fbpx

COVID-19: ¿qué tan costosa saldrá la tercera dosis a los países latinoamericanos?

Aunque la OMS aún no ha confirmado su necesidad varios países ya han decidido tomar cartas en el asunto y cotizar la tercera dosis

Personal de salud sosteniendo un frasco de una vacuna

La pandemia por coronavirus se mantiene en el mundo a pesar de los programas de vacunación que desde hace casi 10 meses se vienen trabajando en la mayoría de los países del planeta. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: COVID-19: How Expensive Will the Third Dose be for Latin American Countries?

La pandemia por coronavirus se mantiene en el mundo a pesar de los programas de vacunación que desde hace casi 10 meses se vienen trabajando en la mayoría de los países del planeta. De acuerdo con los datos otorgados por la Universidad Johns Hopkins, hasta el 7 de septiembre se han reportado un poco más de 221 millones de casos de contagio por el coronavirus, de los cuales, 4 millones y medio han fallecido.

En el caso del continente americano más de 85 millones de personas se han contagiado, con un saldo de más de dos millones de muertos, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud. Latinoamérica ha reportado 1,3 millones de fallecidos en medio de la pandemia.

Sin embargo, tal parece que más rápido va la pandemia que los procesos de vacunación en la región. Cabe recordar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos el 60 0 70% de la población total de un país debería tener el cuadro de vacunación completo para lograr lo que se conoce como “inmunidad de rebaño” o “ inmunidad colectiva ”. Aunque también hay otros nuevos cálculos que aseguran que debido a las nuevas variantes, la inmunidad de rebaño llegará mucho después.

Ahora bien, en Latinoamérica, la Sociedad de las Américas / Consejo de las Américas (AS / COA), asegura que solo dos países habrían alcanzado dicha inmunidad: Chile y Uruguay, el primero con un 70,2% de vacunados cuadro completamente, mientras que el segundo ya tiene al menos un 71,6% de su población con el de vacunación completa.

Pero el déficit de vacunación no es el único problema. En varios países ya se empieza a hablar de la necesidad de aplicar una tercera dosis, especialmente para las vacunas de Sinovac, Pfizer y BioNTech, Moderna y AstraZeneca; esto, teniendo en cuenta la dureza con la que han llegado algunas variantes de la COVID-19, especialmente la Delta.

Aunque la OMS ha asegurado “que los datos actuales no indican que las dosis de refuerzo sean necesarias”, varias naciones han decidido iniciar con este proceso, esperando alcanzar la inmunidad de rebaño lo más pronto y seguro posible.

También puedes leer:  COVID-19: ¿por qué aumentaron de precio las vacunas de Pfizer y Moderna?

Por ejemplo, en el caso de Colombia, desde la Presidencia ya se ha empezado a hablar de una posible tercera dosis para los mayores de 60 años o personas con riesgo latente.

"Los estudios muestran que hay una asociación entre la edad y qué tan rápido bajan los anticuerpos. Las personas de edad pierden esa protección más rápido que los jóvenes. Lo mismo sucede con quienes han recibido trasplantes, tratamientos de cáncer o necesitan tratamientos de inmunosupresión", afirmó por su parte Leonardo Arregocés, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud de Colombia.

En ese sentido, en el caso de ese país, guiándose por los datos del Ministerio de Salud en cuanto a número de personas que se necesitan vacunar y el número de biológicos que se han adquirido, este debería pagar:

  • Pfizer: Tendría que comprar unas 7,5 millones de dosis, que tendrían un costo de unos 90 millones de dólares, cada una a 12 dólares.
  • Sinovac: Serían al menos 3'750.000 dosis, que costarían entre 63'750.000 y 75 millones de dólares (17 a 20 dólares cada dosis).
  • AstraZeneca: En este caso se necesitarían unas 5 millones de dosis, cada una a 6 dólares, lo que resulta en un total de 30 millones de dólares.
  • Moderna: Por último, para la vacuna de Moderna se podrían comprar unas 5 millones de dosis, con un costo por unidad de unos 25 dólares. 

Es decir, en total tocaría invertir un total de 125 millones de dólares.

Ahora bien, en Latinoamérica también se está aplicando la vacuna rusa conocida como Sputnik V, como es el caso de Argentina, en donde se han obtenido, según información del Monitor Público de Vacunación, un total de 15 millones de dosis, cada una a menos de 10 dólares. Así, al ser una vacuna de doble dosis, se necesitarían una 7,5 millones, por un total de máximo 75 millones de dólares.

Por supuesto, con estos precios, ya se puede hacer un balance del resto de los países latinoamericanos, quienes en su mayoría han usado las vacunas de Pfizer, Sinovac y AstraZeneca como mecanismo contra la covid-19.

Janssen y la opción de una dosis de otra vacuna

¿Y qué sucede con Janssen, la vacuna de una sola dosis? Lo más seguro es que el biológico desarrollado por Johnson & Johnson también requiera de una dosis de apoyo, de acuerdo con una investigación desarrollada por la Escuela de Medicina Grossman, en Nueva York, Estados Unidos.

“Los anticuerpos provocados por Ad26.COV2.S (Janssen) de una fracción significativa de los individuos vacunados tenían un título neutralizante bajo”, indica el estudio.

En ese caso, los países tendrían que pagar un poco menos de 10 dólares por cada dosis de esta vacuna, para así cubrir de forma satisfactoria su estrategia de vacunación contra la covid-19; o si lo prefieren, podrían comprar otro biológico y aplicar una dosis alternativa a las personas cuya primera vacuna fue la de Janssen; sin embargo, esta opción aún se considera experimental.

Leonardo Arregocés explica que, aunque los estudios aún son prematuros como para dar un veredicto final sobre la situación, tal parece que, efectivamente, una de las alternativas más viables es que la posible tercera dosis (o la segunda en el caso de Janssen) sea de una vacuna diferente a la aplicada en las otras dos ocasiones.

“Cuando se combina un vector viral con una vacuna de RNA, como por ejemplo AstraZeneca y Pfizer, la respuesta inmune es bastante buena, mucho mejor que dos dosis solo de AstraZeneca”, indicó.