fbpx

Fenómeno: ¿Por qué necesitas ver la serie Succession de HBO?

¡Ingresa a nuestro post y conoce detalles sobre la serie Succession de HBO, la galardonada producción de Jesse Armstrong!.

Fotograma de la serie 'Sucesión'

Al contrario de las series de acción, violencia y muchos asesinatos, Succession encanta por ser dramática y acaparar un tema bastante polémico en la vida real: la sucesión del poder en una empresa familiar. Foto: YT-HBO

LatinAmerican Post | Melina Menezes

Escucha este artículo


Read in english: HBO Succession: Why do you Need to Watch this Acclaimed Series?

Si quieres sumergirte en una producción al punto de entretenerte sin mirar a las agujas del reloj, ¡te recomendamos que escojas la serie Succession! De hecho, la producción norteamericana centrada en una guerra familiar se ha ganado la preferencia del público al punto de generar su renovación pocos días tras iniciar la tercera temporada. 

Al contrario de las series de acción, violencia y muchos asesinatos, Succession encanta por ser dramática y acaparar un tema bastante polémico en la vida real: la sucesión del poder en una empresa familiar. Sin embargo, no estamos hablando de un simple o pequeño emprendimiento y sí de la gigante WayStar Royco, la quinta mayor empresa de comunicación a nivel global. Un imperio muy rentable que se ha convertido en un imán de ganancia y ambición.

En nuestro LatinAmerican Post, obtendrás información importante acerca de la la serie que ha ganado el protagonismo ante su antecesora Game of Thrones. Por eso, te invitamos a que te pongas cómodo y le dediques algunos minutos a su lectura. ¡No te detengas!

¿De qué se trata?

Creada por Jesse Armstrong, la aclamada serie de HBO para TV y streaming ha conquistado tanto al público como a la crítica desde su primera temporada, lanzada en 2018. 

Durante los 10 primeros episodios, acompañamos a Logan Roy (Brian Cox) comandando WayStar Royco con manos de hierro, lo que ha fomentado que la compañía con sede en Nueva York alcanzara destaque en el escenario mundial generando así la codicia de sus herederos. Como el tiempo no perdona, llega el cumpleaños n°80 del patriarca y, con esto, el momento de seleccionar uno de sus hijos para ocupar su lugar en la presidencia de la compañía viéndose entre: Kendall (Jeremy Strong), el hijo inteligente y ambicioso; Roman (Kieran Culkin), el cínico e irreverente de la prole; Shioban (Sarah Snook) con su áurea femenina elegante y sagaz; y el primogénito, soñador y fuera de la curva, Connor (Alan Ruck)

Es así como se crea una competición entre los hermanos por el poder al punto de promover posturas maliciosas e inescrupulosas, inclusive, a menudo, los personajes se ensucian las manos para entregar los resultados esperados al padre.

Entre discusiones interminables, secretos impronunciables, dinero e intensa ambición, vemos a los miembros de una familia en declive recurrir al sarcasmo para salir con la suya y, finalmente, alcanzar el puesto más alto en la compañía. Todo esto bajo un panorama competitivo condimentado con muchas estrategias políticas, humor ácido, falta de terapia y el toque sensual de Shiv. ¡Menudo caos familiar en pro de desastres y situaciones ridículas!

Sobre la banda sonora, la melodía de Nicholas Brittell (Vice) nos invita a recorrer el tablero de la serie Succession con el afán de intentar descubrir cuál de los pequeños herederos del Sr. Roy es el más indicado para ocupar su lugar en los días actuales. Y es normal que a cada nuevo episodio cambiemos de opinión, en especial, porque emprendemos una relación de amor y odio con cada personaje a raíz de las oscilaciones en sus conductas y comportamientos. 

Como ves, Succession destila misterio y una serie de situaciones como mínimo cuestionables acerca del comportamiento de sus personajes centrales. Pero, ¡no te engañes! Más allá de presentar un excelente reparto de actores en el eje de la trama, la producción cuenta con elementos igualmente interesantes que ayudan a disipar la presión entre los protagonistas -al menos, parcialmente- como Marcia (Hiam Abbass), la esposa de Connor; Greg (Nicholas Braun), un primo lejano y Tom (Matthew Macfadyen), el novio de Shiv.

Lee también: Los estrenos de streaming más esperados para noviembre

¿Vale la pena ver la serie Succession?

No es en vano que Succession se ha posicionado como la poderosa sucesora de la espeluznante y épica Game of Thrones. Incluso, la mezcla exitosa entre un guión magnético, reparto de primera y la atmósfera fría le han rendido premios como el Globo de Oro de Mejor Serie de Drama y de Mejor Actor para su protagonista, Brian Cox. Asimismo, la segunda temporada ha conquistado 7 premios Emmy en 2020, por lo que se ha convertido en la serie más premiada del año, más una razón para verla.

Succession centraliza los defectos en el mundo de los negocios: codicia, sed de poder, falta de escrúpulos y de límites, es decir, un conglomerado de factores negativos que, sumados a sus momentos de comedia ácida, generan sentimientos paradójicos en quienes la siguen. Quizá, esa combinación lejos de ser lo políticamente correcto y de cierto modo, tan familiar, sea lo que nos prende como espectadores y nos hace enojar, reír y emocionar como si hiciéramos parte de esa familia disfuncional.

A lo largo de las dos primeras temporadas, vimos romperse la fachada de familia exitosa dando lugar a un grupo de personas con la misma sangre que se vinculan bajo los dictámenes de la teoría psicoanalítica. Para comprobarlo, basta con poner atención en la relación del patriarca con su clan, las relaciones tienen diferentes tonos. Sin embargo, en todas Logan Ray actúa como el centro de la atención manifestando un aire prepotente típico de quien siempre priorizó los negocios ante la familia. 

En la tercera temporada, al menos en los primeros episodios, hemos visto la continuación de estas relaciones truncadas, llenas de secretos, así como la intensa rivalidad entre los hijos de la familia Roy. Por lo que se agudiza la tensión y los momentos cómicos que acompañaban a las historias ya no son tan frecuentes.

Todo indica que los próximos capítulos de la serie Succession, una de las mejores producciones televisivas norteamericanas de los últimos tiempos, serán colmados de suspenso y controversias.  Al final, ¿quién eliminará las amenazas y dará el checkmate?