fbpx

Opinión: Los Pandora Papers evidencian la desigualdad en Latam

Latinoamérica es una de las regiones que más cuentas off-shore evidencian los Pandora Papers. En vez de salir de la crisis de la COVID-19 con aumento de impuestos, tomemos medidas en la evasión fiscal.

Documentos sobre una mesa

Los Pandora Papers, la filtración más grande de información de cuentas off-shore de personas famosas y poderosas, nos recordó cuál es el verdadero problema de la desigualdad en Latinoamérica y en el mundo. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: Pandora Papers Evidence The Inequality In Latam

Los Pandora Papers, la filtración más grande de información de cuentas off-shore de personas famosas y poderosas, nos recordó cuál es el verdadero problema de la desigualdad en Latinoamérica y en el mundo. Si bien es verdad que las cuentas bancarias en paraísos fiscales no son, per se ilegales, sí son una herramienta utilizada para cometer varios tipos de delitos. Es por esto que cada país de la región, si no es que todos en conjunto, debemos investigar y controlar de manera eficiente y conjunta las cuentas off-shore. Así, cualquier paraíso fiscal que no permite un libro abierto con autoridades fiscales podría ser sancionado, no por un país, sino por todo el conjunto de naciones latinas. Algo similar a lo que ocurre en la Unión Europea.

No es en vano que Latinoamérica sea de las regiones con mayor cantidad de cuentas off-shore que aparecen en los Pandora Papers. Personas de la farándula como Shakira (quién tuvo escándalos por evasión fiscal en España), o políticos activos o inactivos, como los actuales presidentes de República Dominicana, Ecuador y Chile.

No es por nada que dentro de las 10 nacionalidades que más aparecen en los Pandora Papers, estén 4 países latinoamericanos. Argentina en 3 lugar, Brasil 5, Venezuela 6, y Guatemala 10. Sin embargo, cuando vemos 2 de estos países, hay un fenómeno en común: hiperinflación y devaluación. Pues, precisamente, mucha gente en Venezuela y en Argentina utiliza cuentas en el extranjero para poder salvaguardar sus ahorros en un país en el que la moneda cada vez se devalúa más y que impone restricciones en la compra de dólares.

Sin embargo, sí hay comportamientos sospechosos. Según la empresa Statista, dentro de los 10 países con mayor número de políticos en los Pandora Papers, también parecen 3 naciones latinas en el top 10. Honduras y Colombia empatan en el tercer puesto con los Emiratos Árabes Unidos y en el séptimo está Brasil igualado con Reino Unido y Angola. Los servidores públicos deben ser completamente honestos y demostrar que ni en el presente, ni en el pasado han cometido delitos fiscales, ya que son ellos los que luego impulsarán medidas para perseguir, beneficiar o relajar leyes en contra de cuentas offs-hore.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Statista (@statista)

Y es que no son solo políticos, también familiares y amigos. Personas muy cercanas a los más altos niveles del poder en la región y que están teniendo una relación beneficiosa. No por nada, varios de los países nombrados en los Pandora Papers, son los mismo países que se ubican en los últimos puestos de percepción de corrupción. Venezuela ocupando la posición 176 de 179 países; Honduras, 157; Guatemala 149; República Dominicana en el 137; Brasil 94 y Colombia 92, todos dentro de los peores valorados de Latinoamérica y compitiendo, principalmente, con países africanos y de medio oriente. Hay una casualidad, que podría indicar cierta causalidad. O por lo menos, alguna pequeña influencia.

Ahora bien, en momentos de post pandemia, cuando hay varios países intentando salir de crisis económicas, se han visto ante la necesidad de aumentar el recaudo. Lastimosamente, los Gobiernos han decidido aumentar los impuestos, cuando se ha sabido que persiguiendo la evasión fiscal puede ser suficiente.
La evasión fiscal es real. La misma CEPAL calcula en 2018, la región perdió 325.000 millones de dólares (6,1% del PIB) por no pago de impuestos. Lo que evidencia un hueco fiscal enorme que cada año crece y crece y que este podría ser una importante inyección de capital para lograr sacar a los países de la crisis económicas. 

Una alternativa, es no solo perseguir estas cuentas por separado. Ya que tanto hemos hablado de integración en la región, deberíamos impulsar un organismo que persiga y castigue a evasores fiscales y que en conjunto sancione a bancos, entidades y estados que faciliten este ocultamiento de capital. Una entidad que tenga los poderes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y con carácter vinculante.

Lee también: Pandora Papers en Colombia: este será su impacto en las elecciones 2022

Entonces, si la respuesta es tan simple, ¿por qué no hemos podido avanzar en la persecución de la evasión de impuestos? Lo que pasa es que para realizar estas medidas, se necesita una única cosa: voluntad política. Para esto, lo ideal es poder crear una herramienta internacional que nos permita rastrear e identificar cuentas off-shore y poder determinar y castigar a aquellas que sirven para blanqueo de dinero, para evasión fiscal, para cualquier fin ilícito. El problema es que como los Pandora Papers evidenciaron, varios de los dirigentes latinos o de personas influyentes de la zona, tienen cuentas en paraísos fiscales y pueden estar utilizando los vacíos jurídicos para evitar pagar todas sus responsabilidades. Y son ellos mismos los que crean las leyes que luego juzgarán la evasión fiscal. 

Pero con un presidente, ojalá uno con liderazgo regional (en momentos de poco liderazgo). En su momento, un Pepe Mojica podría tomar las banderas y poner a discutir a la comunidad internacional esta idea. Buscar que en Mercosur, Alianza del Pacífico, OEA, Comunidad Andina o cualquier otro organismo de integración experimenten con iniciativas propias y poder irlas ampliando más y más. Será un camino largo y tendríamos que ceder autonomía, pero entre más rápido empecemos, más rápido podremos poder acabar con las cuentas off-shore con fines ilícitos.