fbpx

Puerto Rico con unas de cal y otras de arena en el baloncesto internacional

Los seleccionados de baloncesto de la isla viven dos momentos muy diferentes, uno de evolución y otro de involución.

Michelle González y Juan José Barea

Los basquetbolistas boricuas viven mundos opuestos en sus competencias. Fotos: TW-MichGonzalez91, IG-jjbarea11

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano Moreno

Escucha este artículo


Read in english: Puerto Rico: Not everything shines in the island's basketball teams

Puerto Rico disputa como local el FIBA Américas Cup Femenino que se extenderá hasta el próximo sábado 19 de junio en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan, un torneo en el que bajo el mando del técnico Gerardo Bautista, intentan responder al favoritismo que se les ha concedido para subirse al podio.

Tras alcanzar su primera clasificación a unos Juegos Olímpicos en la rama de mujeres y eliminar a Brasil, las boricuas han consolidado un proceso de tres años muy positivos en gran medida por el crecimiento de jugadoras como la alera fuerte Jazmon Gwathmey y la experiencia de la ex WNBA Jennifer O’Neill.

La poderosa nómina tiene la llamada clave del éxito con mezcla de experiencia y juventud en el que también sobresalen Pamela Rosado (la más experimentada de todas), Tayra Meléndez, Alison Gibson, Jada Stinson, Isalys Quiñones, Sabrina Lozada, India Pagán, Jacqueline Benítez y Michelle González.

Para el periodista venezolano especializado en baloncesto, Reiner Izturriaga, esta selección está para grandes cosas. “Hay talento y aunque están por detrás de Estados Unidos y Canadá en lo que respecta a América, su momento es mejor que el de Brasil o Cuba y ya su podio en el AmeriCup es una primera advertencia de lo que son capaces de lograr, más estando en casa. Yo creo que son firmes candidatas al bronce”.

— FIBA Women's AmeriCup (@americupw) June 10, 2021

Talento y experiencia

O” Neill es una habilidosa piloto que en 2015 se convirtió en la primera jugadora boricua en jugar en la WNBA, siendo fichada, en ese entonces, por el Minnesota Lynx. Hoy, con 31 años ya tiene recorrido por el baloncesto europeo en las ligas de Israel, Polonia (juega actualmente con el Artego Bydgoszcz) en su segunda etapa y Rusia.

Pero sin duda que la estrella del equipo hoy es Gwathmey. Su versatilidad para desempeñarse en los puestos 2, 3 y 4, y su atletismo, le dan a su juego un plus poco común en las jugadoras nacidas en esta parte del mundo. Nacida en Virginia (EEUU) e hija de padres americanos, es la referente anotadora del equipo.

Llegó a la WNBA en 2016, justo un año después de O” Neill, y pasó por el San Antonio Stars y el Indiana Fever, con números de puntos y asistencias no tan llamativos, pero sí muy respetables tomando en cuenta que no era titular. Tras un breve paso por Australia, Jazmon recaló en el Gernika de España, en donde juega actualmente.

El Fiba América de damas contará, además de las locales, con la participación de Venezuela, Argentina, Estados Unidos y República Dominicana en el grupo B. En la zona A fueron ubicados Brasil, Canadá, Colombia, El Salvador e Islas Vírgenes, en lo que parece un lote con menos favoritos a priori.

La fase de cuartos de Final del FIBA AmeriCup Femenino se disputará el 17 de junio, las semifinales el 18, mientras que la Gran Final del evento continental está pautado para el sábado 19 de junio. Los mejores cuatro ubicados avanzarán a los Clasificatorios a la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino 2022.

Historia diametralmente opuesta

El camino de Puerto Rico en masculino no pinta tan auspicioso como en femenino. En primera instancia por el alto nivel de los rivales del repechaje olímpico y, en segundo lugar, porque en el tiempo cercano ha experimentado una involución en su juego, que de paso se ve perjudicado por las bajas de Juan José Barea, los NBA Shabazz Napier y Maurice Harkless y, más recientemente, Tyler Davis.

También, y de manera voluntaria, dieron un paso al costado por presuntas desavenencias con la forma de trabajar de Casiano, nombres como los de Ángel Rodríguez, Alex Franklin, Ramón Clemente, Tremont Waters y Javier Mojica. Todos ellos, se perderán el torneo que se disputará en Serbia del 29 de junio al 5 de julio.

Al respecto, también consultamos a Izturriaga. “Puerto Rico siempre estuvo en el tope del continente luchando su clasificación a los Olímpicos y jugando muchos de ellos. Pero la situación actual no invita a ser muy optimista para el futuro inmediato. Su último gran resultado fue en el Premundial del 2013 en Caracas. Ni siquiera la llegada del ex jugador Carlos Arroyo como gerente general, funcionó para que estos jugadores regresaran”.

En el listado de preselección aparecen los dos nombres más destacados –de los disponibles- como lo son David Huertas y Gary Browne, así como la experiencia de los hermanos Gian y Gilberto Clavell, Isaiah Piñeiro, Emmanuel Andújar, Devon Collier, Jorge Bryan Díaz, Iván Gandía, Christopher Ortiz, Isaac Sosa, Timajh Parker-Rivera, José Rodríguez, y los debutantes George Conditt, Jhivvan Jackson, Andre Curbelo, Haanif Cheatham, Alfonso Plummer y Phillip Wheeler.

— Jorge Figueroa Loza (@jorgefloza) July 30, 2019

Los mejores

David Huertas, un eficiente escolta de 34 años, es uno de los líderes del equipo. Es un jugador consistente en puntos y asistencia, que ha tenido éxito en la Liga Mexicana y cuya única participación en Europa fue muy destacada al dejar 23 puntos por partido en la campaña 2016-17 con el Hapoel Haifa de Israel.

El principal compañero de Huertas en el aspecto ofensivo es el piloto Gary Browne, quien, a los 28 años, ha encontrado su lugar en el mundo en la poderosa liga italiana con el Dolomiti Energía Trentino en donde promedia 13.5 puntos, 3.9 rebotes y 5.6 asistencias por juego. Rápido, con visión de juego y respetable disparo perimetral.

El periplo iniciará con fogueos ante Senegal y Serbia y luego ante Filipinas y Croacia. El combinado boricua chocará en el torneo ante Italia y Senegal y, si consigue una victoria, se cruzaría con uno de los dos mejores del grupo formado por República Dominicana, Nueva Zelanda y el anfitrión, Serbia.