fbpx

¿Está cerca el fin del kirchnerismo?

Las recientes elecciones PASO en Argentina da a la oposición una clara ventaja para los comicios legislativos de noviembre.

Néstor y Cristina Kirchner

Los resultados recientes de las elecciones PASO dejaron en evidencia un cansancio de los argentinos con referencia al Gobierno de Fernández y CFK. Foto: Presidencia de la Nación AR

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Is the end of Kirchnerism near?

La reconocida marea rosada, que impulsó el Socialismo del Siglo XXI en Latinoamérica, ha perdido a varios de sus más importantes "fundadores": Hugo Chávez, Lula da Silva, Rafael Correa, Evo Morales, etc. Sin embargo, el único rostro visible que a día de hoy sigue en el poder es el de la actual vicepresidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
La expresidenta recuperó parcialmente su poder en 2019,cuando se lanzó como fórmula vicepresidencial de Alberto Fernández, un peronista que en su momento se había mostrado opositor al kirschnerismo que ocupó la Casa Rosada por 12 años continuos. Su practicidad en la política, la ha mantenido vigente en el panorama electoral argentino.

Pero los recientes resultados de las elecciones PASO dejaron en evidencia un cansancio de los argentinos con referencia al Gobierno de Fernández y CFK. El partido Juntos Por El Cambio, movimiento del expresidente Mauricio Macri, logró un mayor apoyo que el peronismo representado por el Frente de Todos.

Esto deja en evidencia el tedio que ha dejado año y medio de pandemia, restricciones, cuarentenas y crisis económica. Pero además, es evidencia del poco poder de convencimiento que mantiene la expresidenta. En las elecciones de este domingo 12 de septiembre, el oficialismo perdió las mismas elecciones que en su momento fueron el punta pie para ganarle la presidencia a Mauricio Macri. 

Lee también: Las mujeres en la carrera presidencial de Colombia

El movimiento del expresidente del país y de Boca Juniors, logró un 40,16% de los votos a nivel nacional, en comparación con el 30,93% del oficialismo. Logrando además, victorias simbólicas en la Ciudad de Buenos Aires y grandes centros poblados del centro argentino. Esto perfila a que el movimiento opositor se llevará la mayoría de los 127 puestos de la Cámara de Diputados (la mitad del órgano) y 24 en Senado (un tercio del total de puestos).

Esto es la antesala las futuras elecciones en noviembre y también es visto como un referéndum del apoyo o rechazo de los argentinos con su presidente. El mismo Mauricio Macri lo vivió en carne propia y además marcó el inicio del fin de su administración.

La política de 68 años tuvo12 años de desgaste mientras ocupaba el principal cargo, adicional a los años de su exesposo y padrino político y sumando los grandes casos de corrupción a los que se enfrentan familiares y amigos cercanos a los K.

Los escándalos de los K

Los 12 años que estuvieron en el poder en conjunto Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner no pasaron desapercibidos. Estuvieron acompañados de una serie de escándalos de corrupción que hasta el día de hoy empaña la labor de la pareja y su legado político. Desde una denuncia por encubrimiento al ataque a la AMIA, la muerte del fiscal el presunto lavado de dinero en 'Hotesur', los posibles sobornos por las carreteras en Santa Cruz, los "cuadernos de la corrupción", entre varios otros.

Precisamente, el antikirchnerismo peronista fue el que le dio a Alberto Fernández la posibilidad de derrotar a la exmandataria dentro de las fuerzas peronistas. De aquí en adelante, se mostró un poder popular dividido, entre los leales a los Kirchner y a los distanciados.

El desgaste es evidente, esto parece ser el principio del fin del kirchenirsmo, que deberá encontrar caras nuevas , que vuelvan a despertar la ilusión dentro del peronismo, pero alejado de la figura de los expresidentes.

Sin embargo, si algo ha dejado claro el kirchnerismo, es que es capaz de adaptarse. Cuando más se piensa que ha llegado el final a la mujer política latinoamericana más importante en los últimos años, ella se reinventa y logra ubicar su poder electoral en la vicepresidencia y aun mantener cierto control tras bambalinas.