fbpx

¿A qué se debe el mal momento del Barcelona?  

El club ocupa hoy el puesto número 7 en la tabla de posiciones, quedó por fuera de la Champions League y el nivel de juego que ha mostrado no permite ver su situación con optimismo el mal momento del Barcelona.

Leo Messi en su despedida del FCBarcelona

El Fútbol Club Barcelona es uno de los equipos más emblemáticos de la Liga española. No obstante, en estos días está atravesando uno de los peores momentos que se han visto en la historia reciente del club. Foto: German Parga - FCBarcelona

LatinAmerican Post | Moises Campos

Escucha este artículo


Read in english: Why is Barcelona Having a Disastrous Season?

El Fútbol Club Barcelona es uno de los equipos más emblemáticos de la Liga española. No obstante, en estos días está atravesando uno de los peores momentos futbolísticos que se hayan visto en la historia reciente del club.

Existe una variedad de razones que puede justificar este mal momento del equipo, una de ellas es la difícil realidad económica del club, la cual ha sido agravada por la pandemia; y las deficiencias de orden técnico que se han reflejado en un esquema de juego poco consistente. Aspectos que se espera corregir con la contratación de Xavi Hernández como nuevo director técnico.

Lo que dicen los números

Hasta la fecha, los números que presenta el Barcelona sirven para reafirmar que el mal momento del equipo azulgrana no es algo pasajero y que aún no se puede avizorar una pronta recuperación para esta situación.

En lo que ha transcurrido de la competencia de Liga, el equipo culé ha sumado 23 puntos de 45 posibles, producto de 6 partidos ganados, 5 empates y las 4 derrotas que ha sufrido. Con este récord, el equipo catalán se ubica ahora en el puesto 7 de la tabla de posiciones a 16 puntos del Real Madrid, actual líder del torneo.

Este mal registro solo puede ser comparado con el que se tuvo hace 18 años, justamente durante la primera temporada de Joan Laporta en la presidencia del club. En esa ocasión, contando con Ronaldinho en plan estelar y con Rijkaard como director técnico, el Barcelona terminó siendo el segundo de la competición.

Lo que ha agravado este oscuro panorama es que el nivel futbolístico del Barsa,no ha sido muy consistente y solo se ha visto destellos de buen juego a ratos. Contra el Espanyol, los culé la pasaron bastante mal en el último tramo de juego. Frente al Villarreal, el equipo blaugrana fue superado en una buena parte del encuentro y ante el Betis, excepto los primeros quince minutos, el fútbol que mostró no fue el más atractivo.

En el momento presente, no es posible que se pueda vislumbrar una solución efectiva en un futuro cercano debido a la dura realidad económica que está viviendo el club sumada a la partida de su estrella Lionel Messi rumbo al Paris Saint- Germain.

La difícil situación económica del equipo

Aunque la caída en los ingresos ocasionada por la pandemia de la COVID-19 ha sido la última estocada a una realidad económica que ya venía en caída libre desde hace varios años, son varias las causas que, desde la época de la anterior directiva (presidida por Bartomeu), ha dado origen a esta situación actual.

Puede decirse que este declive financiero tuvo sus razones en una errada política de fichajes con costos demasiado elevados y cuyos resultados deportivos no fueron los que se esperaban, por ejemplo, los casos de los jugadores Coutinho y Dembélé.

De igual manera, en esa época, la directiva decidió concederle mucho poder a los jugadores quienes lo utilizaron con el fin de obtener salarios cada vez más altos y unas condiciones que se mejoraban continuamente.

El resultado actual es que el Barcelona tiene hoy una deuda a corto plazo difícil de pagar y la cual debe afrontar en los próximos años con unos ingresos que la pandemia ha disminuido considerablemente. Todo esto no deja de ser un problema para la actual directiva del equipo y afecta directamente los resultados deportivos.

Lea también: Lewandowski tendrá que seguir esperando su balón de oro

Xavi, la ilusión y el optimismo

La contratación del exfutbolista ha vuelto a ilusionar al aficionado culé, ya que Xavi  Hernández, no solo se percibe como un estratega de ideas más modernas, sino que su presencia trae a la mente la etapa más gloriosa que ha vivido el equipo culé.

Sin embargo, tras los primeros partidos, se ha visto que este proceso no será tan fácil y que aún se mantienen los problemas tácticos de la etapa de Koeman. Es decir, falta de continuidad en el juego, ausencia de goles y la existencia de lagunas en el área defensiva.

Soluciones para superar el mal momento

Xavi tiene claramente definido el concepto futbolístico que espera implantar con éxito en el Barcelona; el juego de posición, la presión para la rápida recuperación del balón, el enfrentamiento uno contra uno de los extremos y la generación de superioridades en el terreno.

A pesar de contar con esta claridad, no será nada sencillo poner este modelo en práctica con la plantilla de jugadores que tiene actualmente disponibles. Para ello, con seguridad, se necesitará la recuperación de todos los lesionados y conseguir los refuerzos adecuados en el mercado de invierno. Conseguirlos, a pesar del problema financiero, es una de las dificultades que tednrán que superar los directivos.

Las lesiones también han significado otro fuerte golpe a la realidad del Barcelona. En el mejor momento de Ansu Fati, el jugador tuvo una recaída y fue dado de baja desde hace algunas semanas. En el partido contra el Betis, otra pieza relevante en el esquema del técnico como lo es Gavi, tuvo que salir del juego en camilla.

Lo que sí trajo Xavi diferente con respecto a su antecesor holandés es un mensaje mucho más positivo, ya que un estado de ánimo elevado también es importante en el fútbol. Parece que, desde hace cierto tiempo, en el Barcelona no hay mucha felicidad en el ambiente.

Una de las soluciones reales que tiene el equipo, además de no exigirle demasiado a Xavi, es hacer el mejor uso de su cantera de jugadores. El club azulgrana tiene que tratar de resolver esta temporada lo mejor posible y prepararse para la próxima competición, mitigando las consecuencias económicas que dejó la gestión Bartomeu e ir sorteando este mal momento del Barcelona.