fbpx

¿Cómo manejar el regreso a la presencialidad con los niños?

Las escuelas han vuelto a abrir sus puertas después de más de un año de virtualidad. Esto puede implicar otro gran cambio para los niños, o incluso algo completamente nuevo.

Niña leyendo un libro mientas usa cubrebocas

La virtualidad por la pandemia de la COVID-19 no solo afectó a los adultos, también trajo consecuencias para los niños y las niñas en su proceso académico. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: How to Handle the Return to Face-to-Face Classes with the Children?

La virtualidad por la pandemia de la COVID-19 no solo afectó a los adultos, también trajo consecuencias para los niños y las niñas en su proceso académico. Significó un cambio radical al que tuvieron que acostumbrarse de un momento para otro, un cambio en el que les tocó aprender a ser autosuficientes con las herramientas que tenían a la mano mientras afuera una pandemia generaba caos. Muchos, incluso, tuvieron que tomar (a través de una pantalla) clase por primera vez en su vida sin saber lo que es estar en un aula de clase, rodeados de compañeros y con un o una profesora acompañándolos

Ahora, tras más de un año de que la pandemia haya iniciado y con el proceso de vacunación adelantándose en todo el mundo, la mayoría de las escuelas han decidido abrir sus puertas para recibirlos otra vez. Esto puede que emocione a muchos niños, pero también puede generar confusión en otros. Además, no podemos negar que los cambios repentinos de modelos de educación pueden afectar directamente en ellos.

También te puede interesar: Infografía: ¿El uso obligatorio de mascarillas en lo colegios sí funciona?

¿Es seguro?

Ante esto, han surgido preguntas alrededor de si volver a la presencialidad es lo mejor para los niños y si ellos estarán completamente seguros, teniendo en cuenta que la vacuna no puede ser aplicada en menores de 12 años. La OMS y otras organizaciones de salud internacionales están de acuerdo que con el regreso a clases presenciales es necesario, siempre y cuando se cumplan con las medidas de bioseguridad tanto en casa como en las instalaciones educativas. Asimismo, insisten en que los niños mayores de 12 años que presenten alguna comorbilidad sean vacunados con urgencia para evitar sufrir síntomas graves que puedan poner en riesgo sus vidas. 

De cumplirse con esto, se puede evitar que el proceso de aprendizaje de los menores alrededor no se vea interrumpido nuevamente por un pico del virus. 

¿Es necesario?

Según Amanda Eslava, psicóloga de la Atlantic International University, volver a la presencialidad es muy importante. "Las instituciones educativas deben buscar la manera de volver a la presencialidad promoviendo el autocuidado tanto en los docentes como en los estudiantes y los padres", afirma. Asimismo, asegura que la presencialidad afecta directamente en el desarrollo de los niños, pues al compartir con otros pequeños y tener un seguimiento por parte de los docentes, se forman habilidades cognitivas, físicas y sociales que los prepara para confrontar una vida social y familiar. "El aprendizaje no solo debe ser desde un área cognitiva, sino que también puede tocar áreas emocionales, dando una importancia a la salud mental". 

"De todas formas, la virtualidad no afecta a todos los niños de la misma manera. Hay que tener en cuenta que el entorno familiar y socio-cultural, las dificultados de aprendizaje o trastornos del desarrollo cognitivo puede afectar en mayor o menor medida", dice Eslava. Por otro lado, la experta comenta que los niños que continúan en la virtualidad suelen volverse retraídos socialmente y crear vínculos de codependencia afectiva y emocional con los padres, he ahí la importancia de retomar la presencialidad.

¿Qué opinan los docentes?

Es más que claro que los docentes prefieren la presnecialidad, pues esta permite un acercamiento con los estudiantes que la virtualidad no ofreces. Para Laura Prieto, docente del Gimnasio Los Portales en Bogotá, si bien la virtuailidad tiene ventajas, la presencialidad permite una conexión emocional con los estudiantes en cuanto a que se puede observar directamente cómo está el niño en su entorno. Por otro lado, a nivel personal, asegura que "es muy importante tener un espacio de trabajo y un espacio de descanso. En mi caso no pude separar esos espacios, por lo cual se convirtió en algo agotador porque yo sentía que nunca se acababa mi jornada laboral y siempre había algo que hacer". 

Asimismo, Prieto ha observado que sus estudiantes se han mostrado muy felices con la vuelta a la presencialidad. "Han tratado de retomar, en cierta medida, su vida prepandémica. Ver a sus amigas, contar lo que les pasa, lo que las emociona. Me han manifestado conformidad con volver, aunque les molesta mucho el tema de la bioseguridad, aunque el tapabocas es ya un tema al que se han adaptado", asegura la docente. 

Respecto a los padres, asegura que se han mostrado muy tranquilos. "Por más miedo que les pueda generar, gana el peso del bienestar social y emocional que la presencialidad puede ofrecer a sus hijos". También asegura que los colegios y docentes están trabajando con las medidas de bioseguridad y se sienten tranquilos, por lo que esperan que los padres también sientan esa tranquilidad. 

¿Cómo volver a la presencialidad en las escuelas de forma orgánica?

Para Eslava la clave está en abrir espacios de conversación con los menores, en donde se les permita expresar sus preocupaciones y resolver dudas. Asimismo, se les puede hablar a los niños de los espacios a los que pueden acceder y los beneficios. "Los padres de familia deben ser tranquilos al hablar con sus hijos y deben informarse antes de lo que el colegio requiere para volver a retomar las clases, así los pequeños pueden cumplir con todos los protocolos", afirma.