fbpx

No se deje engañar. La vacuna contra el coronavirus no causa esterilidad

Ningún dato científico sustenta esta idea, aunque hay opiniones encontradas

Hombre recibiendo una vacuna

No solamente se ha creado inseguridad en las mujeres al suponer que las vacunas causan esterilidad, sino que también los efectos negativos que provoca en la capacidad de reproducirse en los hombres. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Moisés Campos

Escucha este artículo


Read in english: Do not be fooled. The coronavirus vaccine does not cause sterility.

Uno de los argumentos que se ha extendido para no aplicarse la vacuna contra el SARS-CoV-2 es que esta produce esterilidad y se pueden encontrar en las redes sociales personas que aseguran tener pruebas que lo confirman. Esta afirmación, al igual que muchas que están circulando, no tienen ningún tipo de fundamento

Las vacunas contra el COVID-19 no causan esterilidad

El motivo por el cual la vacuna causa esterilidad, según los que respaldan esta idea, es que los anticuerpos generados por la vacuna - específicamente las que se basan en el ácido ribonucleico mensajero (mRNA) de las farmacéuticas BioNTech, Pfizer y Moderna - no atacan solamente al virus, sino que también destruye una proteína que es fundamental en el proceso de formación de la placenta

Al recibir esta vacuna, se busca que algunas células en el organismo produzcan una proteína llamada espiga, que tiene una estructura similar a la del virus, para provocar una respuesta inmunitaria. Esta respuesta hace que se generen los anticuerpos necesarios para combatir la proteína viral. Los que defienden la idea de que la vacuna causa esterilidad afirman que los anticuerpos que se producen actúan sobre la proteína que hace parte del proceso de formación de la placenta, la sincitina-1, que tiene como función impedir que en el organismo de la madre se produzca un rechazo al feto al considerarlo un cuerpo extraño.

Lea también: La FDA aprobó la vacuna Pfizer contra la COVID-19, ¿qué implica esto?

Udo Markert (director del Laboratorio de Fisiología Placentaria del Hospital Universitario de Jena y presidente de la Sociedad Europea de Inmunología Reproductiva) explica en un escrito realizado en colaboración con Ekkerhard Schleußner (director de la Clínica de Maternidad de la Universidad de Jena y vicepresidente de la Sociedad Alemana de Medicina Perinatal) que en el caso de que esta afirmación fuera correcta, el COVID-19 también puede provocar esterilidad.

Estos dos investigadores alegan que, si se toman en cuenta las perspectivas de la investigación placentaria y la medicina reproductiva, este tipo de afirmaciones que se han difundido y que cuentan con una gran cantidad de defensores, son totalmente falsas. Además, recomiendan a las mujeres que se vacunen contra el coronavirus sin temor a estas supuestas consecuencias, ya que no vacunarse implica un riesgo mayor para la salud, y esto sí se ha podido demostrar.

Tampoco causan esterilidad masculina

No solamente se ha creado inseguridad en las mujeres al suponer que las vacunas causan esterilidad, sino que también se han creado rumores de los efectos negativos que provoca en la capacidad de reproducirse en los hombres. Se ha convertido en un tema que se ha difundido con mucha rapidez entre los usuarios de las redes sociales. 

Daniel Nassau, urólogo, es uno de los autores de un estudio estadounidense en el que se analizó el esperma de 45 hombres, en muestras tomadas antes y luego de haberse vacunado con una de las vacunas con tecnología mRNA. Los resultados permitieron constatar que estas vacunas no afectan de ninguna manera la salud reproductiva en los hombres, ya que no se pudo comprobar que actuaran de forma negativa en los espermatozoides. Afirma que, si se hace un estudio similar en una cantidad mayor de sujetos, los resultados no presentan variaciones significativas. 

Las consecuencias del contagio por no vacunarse son peores

Como una manera de hacer frente a este tipo de rumores que busca que las personas no se vacunen, Ranjith Ramasamy, profesor de Urología de la Universidad de Miami, Estados Unidos y quien participó en el mismo estudio que Nassau, hizo un llamado de alerta en un artículo publicado en The Conversation, informando sobre los riesgos de una infección de coronavirus. 

Reitera que ninguna de las vacunas que se están usando en contra de este virus puede causar esterilidad, así como tampoco causan infertilidad ni disfunción eréctil, e incluso afirma que enfermarse a causa del virus sí aumenta el riesgo de que se presenten estas condiciones. Esta afirmación se basa en los resultados obtenidos en un estudio anterior, llevado a cabo por el investigador y su equipo, en el que encontraron el virus en los testículos de un hombre que falleció a causa de coronavirus. Y según los resultados obtenidos en el estudio, también se pudo ver que el virus afecta tanto la producción de espermatozoides como la fecundidad, provocando además que se presente disfunción eréctil. 

El Covid-19 y la disfunción eréctil

Ranjith Ramasamy y su equipo también descubrieron que una infección por coronavirus puede afectar negativamente al órgano sexual masculino. Realizaron un análisis del tejido de este órgano de dos hombres que habían recibido implantes de pene, y los resultados mostraron que el virus aún estaba presente, a pesar de haber transcurrido entre siete y nueve meses después de que se les diagnosticara COVID-19. Los dos hombres estaban presentando un grave caso de disfunción eréctil, causada probablemente porque el virus redujo el suministro de sangre a este órgano. 

Uno de los hombres que participó en este estudio solo presentó síntomas muy leves de la infección, mientras que el otro sí tuvo que ser hospitalizado. Esto lleva a los investigadores a determinar que incluso cuando se presente un caso leve de coronavirus, se puede llegar a presentar disfunción eréctil grave luego de recuperarse.

Para el investigador, este resultado no tiene nada en particular, ya que existen otros virus, como el de las paperas y el Zika, que también provocan que se inflamen los testículos, afectando de esta forma la fertilidad. El investigador concluye que los riesgos de sufrir de infertilidad o los problemas de erección, aumentan cuando la infección provocada por el virus es grave. La recomendación final que hace Nassau es que tanto hombres como mujeres se vacunen, para protegerse de todos los efectos negativos del virus.

Los estudios que se han realizado respecto a la supuesta esterilidad causada por las vacunas contra el coronavirus, han provocado que muchos hombres y mujeres se nieguen a vacunarse. Sin embargo, además de todos los efectos que provoca el virus, se ha podido demostrar que contagiarse sí puede afectar la salud reproductiva en los hombres y mujeres.