fbpx

No todo es glamour: la toxicidad de ser YouTuber

Tres casos recientes de México, entre los que podemos contar el de YosStop, dan una perspectiva del nivel de toxicidad y el costo de ser YouTuber.

YosStop y Nath Campos

En los inicios de YouTube pocas personas imaginaban el potencial que este debería para que personas comunes se posicionaran como verdaderas celebridades. Fotos: IG-YosStop, YT-Nath Campos

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Not Everything is Glamour: The Toxicity of Being a YouTuber

En los inicios de YouTube pocas personas imaginaban el potencial que este tendría para que personas comunes se posicionaran como verdaderas celebridades. Hoy ya no es necesario pertenecer a la televisión o el cine para tener visibilidad, basta con una cámara, una buena conexión a internet y creatividad para cautivar a un buen número de seguidores que le permitan a estos influencers obtener ganancias. La fama y la idea de ganancias "fáciles" han hecho que muchos jóvenes aspiren a convertirse en una de estas nuevas celebridades, sin necesidad de una formación profesional ni contenidos de calidad. Sin embargo, al igual que otros ambientes, el mundo del internet tiene un lado oscuro y un costo para quienes deseen ser parte de él.

 

YosStoP, "el fin justifica los medios"

Aunque existen cientos de YouTubers, como Julioprofe, cuya calidad de contenidos es indiscutible, también hay algunos conocidos por lo contrario. YosStoP es un ejemplo, a esta YouTuber mexicana con 5.2 millones de seguidores le resultó fácil compartir en su video "Patética generación" comentarios despectivos sobre una joven víctima de violación. Yoseline Hoffman, nombre real de la influencer, empeoró las cosas, pues además de la penosa crítica a la víctima, también afirmó haber visto y tener almacenado el video del delito, suficiente para que las autoridades mexicanas iniciaran el proceso por pornografía infantil ya que la víctima era menor de edad.

Ahora YosStopP se enfrenta a la posibilidad de una condena de entre 7 y 12 años de prisión, de acuerdo al Código Penal de la Ciudad de México. El delito ocurrió en 2018, pero fue hasta que YosStopP hizo mención de él que la víctima fue expuesta públicamente, lo que derivó en una denuncia presentada en marzo pasado y la reciente detención que ha sentado un precedente en México. Por su parte, la YouTuber ha preferido mantenerse al margen y dejar a sus abogados el tema legal para no perjudicar más su imagen. 

Nath Campos, alzar la voz parece no ser suficiente

Esta creadora de contenidos cuenta en su canal de YouTube con más de 2.4 millones de seguidores. Hace medio año denunció que había sido víctima de abuso sexual por parte de su amigo Rix, también youtuber. Además de la denuncia ante las autoridades, también subió un video que hasta hoy ha sido reproducido casi 14 millones de veces en el que explica lo sucedido. Sin embargo, pese a ser la víctima de la situación, sufrió ataques de seguidores del acusado, además de medios de comunicación que pusieron en duda su versión de la historia, la frecuente práctica de culpar a la víctima de violación. La influencer fue atacada directamente por la acusación que pesa sobre su hermano, también YouTuber, por abuso sexual.

Campos ha señalado que además de haber sido víctima de abuso tuvo que convivir con Rix durante algún tiempo ya que ambos trabajaban para la misma empresa de representación, la cual no tomó cartas en el asunto. Esto pone de manifiesto el papel de algunas empresas dentro del sector que hacen caso omiso a denuncias de este tipo, lo cual supone un peligro para cualquier persona que desee entrar en él. El influencer fue detenido y hasta hoy se encuentra en el reclusorio siguiendo el avance de su proceso.

También puedes leer: La cultura de la cancelación: ¿a quiénes han condenado?

Maire Wink, en las redes de una secta

Parecía que el escándalo de la secta NXIVM era un caso aislado, este caso exhibió a importantes personajes de la élite política y empresarial mexicana. La YouTuber Maire Wink denunció hace unas semanas al "gurú de sanación", Ricardo Ponce, de ser el líder de una supuesta secta en la que se dan abusos sexuales. Wink aseguró que fue víctima de abuso por parte de Ponce, lo que ha hecho que el caso sea llevado ante las autoridades. A la YouTuber se han sumado otras mujeres que también lo han denunciado. Mientras tanto, Ponce aseguró que se defendería de las acusaciones por la vía legal, afirmando que incluso tiene más seguidores en sus cursos: "Llegaron miles de nuevas personas también al escuchar todo esto y al sentir un poco de morbo y curiosidad se acercaron y escucharon un poco el contenido o se conectaron con esta información y pudieron llevar sus vidas a otra nueva dimensión; me da muchísimo gusto", declaró, según la revista Proceso. En tanto, el conferencista no ha sido detenido, es el caso más reciente de los tres, por lo que aún falta tiempo para conocer la ruta que seguirá.

No todo es glamour en YouTube

Millones de jóvenes inician sus canales de YouTube o cuentas de redes sociales diariamente con la esperanza de convertirse en la próxima celebridad. En apariencia la vida de un YouTuber está llena de glamour: invitaciones a sitios de lujo, comida, ropa, viajes, monetización, etc. pero la realidad no siempre es así. Los casos de abuso sexual se multiplican, además de que algunos influencers han sido exhibidos mintiendo sobre su "vida perfecta": el tiktoker Alexánder Volóshin fue mostrado regalando un celular a una niña, mismo que pidió de vuelta al terminar de grabar; la YouTuber Rawvana, vegana que finalmente confesó que comía carne; Lisa Li, una influencer que aunque mostraba vivir entre lujos en realidad vivía entre basura; o la francesa Oceane El Himer, que fue captada volando en una clase menor a la que presumía en redes. Son solo algunos ejemplos de cómo el ambiente los "obliga" a mentir sobre sus vidas con tal de obtener seguidores, estos hechos, sumados a la superficialidad y toxicidad del medio han dado pie a que el ser influencer sea visto como algo negativo.