fbpx

¿Giro a la derecha? Este es el plan de Guillermo Lasso para Ecuador

El recientemente posesionado presidente del Ecuador da un discurso de pragmatismo neoliberal.

Guillermo Lasso

El exbanquero se enfrentará a grandes desafíos tanto internos como externos y para los resultados ya ha evidenciado algunas pistas en sus discursos. Foto: TW-LassoGuillermo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: A turn to the right: This is Guillermo Lasso's plan for Ecuador

Guillermo Lasso asumió este lunes 24 de mayo la presidencia del Ecuador. El exbanquero se enfrentará a grandes desafíos tanto internos como externos y para los cuáles ya ha evidenciado algunas pistas en sus discursos.

Pragmatismo neoliberal

Si algo es claro en los recientes anuncios del mandatario es que sus relaciones internacionales estarán basadas en "el interés del pueblo ecuatoriano" y su intención es atraer la inversión extranjera.

Esto se entendería como la posibilidad de lograr acuerdos comerciales con socios estratégicos, ya sean Estados Unidos, China o la Unión Europea. Lasso espera impulsar la economía con mayores tratados de exportación de productos de materia prima, como una forma rápida de salir del golpe monetario que dejó la pandemia.

Colombia, un importante aliado

No fue coincidencia que la primera visita internacional que el político ecuatoriano realizara, incluso antes de posesionarse, fuera a Colombia. Bogotá se vislumbra como el principal aliado que buscará Lasso en materia de política regional, seguridad y cooperación económica. 

Lea también: El difícil arte de gobernar: ¿Qué estudiaron los presidentes latinoamericanos?

Ambos gobiernos de derecha son de los pocos (junto con Brasil, Uruguay y Chile) que mantienen una postura firme y de no negociación con Venezuela. Sin embargo, recientes tendencias electorales y en encuestas, demuestran una inestabilidad de aquellos a los que Lasso vería como sus aliados.  El peor panorama posible, que Ecuador se quedara aislado diplomáticamente en la región. Por esto es importante que el nuevo presidente busque mayor integración en otros países (solo por si acaso).

Volviendo a Colombia, un aspecto importante que esperan cumplir ambos Gobiernos es el tema de seguridad fronteriza. Ante el recrudecimiento de la violencia en Colombia posterior a la firma del Tratado de Paz con las Farc, la frontera norte ecuatoriana es campo de acción de varios grupos terroristas y narcotraficantes que se mueven fácilmente en la permeable línea divisoria que separa a las dos naciones. La cooperación entre ambos Gobiernos será fundamental para poder garantizar la seguridad de los habitantes fronterizos y evitar lo que hoy ocurre en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Adicionalmente, Lasso manda un mensaje a la comunidad internacional de para dónde espera llevar la política ecuatoriana internacional. Durante la campaña, el sucesor de Lenin Moreno dejó claro que entre sus prioridades estará ingresar a la Alianza del Pacífico, un organismo económico y de integración que incluye a Colombia, México, Perú y Chile. Este puede ser una exitosa forma de mantener lasos diplomáticos, comerciales y de cooperación con 4 socios estratégicos. Este ingreso también volvería a darle brillo a un organismo que recientemente ha perdido protagonismo tanto dentro de sus miembros, como a nivel regional.

Un claro mensaje a Venezuela

Uno de los hechos simbólicos más importantes fue que para la posesión de Lasso, no invitaron a Nicolás Maduro. Por el contrario, el político venezolano que asistió fue el líder opositor Leopoldo López, quién es uno de los símbolos de la persecución política en Venezuela.

Adicionalmente, entre los invitados destacaron el presidente Brasileño, Jair Bolsonaro, y el rey Felipe de España. Se evidencia una intención de relacionarse más de cerca con líderes de derecha que con ideales socialistas.