fbpx

 Industria del Cannabis en Latinoamérica: de la ilegalidad a la oportunidad

La industria del cannabis en Latinoamérica se ha convertido en una oportunidad de negocios para los países, que por años han sido estigmatizados por la producción de esta planta.

Hojas de cannabis

Muchos están poniendo los ojos sobre esta millonaria industria, que ya está cotizando en la bolsa, y amenaza con un crecimiento extraordinario en los próximos años. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramirez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Cannabis Industry in Latin America: From Illegality To Opportunity

El mercado mundial de la marihuana legal se valoró 9.100 millones de dólares para el 2020 y se estima que tenga una tasa de crecimiento de cerca de un 26,7%  anual del 2021 al 2028, según datos de Grand View Research. Es así como muchos están poniendo los ojos sobre esta millonaria industria, que ya está cotizando en la bolsa, y amenaza con un crecimiento extraordinario en los próximos años.

La demanda de marihuana a nivel mundial está aumentando rápidamente en la medida en que más regiones y países la están legalizando para usos medicinales y recreativos. Los países latinoamericanos tienen en la producción del cannabis una oportunidad de negocio que deben apresurarse por tomar y crear regulaciones que les permitan comercializar y exportar con ventaja competitiva.

Además, es fundamental que también se promueva el desarrollo científico alrededor de los componentes del cannabis, que permitiría la creación de patentes y desarrollo científico, pues de solo impulsarse los cultivos, nuevamente los países latinoamericanos estarían en desventajas frente a los mercados del norte. Canadá se ha convertido en ejemplo en el sector, pues además de ser el segundo país en permitir su uso recreacional, ha preparado a su industria para ser los líderes del mercado internacional. Asimismo, ha establecido impuestos y regulaciones claras para sus empresas, que hoy figuran como las importantes.

La industria del cannabis tiene 3 sectores principales: el medicinal, el industrial y el recreativo. Por lo tanto, del cannabis se pueden derivar cientos de productos y esto genera a toda una industria alrededor de la cadena de valor: materia prima, investigación, logística, transformación y comercio. Con el fin de impulsar el fortalecimiento de la industria y su crecimiento, se ha creado Red Americana de Asociaciones de Cannabis (RedCann) en agosto de este año, en la que están participando Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay , Perú y Uruguay.

¿Qué papel tendrá Colombia en esta industria?

Por las condiciones del país, se estima que Colombia podría ser el líder en la región en la producción y comercialización del cannabis. De hecho, además de Australia, Europa, Reino Unido y Estados Unidos, países como Ecuador, Brasil y Perú han sido identificados por Procolombia como los lugares con mayor potencial de ventas para el país.

De hecho, esta entidad, junto con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la Asociación Colombiana de Industrias del Cannabis Asocolcanna, realizó el pasado 2 de noviembre la primera rueda de negocio, virtual, sobre el cannabis medicinal en Colombia, que dejó un balance de 7,7 millones de dólares, de los cuales 1.2  representan compras inmediatas y 6,5  expectativas de negocios. Se espera que esta cifra sea mayor para el 2022, pues será la primera vez del sector en una Macrorrueda de Negocios de ProColombia, que se realizará del 28 de marzo al 1° de abril. 

Después de la aprobación de la ley 1787 de 2016 que creó el marco de regulación para el acceso a esta planta con fines medicinales y científicos, y las regulaciones que se han ido creando después, la industria del cannabis ha ido creciendo en el país. No obstante, este crecimiento no ha sido tan rápido o fácil para los empresarios, que de hecho han manifestado vacíos en la regulación y pocas oportunidades de financiación, a raíz de la estigmatización del sector. 

Lea también: ¿El plan de infraestructura de Biden beneficiará a los latinos?

El pasado 23 de julio de 2021, el presidente Ivan Duque firmó el Decreto 811 de 2021 que avaló la exportación de la flor seca de cannabis con fines medicinales así como las semillas, el grano, el componente vegetal, derivados del cannabis y productos obtenidos de estos derivados. Asimismo, amplió las vigencias de las licencias del cannabis y abrió las posibilidades para las farmacéuticas de fabricar productos como medicamentos, fitoterapéuticos o preparaciones magistrales para uso nacional.

Rodrigo Arcilla, presidente de Asocolcanna, manifestó que los empresarios de esta industria han sido estigmatizados “Si queremos ser una potencia y jugar el papel que pretendemos jugar a nivel internacional con el cannabis hay que tomar decisiones en materia de cómo garantizar créditos y monetizaciones desde la banca estatal, por lo menos”, aseguró en entrevista con Bloomberg

No obstante, también existe una gran desafío a nivel social, pues se debe aprovechar esta industria para generar nuevos empleos y oportunidades para las comunidades que habitan las zonas del país que históricamente han vivido en situaciones de violencia y exclusión a raíz de los cultivos ilícitos.