fbpx

Los planes de Donald Trump para el 2024

Aunque no es oficial, lo más seguro es que el ex presidente sueñe nuevamente con el puesto ejecutivo más importante de Estados Unidos y tengamos una campaña de Donald Trump para el 2024.

Donald Trump

Trump sigue asegurándose el liderazgo de su partido manejando una retroexcavadora que, día tras día, va pavimentando su candidatura para 2024. Foto: Flickr-Gage Skidmore

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Donald Trump's Plans For 2024

El 14 de diciembre de 2020, el candidato por el partido Demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, fue elegido presidente de dicho país por parte del Colegio Electoral, después de que un mes antes los ciudadanos estadounidenses lo eligieran como su Primer mandatario.

Ahora bien, más allá de la ascensión de Biden, muchos de los medios, tanto norteamericanos como del resto del mundo, prefirieron observar la otra cara de la moneda: la derrota del expresidente Donald Trump, quien entonces participaba como presidente-candidato de dichos comicios, en busca de un segundo período en La Casa Blanca.

¿Por qué tanta atención a Trump? Para comenzar, tres días después de las elecciones presidenciales (6 de noviembre), el entonces Jefe de Estado decidió promover una serie de demandas en contra de los resultados, especialmente en estados como Pensilvania, Michigan y Arizona, en donde se creía la victoria republicana era asegurada. Con base en acusaciones (todas sin pruebas) de supuesto fraude por parte de Biden y el partido Demócrata, Trump solicitaba, por medio de sus oficinas en diferentes partes de Estados Unidos, la anulación de las elecciones de 2020.

“Joe Biden no debe proclamarse erróneamente como ganador de la presidencia. Yo también podría decir lo mismo. ¡Los procedimientos políticos apenas empiezan!”, fue la amenaza que hizo Trump el 6 de noviembre por medio de su cuenta de Twitter.

Aún con todo esto, el líder republicano no pudo evitar que el 20 de enero de 2021 Joe Biden se posicionara como presidente de los EE.UU.; aunque los medios de comunicación, políticos y demás expertos tenían algo claro: este no sería el final de Trump. Si el magnate había realizado tantas ‘maromas’ legales para evitar su caída, lo más seguro es que desde ya esté preparando su renacer en las elecciones presidenciales de 2024.

Así lo anunció el ex asesor presidencial de Donald Trump, y hoy mano derecha del ex primer mandatario, Jason Miller, en entrevista con JD Durkin de Cheddar. “¿Cuál es la probabilidad de que el presidente Trump vuelva a presentarse en 2024?”, preguntó Durkin. La respuesta de Miller fue clara y directa: “Yo diría que entre el 99 % y el 100 %. Creo que definitivamente se postulará en 2024 [...]”.

Y es que, aunque no sea el ex presidente, la voz de Miller es la “voz de Dios” en cuanto a temas de Trump se trata. Es la persona más cercana al neoyorkino y por ende considerado como el altavoz de lo que el político, retirado hoy en día, tiene para decir.

Por esto, el simple hecho de que el portavoz de Donald Trump diga que “todos los caminos republicanos llevan a Mar-a-Lago", su casa de descanso en este año sabático que ha decidido tomar, no es una frase que se deba tomar a la ligera.

Lee también: Politics And Religion: What The Meeting Between Biden And Pope Francis Left

Aunque Trump se vea feliz jugando golf en su mansión de 10 mil metros cuadrados, lo cierto es que, tal como lo dicen sus conocidos y como se ha visto en las principales cadenas televisivas de ideología conservadora de Estados Unidos, el multimillonario no deja de lado su carrera política; de hecho, nunca ha dejado de hacer campaña.

Ya sea en Fox News, criticando las políticas migratorias de Joe Biden, o recibiendo a patrocinadores o políticos republicanos en Mar-a-lago, Trump sigue asegurándose el liderazgo de su partido manejando una retroexcavadora que, día tras día, va pavimentando su candidatura para 2024.

No obstante, una buena campaña no es nada sin un buen canal de comunicación por el cual transmitir las ideas, y en el caso de Trump, no tiene solo portavoces audaces sino todo un medio de comunicación en el cual dar a conocer sus ideas. Precisamente este es el objetivo de TRUTH Social, la red social creada y auspiciada por Donald Trump con la que, según sus propias palabras, se combatirá “al consorcio de medios progresistas” y “las compañías ‘Big Tech’ de Silicon Valley”.

Cabe recordar que plataformas como Facebook, YouTube, Instagram o Twitter silenciaron o eliminaron a Trump de la escena social, tema que no gustó mucho entre el líder conservador, por lo que su decisión fue instalar una competencia en vez de ser dominado por estas.

Por otra parte, también hay que observar lo que puede ser el Congreso y las formas en las que los republicanos pueden ‘desbancar’ a los demócratas de su escasa mayoría. Un Congreso liderado por los conservadores podría ser el escenario ideal para una posible llegada de Trump al poder en 2024: un presidente republicano con el apoyo de un parlamento republicano sería un sueño hecho realidad para la derecha en Estados Unidos.

Ahora bien, el poder de Trump se vio en las elecciones de gobernadores que se llevaron a cabo el 2 de noviembre de este año. Dos gobernaciones se encontraban en juego: Nueva Jersey y Virginia, y una tercera, California, en la que se votaba por una posible revocatoria. Al comienzo de las votaciones, todos los puestos estaban ocupados por demócratas; al finalizar, Virginia, uno de los fortines liberales, cambió de manos dejando en el poder a Glenn Youngkin.

Sin embargo, en la victoria de Youngkin fue importante el nombre de Trump: su candidatura se centró en la unión de los ciudadanos republicanos alrededor del ex Presidente y el halo de poder que aún irradia en el país.

Entonces, si un fortín demócrata como Virginia dio vuelta a su tendencia y brindó una excusa de celebración a los republicanos, ¿por qué no pensar en que 2022 las elecciones legislativas serán la cereza en el pastel de los conservadores y la forma de iniciar el regreso de Trump? La política es dinámica y para 2024 el magnate quiere terminar nuevamente en la parte de arriba del poder.