fbpx

"Piel del metaverso": ¿vivir y sentir el mundo virtual?

El metaverso tiene al mundo emocionado por nuevas tecnologías. Aquí te explicamos en que consiste la piel del metaverso, una de las más interesantes que hemos visto.

Mujer usando unas gafas de realidad virtual

El metaverso es un espacio, que combina elementos de la realidad aumentada y la realidad virtual para permitirnos vivir en un “universo digital”. Foto: Pexels

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: "Metaverse Skin": Living and Feeling the Virtual World?

El metaverso es un espacio, que combinaría elementos de la realidad aumentada y la realidad virtual para permitirnos vivir en un “universo digital”. Aunque todavía es meramente teoríco, parece que los gigantes como Facebook y Google lo entienden como el próximo gran paso tecnológico de la humanidad. Mark Zuckerberg lo ha descrito como “un espacio donde podrás hacer casi cualquier cosa que puedas imaginar: reunirte con amigos y familiares, trabajar, aprender, jugar, comprar, crear, así como categorías completamente nuevas que realmente no se ajustan a nuestra forma de pensar acerca de las computadoras o los teléfonos hoy en día”. 

Así, gracias al poder publicitario de una de las compañias más grandes del planeta, el metaverso ha estado en los ojos de todas las publicaciones, a pesar de apenas ser una posibilidad. 

Sin embargo, aunque el “universo digital” podría quedarse en promesas, lo cierto es que algunas de las tecnologías que se están desarollando en paralelo a este son bastante interesantes. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, una piel  que nos ayudaría a sentir el mundo virtual

También puedes leer: "Squid Game" y otras estafas con criptomonedas

Re:Skin, ¿En qué consiste?

Desarollada por la compañia Meta y la Universidad Carnegie Mellon, Re:Skin es una piel que combina un plástico con un grosor menor a tres milímetros adornado con partículas magneticas y una inteligencia artificial para crear una sensación de tacto. Así, cuando la piel toca un material, el plástico se deforma y altera el campo magnético de las partículas insertadas. Este cambio pasa por una placa de circuito impreso, que comunica la alteración en el campo magnético como fuerza a la inteligencia artificial. De esta manera, los robots podrían “sentir” lo que toca la piel. 

La piel puede identificar toques tan ligeros como los 0.1 newtons ( el peso de una manzana promedio  es equivalente a 1 Newton) y puede monitorear 400 cambios por segundo. 

Por ahora se planea utilizar la tecnología para mejorar los robots que manejan materiales sensibles al tacto, como la fruta. Sin embargo, se espera que tenga un número mayor de aplicaciones, desde manos róboticas hasta zapatos que permitan rastrear cuánto caminan los perros. 

Sin embargo, quizá la aplicación más genial (aunque aún teorica) de esta tecnología sería su uso en el metaverso. Abhinav Gupta, gerente de investigación de Meta AI Research dijo que Re: Skin podría ayudar a darle una “sensación física y háptica al metaverso de la realidad virtual”.  

Por último, vale la pena mencionar el bajo precio del Re:Skin. Se pueden producir 100 unidades por menos de 6 doláres, por lo que podría ser una teconología bastante accesible en el futuro