fbpx

¿Pisar y generar energía? Conoce cómo una carretera ayuda al medio ambiente

Aquí te contamos sobre dos proyectos innovadores que prometen ser una solución a la contaminación ambiental.

Vista aérea de una zona industrial

Expertos han logrado proponer estrategias para reducir el impacto ambiental tratando de reutilizar de forma adecuada los residuos sólidos como el plástico y creando nuevas formas de producir energía que no afecten los ecosistemas. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Colombia and Switzerland: What Is Being Done To Protect the Environment?

Desde hace algunas décadas el mundo ha visto el deterioro de la naturaleza por la intervención humana y la sobreproducción de plásticos y demás contaminantes. Las Naciones Unidas ya han alertado sobre los desafíos a los que tendrán que enfrentarse los países en el 2050 y lo preocupante sobre la situación ambiental que se está viviendo.

El plástico por sí solo es un gran generador de contaminación, primero porque su descomposición toma cientos de años y por lo tanto su permanencia en el ecosistema repercute el ciclo de vida de la fauna y la flora, dejando daños irreparables. Se calcula que cada segundo son arrojados al mar 200 toneladas de plástico, destruyendo arrecifes de coral y especies marinas. Lo anterior debería ser visto con gran atención porque los océanos no sólo regulan la temperatura del planeta, sino que absorben el 90% de los gases de tipo invernadero y purifican el aire.

Por otro lado, el exceso de la electricidad también es un problema que tendrán que afrontar los humanos para reducir la intervención y alteración de la naturaleza. El exceso de energía genera residuos contaminantes como CO2 o sustancias radioactivas que afectan los ciclos biológicos de las plantas y los animales. A mayor consumo de energía, mayor explotación de los recursos naturales.

¿Qué se está haciendo realmente?

Expertos han logrado proponer estrategias para reducir el impacto ambiental tratando de reutilizar de forma adecuada los residuos sólidos como el plástico y creando nuevas formas de producir energía que no afecten los ecosistemas de la manera en que lo hacen las fuentes eléctricas actuales.

En los avances más recientes se ha venido desarrollando un importante proyecto al norte de Colombia (La Guajira), donde las compañías más importantes del planeta en el manejo y producción de polietileno como lo es Dow, lograron aliarse a otras compañías de tipo nacional y trasnacional como Surfax, Construcciones El Condor y Esenttia, esta última hace parte el grupo Ecopetrol; con el fin de construir una carretera de plástico reciclado en el departamento.

Se trata de un tramo de 1.634 metros de largo por 3.6 metros de ancho, ubicado en el municipio de Dibulla, en todo el corazón de la Guajira y en la Troncal Caribe. El espesor de esta carretera es de diez centímetros y para esta se utilizó una tonelada completa de plásticos que se encontraban contenidos en empaques flexibles. Toda una propuesta innovadora a nivel ambiental.

Este proyecto es importante porque prolonga la vida útil de las carreteras gracias a la sostenibilidad del plástico posconsumo y se evita que estos residuos sean arrojados a las fuentes hídricas, mejorando las condiciones de vida de las personas en esta región de Colombia y protegiendo los ecosistemas marítimos.

Lea también: 3 consejos para ahorrar energía en tu hogar y cuidar tu bolsillo

Otro avance que ha sonado en aspecto ecológico es el desarrollo de un dispositivo que produce electricidad al pisar sobre suelos de madera. El dispositivo está compuesto por un suelo de madera, un revestimiento de silicona y nano cristales incrustados que al pisarlos logran encender bombillas led y otros aparatos electrónicos de menor tamaño.  

Fue diseñado por un grupo de investigadores suizos que vieron la necesidad de crear un nanogenerador que produce energía por medio de un efecto físico conocido como “triboeléctrico”. Este efecto genera electricidad cuando un objeto se pega y se despega en ocasiones continuas. De modo que los electrones se mueven de un lugar a otro.

Sin embargo, durante el proceso de creación los científicos descubrieron que no se podía utilizar madera convencional porque este material no tiene una tendencia real para adquirir o perder electrones. Por lo tanto, utilizaron madera de abeto que se usa para la construcción y que si fue capaz de lograr el objetivo deseado.

Es un dispositivo que puede llegar a ser de gran beneficio para los edificios y hogares inteligentes porque ayuda a reducir el impacto ambiental, ya que absorbe grandes cantidades de dióxido de carbono mientras funciona. Un invento totalmente revolucionario.