fbpx

Tutoría legal: otros casos de celebridades similares al de Britney Spears

¿Qué es un tutor y por qué puede tener control sobre otros? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta figura legal.

Britney Spears, Macaulay Culkin y Demi Lovato

El caso de Britney no es el único que ha sonado fuertemente en las redes sociales y / o medios digitales, pero sí el de mayor cobertura por lo que ha significado su trayectoria en la industria musical. Fotos: IG-britneyspears, IG-culkamania, IG-ddlovato

LatinAmerican Post | Theoscar Mogollón González

Escucha este artículo


Read in english: Legal Guardianship: Other Celebrity Cases Similar to Britney Spears

Por muy extraño que parezca, es posible que ciertas personas no puedan ser dueñas de sí mismas ni tampoco cuenten con la libertad plena de hacer lo que ellas desean. Este es el escenario que ha tenido que vivir Britney Spears desde hace más de una década, cuando su padre Jamie Spears tomó todo el control sobre sus bienes y decisiones por medio de una tutoría legal. ¿El motivo? La cantante de 39 años de edad había sufrido un colapso de salud en 2008.

La justicia en estos casos siempre tiende a buscar lo mejor para el tutelado, independientemente de la causa que lo haya llevado hasta tal situación. Si bien la lucha de Britney es para que su padre deje de ser su tutor legal, la juez a cargo deberá nombrar a otra figura para que custodie y administre los bienes y propiedades de la artista, los cuales están valorados en 60 millones de dólares. Lo cierto de todo es que por más poder que tenga esta herramienta legal, así como su potencial abusivo, todas y cada una de las personas merecen tener una vida sana y tranquila.

Tutor legal: sus obligaciones y cómo puede cesar sus funciones

Se conoce como tutor legal a la persona que es designada por un juez para representar a otra, ya sea menor de edad o incapacitada a realizar actos por sí misma, con la finalidad de ejercer ciertas obligaciones para cumplir con los deberes que le corresponden al tutelado. Esta figura debe cumplir ciertos requisitos y, además, ser determinada por el juez según está establecido en el Código Civil. Como se trata de un cargo que conlleva una gran responsabilidad, el tutor siempre debe rendir cuentas de su actuación ante el juez que lo designó.

Ahora bien, ¿por qué una persona debe tener control sobre otra así sea mayor de edad y/o una celebridad? Esto sucede cuando el tutelado no cuenta con la voluntad o capacidad de ejercer sus funciones jurídicas, por lo que un tercero (o terceros) es designado con el objetivo de velar por su bienestar. De hecho, entre sus obligaciones está procurar el mejoramiento de sus capacidades para su pronta reinserción en la sociedad, administrar sus bienes, representarlo legalmente, informar periódicamente al juez sobre la evolución del tutelado, entre muchas otras.

Cabe mencionar que esta tutoría legal no es "para siempre", ya que es posible que el tutor cese sus funciones por varios motivos. Uno de ellos es la extinción, que es cuando las causas que dieron origen se extinguen; por ejemplo, cuando el tutelado logra estar en pleno ejercicio de sus facultades nuevamente. Por su parte, también es posible la excusación, que si bien la tutoría se considera irrenunciable, es posible que la persona designada pueda excusarse por ciertos motivos. Finalmente, la destitución puede ser iniciada por medio del juez de oficio siempre y cuando el tutor incumpla sus deberes o tenga problemas continuos con el tutelado.

Lea también: Famosos antivacunas: ¿Cómo logran las celebridades tener influencia en nuestras vidas?

Otras celebridades con tutoría legal

Ciertamente, cuesta creer que las celebridades tengan que lidiar con una figura legal. El caso de Britney no es el único que ha sonado fuertemente en las redes sociales y/o medios digitales, pero sí el de mayor cobertura por lo que ha significado su trayectoria en la industria musical. Un ejemplo similar es el de Amanda Bynes, estrella juvenil de Nickelodeon en la década del 2000. Luego de una adicción a las drogas que la llevó a una serie de accidentes, la actriz fue diagnosticada con un trastorno bipolar, por lo que en 2012 su madre se convirtió en su tutora tanto personal como financiero. Desde entonces, Bynes ha tenido episodios de sobriedad y recaídas, algo que no le ha permitido ponerle fin a la tutela.

Otro de los casos en el ámbito musical que en su momento dio mucho de qué hablar fue el de Brian Wilson. El fundador de la banda The Beach Boys, a quien se le consideraba un genio de la música en los sesenta, comenzó a sufrir un cuadro de depresión que aumentó con el consumo de drogas. Ante esto, su esposa optó por llamar a Eugene Landy, un psiquiatra con experiencia en el trato con artistas, pero que en realidad terminó manipulándolo por años para aprovecharse de él en vez de ayudarlo. Para la década de los noventa, siendo diagnosticado con un trastorno esquizoafectivo, la familia de Wilson intervino para alejarlo de Landy y le designaron un tutor.

Asimismo, celebridades jóvenes como Ariel Winter y Macaulay Culkin también pasaron por momentos similares. La actriz de "Modern Family" contó en su momento que luchó por emanciparse de su madre, a quien acusó de abusar física y emocionalmente durante su niñez y adolescencia. Fue en 2014 cuando logró independizarse de ella y quedar bajo la tutela de su hermana. Por su parte, el actor de "Mi Pobre Angelito" tenía 14 años cuando se convirtió en millonario y debió batallar jurídicamente contra su padre, quien quiso tomar ventaja de sus bienes. Una vez libre, nombró a su asesor contable como tutor y cortó toda relación con su progenitor.

La lista de famosos en esa situación es larga, sin importar el país de origen. Por más que busquen darle el bienestar necesario a una persona, el exceso de control que ejercen sobre ella se convierte en algo tan contraproducente que la pueden empujar hacia sus propios límites, tal como le sucedió a Demi Lovato en 2018, que se debatió entre la vida y la muerte por una sobredosis. La figura de un tutor debe ir más allá de lo legal y ser la de un gran apoyo, donde la salud mental y física sea la prioridad número uno.