fbpx

Opinión: la plataforma de Donald Trump amenaza la sociedad como la conocemos

El expresidente estadounidense, Donald Trump, anunció el lanzamiento de TRUTH social donde tendrá vía libre para opinar.

Donald Trump

Ahora también habrá redes sociales según el discurso político, en donde la más mínima posibilidad de controvertir al ser espacios abiertos, será vetada. Foto: Flickr-Gage Skidmore, Latampost

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: Donald Trump's TRUTH Threatens Society As We Know It

Donald Trump fue uno de los líderes globales que mejor sacó provecho a la comunicación a través de redes sociales. Su mayor aliado fue Twitter y la utilizó como su principal plataforma de campaña para las elecciones del 2016 que lo llevó a la Casa Blanca. Sin embargo, debido a la constante censura de sus tweets incendiarios y de la prohibición de utilizar la red social del pajarito azul (y tantas otras), Trump decidió lanzar su propia plataforma de microbloggin que se llama TRUTH Social.

Sin embargo, esta decisión abre la puerta para un cambio en la forma en consumimos redes sociales y puede poner en peligro la integridad social. Ya no solo bastarán los algoritmos y las burbujas políticas que usamos para reafirmar nuestras ideas, discursos y visiones políticas. También tendremos varias redes sociales donde la interacción entre posturas diferentes serán cada vez más difíciles.

Lee también: Annette Taddeo: ¿la primera gobernadora latina de Florida?

Estamos ante el posible inicio de una era de la postverdad nunca antes vista. Mucho más extrema a la que vivimos hoy en día, donde políticos, líderes y medios de comunicación partidarios tienen discursos e "información" que reafirman sus posturas, en donde se rodean solo de seguidores. Ahora también habrá redes sociales dependiendo del discurso político, en donde la más mínima posibilidad de controvertir al ser espacios abiertos, será vetada. Simplemente, si no te gusta el discurso en cierta red social, solo tendrás que abrir un perfil en una más cercana a tus ideales.

Ya hemos visto lo que ocurre cuando retroalimentamos discursos dentro de grupos afines. Las burbujas de opinión, como las nombran los expertos, es la tendencia que tienen muchos de solo seguir contenido afín a nuestros ideales. Es utilizar nuestras redes sociales para seguir únicamente a personas que piensan similar y que reafirman nuestras creencias. Esto representa el riesgo de: primero, no permitir el debate sano y el intercambio de ideas; y además, colabora con la polarización de una sociedad en donde se ve al que piensa diferente como el enemigo, ya que hay poco contacto con los demás. Pues bueno, ya no solo bastará esto o el mismo algoritmo (que nos muestra lo que nos gusta ver); ahora, parece que la misma red social será afín a lo que pensamos y acá no podremos interactuar con nuestro primo socialista o nuestra tía conservadora, casi que nos volveremos sectas.

Además, el control a estas nuevas plataformas deberá ser ejercido por los países y no podremos contar con moderadores independientes u objetivos. Ahora solo quedaremos protegidos ante las normas y leyes nacionales. Pero, en un país (Estados Unidos, pero pueden ser otros) en donde hasta la Corte Suprema es partidista, ¿cómo esperar que las regulaciones para evitar Fake News en estas redes sociales se cumplan? Ya no será posible ni la autoregulación que han venido haciendo las mismas redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, etc.

 Además, estas nuevas plataformas serán el hábitat ideal para discursos de odio. Entre más extremos nos volvamos, más fácilmente seremos seducidos por discursos xenófobos, racistas, sexistas, homofóbicos, islamofóbicos o discriminatorios por cualquier otra característica. En redes sociales mainstream, ya se han empezando a tomar medidas, pero no sabremos las políticas que manejarán redes sociales que defienden, ante todo, la libertad de expresión, por encima de insultos, discriminación o discursos de odio.


Pero no son solo los discursos de odio los que pueden retroalimentarse de un escenario libre de contrapesos. La divulgación de noticias falsas de carencia científica puede encontrar en estos nichos, ambientes idóneos para su reproducción en masa (aun más de lo que ya hemos experimentado en las demás plataformas). Por ejemplo, teorías conspirativas, movimientos antivacunas o grupos extremistas pueden autoalimentarse y terminando haciendo más daño a la salud pública.

Ya Wall Street dio su dictamen parcial en cuestión de confianza a esta iniciativa. La semana pasada, las acciones de Digital World Acquisition Corp crecieron hasta un 842% luego de su fusión con Trump Media & Technology Group, quienes son los encargados de TRUTH Social. Pero esta no es la primera red social conservadora en ser lanzada, ¿será la primera en no fracasar?

No es la primera red social de la Altright

A pesar de que esta iniciativa tiene el apoyo completo de Donald Trump, esta no es la primera red social enfocada en burbujas conservadoras. Desde hace unos años ha existido plataformas como Parler o Gettr. Sin embargo, ninguna de estas iniciativas ha logrado afianzarse. 

Pero precisamente, la influencia que pueda tener Donald Trump con sus seguidores, podría ser un gancho suficiente para que varios sectores republicanos empiecen a utilizar esta herramienta.

Adicionalmente, sabiendo que el neoyorkino casi que tiene asegurada su candidatura para las próximas elecciones, ya esto le daría fuerza y relevancia a THRUTH. Ni qué decir si  llega a ganarlas. Ya conociendo que es un mandatario que prefiere los trinos a entrevistas con los medios tradicionales. Así, posiblemente haya un reconocimiento cuando los medios deban empezar a publicar los mensajes que el presidente publique en su plataforma. 

Ya vimos de lo que puede ser capaz el uso de redes sociales indiscriminadamente por parte de líderes políticos con intereses desinformativos. La toma del Capitolio el 6 de enero de 2021 es una clara muestra.