fbpx

ABC de las elecciones primarias en Argentina

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre las próximas elecciones legislativas de la Argentina, que marcarán tendencia de cara a las presidenciales.

Persona introduciendo un voto en una urna con la bandera de Argentina de fondo

Se trata de las votaciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que fueron creadas en el 2009, con el objetivo de que se establecieron las distintas candidaturas para todos los espacios políticos. Foto: Adobe Stock, LatinAmericanPost

LatiAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: ABC of the Primary Elections in Argentina

Argentina celebrará sus elecciones PASO el próximo 12 de septiembre. Se trata de las votaciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que fueron creadas en el 2009, con el objetivo de que se establezcan las distintas candidaturas para todos los espacios políticos.

Se trata de una instancia previa a las elecciones legislativas, que se llevarán a cabo el 14 de noviembre. Esto es así ya que permite ver qué partidos políticos están habilitados para presentarse a la siguiente fase (necesitan, al menos, un 1,5% de los votos del distrito) y cuáles son los representantes oficiales y definitivos de cada frente, en caso de que se haga una interna abierta.

Lea también: Género neutro, Eutanasia y otras leyes progresistas aprobadas en América Latina 2021

Así, estas elecciones de medio término serán fundamentales para el país. En primer lugar, porque se renovarán muchas bancas en las dos cámaras (127 en Diputados y 24 del Senado), correspondientes a diferentes provincias, lo que permitirá ver el rumbo que tomará el país en materia legislativa para los próximos años.

Sin embargo, las elecciones legislativas también son esenciales para ver qué tanto apoyo tiene el actual oficialismo, especialmente en un contexto complicado a nivel sanitario y económico, como ocurre con la Argentina. Algunos datos, como los más de 110 mil muertos, una inflación acumulada del 25,3% o el 45% de la pobreza son el eje de la campaña opositora.

El actual Frente de Todos, gobernado por Alberto Fernández, tiene mayoría en Diputados y Senadores (120 integrantes en Diputados y 41 en Senadores). Esto no ocurría con Mauricio Macri, que tuvo minoría en ambas cámaras durante todo su mandato. Pues bien, en estas elecciones, el oficialismo va a poner en juego 51 bancas en Diputados y 5 en Senadores.

Buscarán, de mínima, mantener las plazas para aprobar proyectos legislativos, como puede ocurrir con el proyecto de ley para que Internet sea un servicio público, uno de los ejes de campaña. En cambio, desde la oposición, dividida en distintos frentes electorales, buscará ganar apoyo en ambas cámaras, con el objetivo de discutir la agenda oficialista. 

De todas maneras, desde todos los espacios parecen coincidir en una cosa: si bien la tendencia política en ambas cámaras podrá cambiar según los resultados, las elecciones de medio término sirven como una especie de “encuesta” que los dirigentes políticos utilizan para medir la interpretación política del electorado.

De ahí a que existan internas, que no solamente surgen para que los votantes puedan definir a sus candidatos e ideas favoritas dentro de un mismo espacio, sino también para ver quiénes pueden ser posibles “presidenciables” de cara al 2023. Esa es la otra importancia de esta elección.

Pues bien, lo primero que hay que destacar es que todo varía según el distrito. Por ejemplo, según la encuestadora M&F, la actual candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires por Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, vencería por 2 puntos de ventaja a Leandro Santoro, candidato por el actual oficialismo del Frente de Todos (29,1% contra 27%).

Pasemos a la provincia de Buenos Aires, que siempre es vista como la más importante en términos electorales, pues la mayor parte del electorado (un 38%, aproximadamente) está ahí. Esto genera que la tendencia de las elecciones locales se replique a escala nacional. Por ejemplo, en las presidenciales, el ganador de la gobernación de la provincia suele ser del mismo partido que el elegido presidente.  

Pues bien, sabemos que el espacio opositor de Juntos por el Cambio va “dividido”. Por un lado, aparece Diego Santilli, que acabaría imponiéndose frente a Facundo Manes, por 23% a 10%. Sin embargo, entre ellos dos no lograrían alcanzar la cantidad de la actual oficialista, Victoria Tolosa Paz, que mediría un 38,4%.

Por otra parte, hay otras fuerzas políticas que podrían ser trascendentales en las próximas votaciones. Por ejemplo, los liberales, que alcanzarían un 7% en Buenos Aires con José Luis Espert y un 9% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con Javier Milei. Este eje es opositor tanto al oficialismo como a Juntos por el Cambio.  

Desde el espacio “peronista”, pero no-oficialista también se cuenta con un gran margen de votos dentro de la provincia de Buenos Aires. Según la Consultora Tendencias, el espacio de Florencio Randazzo, por Vamos con Vos, obtendría un 4,9%. Guillermo Moreno, por Principios y Valores, rondaría un 1,8%. Es decir, la propuesta alternativa del peronismo también se metería en las cámaras, aunque habrá que ver si votan a favor del oficialismo o apoyan proyectos de la oposición.

Debemos recordar que, si bien todas las provincias elegirán diputados, no todas escogerán senadores, pues se hará una renovación de 24 bancas (un tercio de la cámara) para el período 2021-2017, correspondiente a las provincias de Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

Estas elecciones serán claves para la Argentina. Servirán para medir la aprobación o descontento del electorado de cara a la actual gestión de Alberto Fernández en medio de la pandemia. Si pierden en la provincia de Buenos Aires, es posible que la mayoría de las cámaras se ponga en duda, muchos proyectos de ley se paralicen y el país gire hacia la derecha en materia legislativa. A la vez, esto podría significar una eventual derrota de cara a las presidenciales del 2023.