fbpx

Unión Europea: se avecinan grandes desafíos para el futuro del grupo

El grupo de 27 países se enfrenta a un punto de quiebre en el que definirán el futuro o el fracaso de la institución.

Bandera de la Unión Europea

Estamos en tiempos de cambio que definirán si el grupo de países europeos se fortalecerá o irá en declive. Foto: Adobe Stock

LatiAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: European Union: Great Challenges Lie Ahead For the Group

La tercera economía del mundo (solo detrás de Estados Unidos y China), la Unión Europea, se encuentra atravesando momentos cruciales. Tiempos de cambio que definirán si el grupo de países europeos se fortalecerá o irá en declive.
 

Secuelas del Brexit
 

Tal vez el golpe más fuerte que haya recibido el grupo fue la salida del Reino Unido. Uno de los principales miembros decidió abandonar el grupo en medio de tensas negociaciones que dejaron a la UE en una posición débil. Y es que Reino Unido no solo era el segundo país más poblado en Europa, sino también la segunda economía del grupo, solo detrás de Alemania y la segunda potencia militar del grupo (quinta a nivel mundial), solo por detrás de Francia.

Pero la secuela más dura de la salida de los británicos no es la pérdida de su economía, o su participación y fuerza en conjunto. Al final de cuentas, los ingleses siempre habían mantenido diferencias con el grupo y no eran parte de la zona Schengen o la zona Euro, además de que la nueva relación comercial entre la UE y RU será similar. El golpe más duro fue demostrarle a la Unión Europea su fragilidad y que cualquier país en el futuro podrá salir del grupo y sobrevivir.
 

Lo que dejó la Covid-19
 

La pandemia de la Covid-19 no solo dejará fuertes consecuencias económicas. La crisis causada por el virus demostró que la Unión Europea es rica, mas no potencia. Pese al dinero y las influencias, no fueron capaces ser pioneros en la vacunación, incluso su exsocio (Reino Unido) demostró mejores resultados por separado. Esto aumenta la visión de una burocracia europea que impide la eficiencia. A pesar de que actualmente los programas de vacunación en Europa superan a otros países, su demora en la entrega de vacunas y los casos de éxito en paralelo de Israel, Reino Unido, Serbia y Estados Unidos, entre otros, dejó a los europeos rezagados.

 

Secuelas de Trump y mirada a los ojos a Putín


Aunque el periodo Trump ya haya terminado (por el momento) en Estados Unidos, su legado queda. Ante las malas relaciones que hubo entre EE.UU y la Unión Europea, Bruselas ha decidido no seguir dependiendo del poder y la diplomacia norteamericana. Un gran cambio que lo demuestra es la postura de Angela Merkel (Alemania) y apoyo de Emmanuel Macron (Francia) de tener línea directa con Rusia. Sin embargo, otros miembros del grupo, como sus homólogos de Países Bajos, Rumania y Estonia anunciaron que no están dispuestos a sentarse con el presidente ruso Vladimir Putin.
 

Salida de Merkel, la dama de acero


Tal vez el mayor desafío que tendrá la Unión Europea es la salida de la canciller alemana, Angela Merkel. La física de profesión es desde el 2005 la líder de Alemania, lo que significa, la economía más poderosa y el país más poblado del grupo europeo. Además, también ha logrado ser la cabeza visible del grupo y la líder innata. Ha sido capaz de mantener al grupo pese a la crisis del Euro, la crisis económica griega, la crisis migratoria, los políticos euroescépticos, y muchos otros desafíos. Siempre contó con el respaldo del electorado alemán.

Lea también: 5 claves para entender el tratado balístico entre Estados Unidos y Rusia

Merkel ya anunció que no volverá a presentarse a las elecciones nacionales, por lo que su cargo de Canciller e indirectamente de cabeza europea estarán vacantes. Esto pone la duda de quién será el heredero del grupo. Las dos principales alternativas son: Francia o el nuevo canciller.

 

Hoy en día Emmanuel Macron ha sido el principal aliado de Merkel y al ser el líder de la segunda potencia en Europa, se espera que su protagonismo aumente, incluso más mientras haya cambio de Gobierno en Alemania. Precisamente, por ese otro sector, ante el panorama electoral teutónico, se vislumbra a Armin Laschet como el futuro jefe de Gobierno. Será el candidato del partido Unión Cristiana Demócrata (el mismo de Merkel) y se presenta como un continuista de Merkel.

 

Expansión a los Balcanes


Precisamente, Merkle anunció hace poco, una cumbre virtual con varios líderes de naciones de los Balcanes, sobre la importancia de que los países de esta zona ingresen a la UE. La líder europea explicó que la inclusión no solo le conviene a estos países del sur oriente europeo. También resaltó que para la UE "le interesa hacer avanzar el proceso, la reconciliación y la cooperación entre países" y tener una Europa unida. Además que por temas geoestratégicos y como respuesta al Brexit. Sin embargo, para la Canciller alemana, aún queda mucho por hacer para que esto suceda. Países como Albania, Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia están en proceso de ingreso al grupo europeo desde hace varios años. 

 

Movimientos de extrema derecha


Otro gran desafío que afronta el grupo son los países ya miembros. Por ejemplo, los Gobiernos ultraderechistas de Hungría y Polonia representan políticas sociales muy distintas a las que han querido impulsar las potencias actuales. Como ejemplo, la lucha por los derechos LGBTI en Europa o las políticas de inmigración encuentran en los gobiernos de Viktor Orban y Andrzej Duda sus más fuertes opositores. Estos políticos también han representado una piedra en el camino para políticas monetarias y de préstamos para Merkel. Muchas veces se cuestiona si la permanencia de países con Gobiernos tan distintos fortalecen o debilitan a la Unión y es por esto que la inclusión de nuevos socios también pasará por un análisis de sociedades.