fbpx

Estudio: Infección por COVID-19 durante el embarazo produce cambios inmunes en la madre y el bebé

El equipo de Cleveland Clinic publica hallazgos sobre cómo la infección por COVID-19 durante el embarazo afecta la expresión de diferentes moléculas inflamatorias.

Mujer embarazada

Las madres y los bebés estudiados formaron parte del Estudio de resultados de COVID-19 en parejas madre-hijo, que es una cohorte de observación prospectiva de parejas madre-hijo diagnosticadas con infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo en los Estados Unidos. Foto: Freepik

EurekaAlert | CLEVELAND CLINIC

Escucha este artículo


Read in english: Study Finds COVID-19 Infection During Pregnancy Leads to Distinct Immune Changes in Mother and Babie

En un estudio colaborativo, los investigadores de la Clínica Cleveland buscaron comprender cómo la infección por COVID-19 afecta a las madres embarazadas y a sus hijos. Los resultados fueron pueblicados en Cell Reports Medicine.

En el estudio participaron 93 madres con COVID-19 y 45 de sus bebés que estuvieron expuestos al SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19). Dirigido por Jae Jung, PhD , Director del Centro Global de Investigación de Patógenos y Salud Humana de la Clínica Cleveland, y su colaboradora de la Universidad de California, Los Ángeles, Karin Nielsen-Saines, MD, el equipo de investigación estudió los perfiles inmunes de más de 1400 citocinas y otras proteínas inflamatorias recolectadas de muestras de sangre periférica y de cordón.

"Sabemos que el embarazo aumenta el riesgo materno de COVID-19, pero se sabe relativamente poco sobre las consecuencias a largo plazo de la exposición en el útero para los bebés", dijo el Dr. Jung, quien también preside el Departamento de Biología del Cáncer y dirige el Departamento de Biología de Infecciones. "Es un área que necesita más estudios, ya que en general hay evidencia de que la activación inmunitaria materna durante el embarazo está relacionada con posibles trastornos del desarrollo neurológico a largo plazo en la primera infancia y la edad adulta", explicó el experto.

Lea también: ¿Realmente funciona la vacuna contra la COVID-19 para evitar hospitalizaciones?

Las madres y los bebés analizados formaron parte del "Estudio de resultados de COVID-19 en parejas madre-hijo", que es una cohorte de observación prospectiva de parejas madre-hijo diagnosticadas con infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo en los Estados Unidos .

Los investigadores compararon muestras de sangre materna recolectadas cerca de la detección inicial del SARS-CoV-2 y en diferentes momentos durante el embarazo y el parto. Descubrieron que COVID-19 desregula la respuesta inmune materna, con diferentes firmas inmunes entre las madres con enfermedad asintomática y grave.

En particular, en comparación con la enfermedad leve o moderada, las mujeres embarazadas con COVID-19 grave mostraron significativamente más inflamación y niveles elevados de una proteína llamada IFNL1 (interferón lambda 1) y el receptor al que se une, IFNLR1, que desempeña un papel fundamental en la protección contra virus.

"Este aumento en la señalización del interferón lambda puede ayudar a explicar por qué vemos relativamente poca transmisión directa de COVID-19 entre la madre y el bebé durante el período justo antes o después del nacimiento, lo que llamamos transmisión vertical", explicó Suan-Sin (Jolin) Foo, PhD, investigador asociado en el laboratorio del Dr. Jung y coautor del artículo. "Será necesaria más investigación para determinar si el aumento de la expresión de IFNL1 e IFNLR1 bloquea de hecho la transmisión vertical", explicó el Dr. Foo.

A pesar de la falta de evidencia de una transmisión vertical sólida, los investigadores encontraron que la infección por SARS-CoV-2 altera la inmunidad materna en el momento del parto y que la exposición gestacional al SARS-CoV-2 altera la inmunidad infantil al nacer.

En el momento del parto, las mujeres mostraron niveles desregulados de varias citocinas que están asociadas con complicaciones del embarazo, incluidas MMP7, MDK, ESM1, BGN y CD209. Entre los bebés, la exposición prenatal indujo la expresión de citocinas relacionadas con las células T, que son un tipo de célula inmunitaria involucrada en el reconocimiento y el ataque de antígenos específicos.

La mayoría de los nacimientos dentro de la cohorte fueron sanos, pero hubo una alta incidencia de algunas complicaciones, incluida la preeclampsia y la restricción del crecimiento fetal. Será necesaria más investigación para comprender hasta qué punto los cambios inmunitarios observados están relacionados con estos resultados clínicos.

“Nuestros hallazgos muestran que la infección por COVID-19 durante el embarazo conduce a distintas alteraciones inmunológicas en madres y bebés”, dijo el Dr. Jung, “destacando lo importante que será para el seguimiento a largo plazo después del embarazo detectar y, con suerte, prevenir cualquier imprevisto condiciones de salud a largo plazo relacionadas con la infección prenatal ".

El estudio fue financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud.