados "errores de pensamiento". 

Veamos algunos errores de pensamiento y sus soluciones.

Errores de pensamiento

  • Filtraje: se ve cuando, frente a una situación, se tiene en cuenta solo un elemento y se excluye el resto. Normalmente, ese único elemento es negativo, por lo que toda la energía se utiliza en dicho elemento.
  • Pensamiento dicotómico: es cuando se tienen en cuenta los extremos, mas no los matices y grises en una situación. De alguna manera se piensa en el "todo o nada", dejando de lado las posibilidades. Estos suelen estar acompañados de los conectores y/o. 
  • Generalización: sucede cuando de una situación específica se extrae una idea y esta se generaliza independientemente del tiempo y espacio. La generalización puede repercutir en la manera en la que nos relacionemos con la realidad incluso después de mucho tiempo de haber sacado la conclusión. 
  • Falacia de la justicia: sucede cuando una persona considera que conoce lo que es justo y lo que no lo es, y en el momento en el que alguien no está de acuerdo con ella entonces se siente resentida. 
  • Interpretación del pensamiento: es cuando se interpretan las acciones llegando a conclusiones sobre sus pensamientos y sentimientos sin hablar con ellas primero, saltando a conclusiones. Esto afecta directamente las relaciones interpersonales. 
  • Etiquetar: se utilizan palabras peyorativas para definirse a uno mismo, tanto en el aspecto físico, como en el modo de actuar. 
  • Falacia de cambio: se centra en cambiar las formas de actuar y pensar de las otras personas y buscar la felicidad a partir de esto. 
  • Personalización: sucede cuando uno se ve a sí mismo como la causa de un suceso negativo del que no se es responsable y que evidentemente es mucho más grande que uno mismo. 
Lea también: Los rayos X podrían ayudar a realizar pruebas de COVID-19 rápidas y fiables

¿Cómo cambiar esos errores de pensamiento?

Lo más importante a la hora de trabajar en cambiar lo errores de pensamiento es tener en cuenta que, de nuevo, se trata de algo normal, y que en ese orden de ideas es muy difícil desaparecerlos y ya. Se trata de ir entrenando la mente para evitarlos cada vez más. Si quieres seguir un proceso exacto, puedes seguir estos consejos:

  • Sé verdaderamente consciente de la situación. Permítete un momento para dar un paso atrás y ver la situación con una perspectiva más amplia. 
  • Descríbete a ti mismo la situación respondiendo a estas preguntas objetivamente: qué, cuándo, dónde, quién, por qué.  
  • Identifica la emoción o emociones que estás sintiendo y mide su nivel de 0 a 10
  • Evalúa las conclusiones a las que has llegado hasta el momento e identifica si estás teniendo un error de pensamiento.
  • Identifica qué tipo de pensamiento distorsionado estás teniendo. Ser consciente de sí mismo es muy complicado, pero se hace más sencillo una vez tenemos la herramientas adecuadas. 
  • A partir de todo esto, extrae la conclusión más realista y realiza de nuevo una evaluación en donde respondas las preguntas y midas la intensidad de tus emociones de 0 a 10. 

Puede que al principio este ejercicio sea difícil de realizar, pero con el paso del tiempo te irás acostumbrando.

***

Recuerda que, de creerlo necesario, es importante acceder a un servicio profesional que pueda guiarte a mantener una salud mental estable y en bienestar.