fbpx

¿Qué deben hacer Kast y Boric para ganar la presidencia en Chile?

El candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast, y el abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, se enfrentarán el próximo 19 de diciembre en una segunda vuelta.

José Antonio Kast y Gabriel Boric

El ultraderechista José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric lograron quedarse con los dos primeros lugares en las elecciones y alcanzar la tan anhelada segunda vuelta que se realizará el próximo 19 de diciembre. Fotos: TW-joseantoniokast, TW-gabrielboric

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso Álvarez

Escucha este artículo


Read in english: What Must Kast And Boric Do To Win the Presidency In Chile?

El pasado domingo 21 de noviembre Chile vivió una de las elecciones presidenciales más esperadas, polarizadas y politizadas desde el retorno a la democracia, en medio de una pandemia mundial, de un estallido social que todavía sigue generando confrontaciones entre los ciudadanos, de la redacción de una nueva Constitución que espera dejar atrás la Carta Magna realizada durante la dictadura militar y de una inestabilidad política, social y económica que afecta de sobremanera al país sudamericano.

En ese complejo escenario, el ultraderechista José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric lograron quedarse con los dos primeros lugares en las elecciones y alcanzar la tan anhelada segunda vuelta que se realizará el próximo 19 de diciembre. Mientras que Kast lideró las votaciones con un 27,91%, lo que equivale a 1.961.122 votos, Boric lo siguió de cerca logrando un 25,83% de las preferencias, sumando 1.814.809 votos, según los últimos datos arrojados por el Servel (Servicio Electoral de Chile).

Más atrás, quedó en la tercera posición y de manera sorpresiva el economista Franco Parisi, quien con un discurso crítico respecto a "la izquierda y a la derecha" y sin estar radicado en Chile, porque se encuentra en los Estados Unidos, logró realizar una fuerte campaña en las redes sociales, sin pisar el territorio nacional y obteniendo un 12,80% de los votos, los que podrían ser determinantes en la elección del futuro presidente.

Boric y Kast tendrán que moderar sus discursos si quieren ganar

Como se mencionó anteriormente, la votación obtenida por Franco Parisi, del Partido de la Gente, fue importante, y podría ser la que marque la diferencia respecto al candidato que gana del que no lo hará. Es por eso que ambos aspirantes que quieren llegar a La Moneda tendrán que moderar sus discursos y acallar a los detractores que los consideran como extremos y como un peligro a la democracia. También deberán generar consensos con aquellos partidos de los candidatos que quedaron en el camino, pero que representaron prácticamente al 46% del votante que no optó por ninguno de ellos.

Lea también: Nicolás Maduro feliz con aplastante victoria del chavismo

En el caso del candidato del pacto Apruebo Dignididad, que alinea a su partido el Frente Amplio con el Partido Comunista, ya recibió el apoyo del candidato Marco Enríquez-Ominami (obtuvo un 7,61%) y del Partido Socialista, quien en esta primera pasada apoyó a la abanderada de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste. Sin embargo, la actual senadora indicó que serán oposición sea cual sea el escenario final, pero que por ningún motivo apoyarían a José Antonio Kast, por lo que da a entender que estaría dispuesta a apoyar a Gabriel Boric, aunque con matices.

Para José Antonio Kast, el panorama también resulta impredecible, ya que necesitaría la ayuda del candidato del conglomerado de Chile Podemos Más Sebastián Sichel, con el objetivo de que la izquierda no termine venciendo.

Una elección que se definirá por detalles

Algo que sí parece estar claro tras los resultados, es que por primera vez desde 1990 no gobernará ni la centroizquierda (representada en esta oportunidad por Yasna Provoste) ni la centroderecha (liderada por Sebastián Sichel en esta ocasión). Por lo mismo, a ambos candidatos no les basta con convocar a su electorado, ni generar alianzas ni acuerdos con con sus coaliciones más cercanas, sino que deben de apostar por intentar convencer al electorado de Franco Parisi y por movilizar a todas aquellas personas que decidieron no participar de esta votación.

El voto en Chile es voluntario desde las elecciones presidenciales del 2013, lo que explica que en esta oportunidad votaran en total poco más de 7.000.000 de personas, según datos oficiales del Servel y que representa al 47% del padrón electoral, siendo un 53% de las personas que sí podían votar las que no lo hicieron. Estos números son superiores a las elecciones presidenciales del 2017, en donde apenas un 46,7% de los ciudadanos sufragaron; pero es menor al porcentaje alcanzado en la votación por el apruebo o rechazo a una nueva constitución que se llevó a cabo hace poco más de un año, cuando la participación alcanzó el 50,9%.

Según datos de la encuesta nacional Plaza Pública Cadem, que acertó en el pronóstico de quiénes pasaban a la segunda vuelta, tanto Boric como Kast estarían empatando el próximo 19 de diciembre con un 39% de las preferencias para cada uno, llegando la abstención a un 22% (personas que no saben o no responden).

Un detalle a tener en consideración es que José Antonio Kast se hizo fuerte principalmente en las zonas del extremo sur del país, obteniendo de hecho una mayoría en diez de las dieciséis regiones que conforman Chile, en tanto que Boric logró números importantes en la Región Metropolitana y en la Región de Valparaíso, dos zonas amigables para el ex diputado.

En un panorama en donde la incertidumbre reina, las certezas no existen y el país se enfrenta a la elección de dos proyectos y visiones de país diametralmente opuestas, Chile deberá regresar a las urnas en menos de 30 días, para elegir entre dos candidatos que buscarán suceder al actual mandatario, Sebastián Piñera, en la elección más complicada de los últimos treinta años y en donde todo está por definirse.