fbpx

¿Por qué deberías tener orgasmos todos los días?

En el Día Mundial del Orgasmo Femenino te contamos cuáles son los beneficios de alcanzar el orgasmo regularmente, o ¿por qué no?, todos los días.

Retrato de una mujer recostada sobre un sillón

Alcanzar el clímax sexual merece ser celebrado, más aun teniendo en cuenta todos los beneficios que esto puede traer. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Why should you have orgasms every day?

Históricamente, el orgasmo femenino ha estado nublado de mitos y dudas. Hasta hace muy pocas décadas las mujeres comenzaron a explorar y expresar más abiertamente su sexualidad. A raíz del tabú que ha existido durante siglos alrededor del sexo, la mujer y el orgasmo femenino cada 8 de agosto se celebra en Latinoamérica el Día Mundial del Orgasmo Femenino, mientras que en países angloparlantes esta celebración se lleva a cabo el 31 de julio. 

Y es que alcanzar el clímax sexual merece ser celebrado, más aun teniendo en cuenta todos los beneficios que esto puede traer, tanto emocional como físicamente.

Vida sexual plena, salud plena

Antes que nada, vale la pena aclarar que no es necesario mantener una relaciones sexuales para tener una vida sexual como tal. Uno de los tabúes que más han marcado la sexualidad de las mujeres es la masturbación. Ya sea por creencias religiosas y prácticas morales, esta ha sido vista con malos ojos. Pero la verdad es que no hay nada malo con la masturbación y que, incluso, se puede mantener una vida sexual activa sin necesidad de necesitar una pareja sexual. 

Todo esto ha llevado a que sea común que las mujeres tengan muy pocos orgasmos a lo largo de su vida comparado a los hombres, que por el contrario en muchas ocasiones tienen problemas de eyaculación precoz. Los orgasmos femeninos han tomado más relevancia en la actualidad y el tema se toca con más interés y desde la información. 

Diversos estudios han demostrado que tanto mantener el hábito de masturbarse como relaciones sexuales, incrementa el bienestar mental y físico. Por ejemplo, un estudio de la Universidad Estatal de Oregon, en Estados Unidos, afirma que tener un orgasmo aumenta en gran medida el desempeño laboral, pues en el clímax se libera estrés. Y no es de sorprender, pues con los orgasmos se libera oxitocina, una hormona que no solo da sensación de placer, sino también de optimismo y autoestima. 

Además, como si fuera poco, alcanzar el orgasmo puede ayudar a reforzar el sistema inmune y disminuye el umbral del dolor. Por ejemplo, durante el periodo las mujeres que alcanzan el orgasmo pueden ver reducidos exponencialmente los dolores que la menstruación produce. Acá vale la pena afirmar que, contrario a lo que se cree, el sexo durante la menstruación no tiene riesgos en la salud, e incluso la sangre ayuda a la lubricación. 

Por otro lado, en el libro "The Orgasm Side" de Barry Komisaruk y Beverly Whipple se afirma que una vez alcanzado el orgasmo, las mujeres tienen más facilidad para conciliar el sueño. Además descansan mejor y se sienten menos agotadas.

Lea también: Entrevista: ¿Cómo enfocarte en tu bienestar como mujer?

¿Qué hago para alcanzar el orgasmo?

Existen diferentes tipos de orgasmo, e incluso hay mujeres que son multiorgásmicas. Esto quiere decir que, a pesar de ya haber llegado al clímax pueden continuar el acto sexual y volver a tener uno o más orgasmos. El orgasmo clitoriano es el que sucede cuando se estimula el clítoris, mientras que el orgasmo vaginal sucede cuando se estimula la pared pélvica. Existe la posibilidad de estimular ambas zonas y alcanzar el orgasmo para que sea incluso más placentero. Incluso existen los orgasmos de pezones, es decir cuando se llega a partir de la estimulación en los pezones. 

Pero claro, explorar todos estos tipos de placer requiere tiempo, primero con una misma y después con otra u otras personas. Aprender a  conocer el cuerpo y entender que puede ser una fuente de placer que puede ser beneficiosa es lo más importante. Por supuesto que muchas veces no será posible alcanzarlo todos los días, pero poco a poco y mientras se va conociendo y experimentando se aprende qué es lo que a una más le gusta.