fbpx

Dolarización: ¿la salida inmediata al problema monetario de Venezuela?

Las ventajas y desventajas de que un país renuncie a su autonomía monetaria y se dolarice.

Varios billetes de dólar

En el ámbito político, y mientras el chavismo esté en el poder, será muy difícil que adoptar una moneda extranjera al representar una pérdida de soberanía. Pero desde el punto de vista económico, la discusión es más profunda. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Dollarization: the immediate solution to Venezuela's monetary problem?

El fenómeno de la dolarización no es nuevo en Latinoamérica, hay ciertos países en la región que han renunciado a mantener una moneda propia. Panamá, El Salvador y Ecuador son los ejemplos más importantes en la región, en la que ambos decidieron darle mayor estabilidad a sus economías, manejando una moneda extranjera fuerte. Ahora Venezuela vuelve y anuncia un cambio de moneda, pasará del Bolívar Soberano a uno (que aún no tiene nombre) con seis 0 menos. Ante este nuevo cambio y en un país donde en las calles ya se comercia con el dólar (e incluso el peso colombiano y los reales brasilenos), ¿no es mejor dolarizar oficialmente en un país donde la dolarización de facto ya es del 67% en pago de servicios y bienes?

La respuesta tiene 2 aspectos. El económico y el político. Evidentemente, en el ámbito político, y mientras el chavismo esté en el poder, será muy difcil que adopten una moneda extranjera al representar una pérdida de soberanía. Pero desde el punto de vista económico, la discusión es más profunda.

Lea también: Nuevo fracaso económico: Venezuela vuelve a cambiar su moneda

Ventajas
Los economistas del FMI Andrew Berg y Eduardo Borensztein, destacaron varias ventajas de adoptar el dólar.

Por ejemplo, reduce el riesgo de una devaluación fuerte; estabilidad en pagos de deuda; tasas de intereses más bajas; mayor inversión extranjera; facilidad en la integración; y menores costos fiscales.

Desventajas

Hay varios riesgos al asumir el dólar u otra moneda extranjera. Por ejemplo, ante crisis internacionales o cambios en el mercado, no hay forma de que el Gobierno Nacional tome medidas monetarias que se adecuen a las características del país.


Se pierde recaudo en los impuestos del señoreaje (beneficios al cambio de moneda); puede existir una caída de la moneda nacional al momento del cambio; la economía local queda expuesta a los intereses del país emisor al momento de turbulencias en el mercado.

Expertos consideran que la dolarización brinda estabilidad, pero con un costo social. Este fenómeno puede encarecer el país para su propia gente, casi siempre los menos favorecidos y los más vulnerables.


Esto también demuestra que podría ser un camino a evaluar en varios países latinoamericanos con monedas cada vez son más volátiles y que afectan los salarios, las pensiones y el comercio.


No es la primera vez que Venezuela cambia de moneda para quitarle los ceros, su hiperinflación casi que la ha obligado a hacerlo de rutina.

 

 

La Trinidad Imposible

Para los economistas internacionales, hay una ley inquebrantable: la trinidad imposible. Esta ley sugiere que ninguna economía puede tener estas 3 características: un tipo de cambio fijo; un libre comercio de capitales; y una política monetaria autónoma.

Esto significa, que si un país quiere tener un flujo libre de capitales (sin ningún tipo de controles u obstáculos) y un tipo de cambio fijo, deberá renunciar a su política monetaria. Esto es, similar a lo que ocurre con la zona Euro o con los países dolarizados. Cuando entregas la autonomía de tu moneda a otra persona, tendrás un tipo de cambio fijo (1 dólar = 1 dólar), y tendrás libre circulación de la moneda.

Otra estrategia que manejan la mayoría de países latinos es intentar tener un libre flujo de capitales y una política monetaria autónoma, esto causa que no puedan tener un tipo de cambio fijo. Es por esto que ocurre la inflación y hoy los soles, pesos, bolivianos, etc, se devalúan constantemente con monedas más fuertes.