fbpx

Las mujeres en la carrera presidencial de Colombia

Solo 6 mujeres hacen parte de la lista de los 30 precandidatos para las elecciones presidenciales de Colombia en el 2022. Conoce sus perfiles y cómo se proyectan en el escenario político.

Paloma Valencia, Francia Márquez, Dilian Francisca Toro y María Fernanda Cabal

En la historia de América Latina apenas ha habido 9 mujeres presidentas; ninguna en Colombia y solo 6, mediante elecciones. Todo parece indicar que este escenario no cambiará para el 2022. Fotos: TW-PalomaValenciaL, TW-FranciaMarquezM, TW-DilianFrancisca, TW-MariaFdaCabal

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Women in Colombia's Presidential Race

En la historia de América Latina apenas ha habido 9 mujeres presidentas; ninguna en Colombia y solo 6, mediante elecciones. Todo parece indicar que este escenario no cambiará para el 2022.

El despliegue en los medios y las encuestas indican que las candidatas no tienen la misma fuerza que sus pares masculinos para las contiendas electorales. Sin embargo, sus perfiles son muy interesantes y, en definitiva, estas mujeres serán claves en el futuro del país. 

La encuesta de Invamer de agosto sobre la intención de voto para las elecciones presidenciales ni siquiera contempló la inclusión de las precandidatas en el listado general, el cual lideran Gustavo Petro (30,2%), Sergio Fajardo (14,5%) y Rodolfo Hérnández (11%). No obstante, sí se midió su pulso dentro de los partidos y coaliciones que tendrán que ganar el 13 de marzo del 2022 en las consultas intrapartidistas  si esperan seguir en carrera. 

En este escenario, mujeres como Maria Fernanda Cabal, Ángela María Robledo o Francia Márquez parecen tener un papel más claro como fórmulas vicepresidenciales. Sin embargo, nada está escrito y están obligadas a fortalecer sus aspiraciones para ganarle en las consultas a figuras como Óscar Iván Zuluaga, Gustavo Petro, Sergio Fajardo o Alejandro Gaviria.

Los perfiles de las candidatas 

María Fernanda Cabal y Paloma Valencia son la apuesta femenina del uribismo. Quien hasta el momento ha demostrado una aspiración más fuerte es la senadora Cabal, politóloga de la Universidad de los Andes. Además de su participación en el congreso, en la Cámara de Representantes del 2014 al 2018 y actualmente en el Senado, su cargo más destacado ha sido como Coordinadora del programa Democracia de la Universidad de los Andes. 

Por su parte, Paloma Valencia es abogada y filósofa, y especialista en Economía de la Universidad de Los Andes. Asimismo, cuenta con una maestría en Escritura Creativa. Ha trabajado como periodista y también se desempeñó un año en la Procuraduría y otro en Planeación Nacional. Además, viene de una familia de tradición política conservadora: es nieta del expresidente Guillermo León Valencia y de Mario Laserna, fundador de la Universidad de Los Andes. Su padre, Ignacio Valencia, fue congresista y su tío, Aurelio Irragori, Ministro de Agricultura. 

En el Pacto Histórico, Arelis Uriana Guariyu, lideresa indígena Wuayúu, y Francia Márquez, lideresa social y ambientalista, representan de manera clara a las regiones y a las minorías. Sus ideas respaldan políticas ambientales más contundentes, y desarrollo económico y social en los territorios, con enfoque de género.

Guariyu es la primera mujer Wayúu en ser candidata presidencial. Se ha desempeñado como formadora y en la Consejería Mujer, Familia y Generación de la Organización Indígena de Colombia (ONIC), y coordinadora del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA).

Francia Márquez es una líder afrodescendiente del Cauca que en 2018 recibió el Premio Goldman Environmental Prize, que se conoce como el Premio Nobel para los líderes sociales y ambientalistas. Estudió Derecho en la Universidad Santiago de Cali . Ha luchado con tenacidad en contra de la minería ilegal y explotadora, y con sus acciones ha logrado el reconocimiento de derechos para las comunidades afrodescendientes. Estuvo en la lista The BBC's 100 women of 2019 y obtuvo la distinción Joan Alsina de Derechos Humanos, entre otros. 

Desde la centro-izquierda, en la Coalición de la Esperanza, está Ángela María Robledo, quien fue la fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro en las elecciones de 2018. Es Psicóloga y Magíster en Política Social de la Universidad Javeriana. Ha desempeñado cargos en la academia como decana académica de la Facultad de Psicología en la Javeriana y Presidenta de la Asociación Colombiana de las Facultades de Psicología. Desde 2010 hace parte de la Cámara de Representantes y ha sido reconocida como la mejor congresista del país, en diversas ocasiones. Además, fue directora social de la Fundación Restrepo Barco y directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito en el gobierno de Antanas Mockus en Bogotá. 

La otra mujer precandidata es Dilian Francisca Toro, actual directora del Partido de la U. Es médica, especialista en Medicina Interna y Reumatología, y ha sido asesora del BID en temas de salud. De las precandidatas es la que más cuenta con experiencia en el ejecutivo y ha ocupado más cargos públicos, pues ha sido Gobernadora del Valle, alcaldesa, concejala, secretaria de salud y senadora. Sin embargo, ha estado inmersa en varios escándalos judiciales por lavado de activos, fraudes procesales e irregularidades en el Programa de Alimentación Escolar del Valle, entre otros. 

Te recomendamos leer: ABC de las elecciones primarias en Argentina

Colombia, un escenario político dominado por los hombres

Según el informe Mujeres en la política: 2021, realizado por ONU Mujeres, Colombia ocupa la posición 35 en la lista que ordena a los países según el porcentaje de mujeres con cargos ministeriales. En cuanto a mujeres en el parlamento, ocupa la posición 122, con apenas un 20% de representación. 

Mujeres de diversos sectores han señalado la misoginia dentro de los partidos políticos, sin distinción entre izquierda y derecha. Cabe recordar que Ángela María Robledo, al retirarse de la Colombia Humana manifestó que su salida del movimiento era incentivada por el machismo en el partido. “Mi condición de mujer feminista y libre ha sido duramente atacada desde algunos sectores del movimiento”, manifestó.

Asimismo, es común que las mujeres reciban insultos basados en su orientación sexual, aspecto físico o relaciones sentimentales, más allá de la crítica a su desempeño como funcionarias públicas. Un ejemplo es la tendencia #LaMozaDeDuque para referirse a María Paula Correa, una de las figuras más importantes del gobierno. De forma más reciente, se ha criticado la forma en la que se ha registrado la renuncia de Carolina Soto Losada, codirectora del Banco de la República, para apoyar la candidatura de su esposo Alejandro Gaviria. Él mismo señaló el machismo en sus redes.