fbpx

¿Por qué Nicolás Maduro cambió siete de sus ministros en la última semana?

Aún es una incógnita la razón que llevó al Presidente de Venezuela hacer un cambio tan radical en su gabinete ministerial, especialmente con la salida de Jorge Arreaza como canciller.

Nicolás Maduro

Nicolás Maduro, anunció siete nuevos cambios en su gabinete ministerial, debido a lo que él mismo tildó es un compromiso con su país de cara a las Elecciones regionales. Foto: TW-NicolasMaduro

LatiAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Why Did Nicolás Maduro Change Seven of His Ministers in the Last Week?

Los pasados 19 y 20 de agosto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció siete nuevos cambios en su gabinete ministerial, debido a lo que él mismo tildó es como un compromiso con su país de cara a las Elecciones regionales que tendrán lugar el próximo 21 de noviembre en Venezuela, en las que se elegirán a los nuevos gobernadores y alcaldes del país caribeño.

Cabe recordar que el pasado 8 de agosto se desarrollaron las llamadas Elecciones primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV; partido de gobierno), en las que al menos unos 3,5 millones de simpatizantes chavistas eligieron a los candidatos que los representarán en las “megaelecciones” de noviembre.

La cifra fue revelada por el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, quien no dudo en catalogar la jornada como “extraordinaria”. “Es el resultado de una avasallante presencia del pueblo que se desbordó y nadie puede negarlo”, manifestó Cabello.

Así, tras realizarse las primarias, Maduro explicó que “el pueblo eligió a varios de las y los integrantes del gabinete como sus candidatos a las megalecciones del 21 de noviembre”, por lo que se hizo necesario contratar a nuevo personal, o redistribuir al que ya se tenía, para poder tapar los huecos que dejaran tres de los siete nuevos ministros. Muchos analistas creen que esta es también una estrategia para sanar heridas luego de las fracturas que vivió el PSUV en elecciones primarias que en muchos municipios terminaron a los golpes y con denuncias de fraude.

Los ministros que dejarán sus cargos, el puesto ejecutivo por el que lucharán y sus respectivos reemplazos son:

  • Almirante en Jefe Carmen Mélendez, quien se destacó como Ministra para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz. Actuará como candidata por el PSUV para la Alcaldía del municipio Libertador de Caracas. Será reemplazada por el también Almirante en Jefe, Remigio Ceballos Ichaso.
  • Eduardo Piñate, antiguo Ministro de Educación, optará por el puesto más importante en la Gobernación del estado de Apure, y será relevado por Yelitze Santaella.
  • Yamilet Mirabal, exministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, buscará quedarse con la Alcaldía de Atures, municipio del estado de Amazonas. Mirabal será reemplazada por la dirigente indígena, Roside Virginia González.

En términos generales, estos tres nuevos nombramientos son simplemente, como se conoce en el ajedrez, un movimiento de ficha por ficha. No hay mayores cambios de forma u orden en la forma de trabajar de los nuevos ministros, pues manejan un perfil muy similar a los salientes. En esta ocasión, Nicolás Maduro decidió mantener la estrategia que ha mantenido durante meses para estas carteras en su país.

También puedes leer: ¿Hacia dónde van los diálogos entre el chavismo y la oposición venezolana?

Renovación en la política venezolana

Ahora bien, estos son solo tres de los siete Ministerios en los que Maduro decidió poner el lente, aún sin conocerse las verdaderas razones del cambio de los otros cuatro. Aprovechando que un trío de sus ministros iniciará una lucha por el electorado en sus respectivos municipios o estados, el Jefe del Ejecutivo hizo una renovación también en los Ministerios de Desarrollo Minero Ecológico; de la Mujer y la Igualdad de Género; de Industrias y Producción Nacional; y de Relaciones Exteriores (Cancillería), designando a William Serantes, Margaud Godoy, Jorge Arreaza y Félix Plasencia, respectivamente, en cada una de estas carteras del Gobierno venezolano.

Sin embargo, aunque los cambios de ministros en las oficinas de Desarrollo Minero Ecológico, y de la Mujer y la Igualdad de Género han causado dudas en la nación, para nadie es un secreto que la verdadera sorpresa se la llevaron los venezolanos al conocer que Jorge Arreaza, uno de los más leales a Maduro en los últimos años, sería relevado de su cargo como Canciller para ahora enfrentarse al Ministerio de Industrias y Producción Nacional.

Arreaza, quien ocupaba el cargo desde el 2 de agosto de 2017, fue uno de los más acérrimos seguidores y aliados de Nicolás Maduro en el exterior, siendo alabado por este último. Según palabras del Presidente, Arreaza le entregó al nuevo canciller Félix Plasencia  "el estandarte invicto de resistencia y victoria de la política internacional de Venezuela", representada, especialmente, en el manejo de la enemistad con el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y los bloqueos económicos impuestos por ese país a Venezuela.

Entonces, si Jorge Arreaza era tan buen canciller, ¿por qué Nicolás Maduro decidió relevarlo de su cargo para devolverlo a una cartera de índole nacional?

Negociaciones con la oposición en México

Aunque aún sea una incógnita la verdadera razón por la cual Maduro cedió el poder de las Relaciones Exteriores al anterior embajador de Venezuela en China, la teoría más aceptada en medio de la opinión pública es que el Ejecutivo quiere alcanzar una renovación política en el marco internacional, centrada en las negociaciones que actualmente mantiene con la oposición en México; y tal parece que Plasencia sería el hombre indicado.

Con varios estudios enfocados en el manejo diplomático de las Relaciones Exteriores, y una vasta trayectoria en este ítem político, especialmente en misiones europeas o euroasiáticas, Plasencia podría ser la pieza clave que utilizará Maduro para poder fortalecer su poderío en medio de los diálogos con los líderes opositores en territorio azteca.

Sin embargo, a diferencia de la agresiva actitud defensiva de Arreaza, Plasencia cuenta con varias herramientas que transmiten sosiego y amistad, las cuales seguramente jugarán a favor del Gobierno y su negociación con la oposición, la imagen que el régimen de a la comunidad internacional, y su éxito en pro de que esta actúe a favor de Venezuela y su necesidad de que Estados Unidos sea un poco más laxo con sus bloqueos. ¿Servirá esta estrategia?