fbpx

La inversión en energías renovables en la UE es clave para el conflicto Rusia- Ucrania.

Con el actual conflicto Rusia- Ucrania, la transición a energías renovables en la UE parecen ser un factor muy importante. 

Campo con paneles solares

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

 

Desde hace unas semanas el mundo ha tenido los ojos puestos en Ucrania, país en la Europa Oriental, pues Rusia, su país vecino y al que antes estaba anexado durante la Unión Soviética, ha aumentado las tropas en su frontera en los últimos días. Esto respondería a las intenciones expansionistas que ha demostrado Vladimir Putin, presidente de Rusia, desde la anexión de Crimea que solía pertenecer a Ucrania. 

La situación ha puesto en tensión a Rusia y Occidente. Ucrania, hoy en día más cercana a Europa, se está viendo acorralada por la gigante nuclear, que a su vez exige que la OTAN tenga límites estrictos respecto a las actividades que realice en los países fronterizos con Rusia. 

En medio de este conflicto, la Unión Europea (UE) se ha visto directamente afectada porque su principal fuente de gas proviene de Rusia, por lo que podría enfrentar cortes energéticos en caso de que Moscú decida reaccionar a las sanciones internacionales que se le puedan dar por la situación en Ucrania. Y es que la UE depende en gran medida de esta fuente de energía fósil, ya que supone el 24% de su mix energético y del 90% de su gas, que es importado proviene en su mayoría de Rusia. De hecho, los precios para los contratos futuros de marzo ya aumentaron en un 14%. 

Lee también: Una solución para evitar una guerra en Ucrania

Con esta situación es más que claro que si bien la UE tiene grandes diferencias con la potencia nuclear, sigue dependiendo en gran medida de ella. Para Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, se debe mitigar el riesgo. Esto lo han hecho en el último mes a partir de “mantener contacto con otros proveedores de confianza de gas”. Estados Unidos, Catar, Azerbaiyán, Nigeria o incluso Japón, que ya se ha visto dispuesto a aumentar contratos, son algunos de los candidatos para esto. 

Asimismo, se ha visto a la expansión de la red gasoductos desde que Crimea fue anexada a Rusia preeviendo los cortes de suministro de gas. 

Mirar a las energías renovables

Sin embargo, estas soluciones van en contravía de los acuerdos y promesas que se han hecho por parte de la UE para alcanzar la neutralidad de carbono. Para Frans Timmermans, jefe climático de la UE, la mejor opción que tiene la región es mirar hacia las energías renovables y dejar de depender del gas ruso. La inversión en este tipo de energías sería clave no solo para el conflicto que se vive actualemente, sino sobretodo para cómo pueda este desarrollarse en los próximos años. 

Si Putin tiene un deseo expansionista, Ucrania no será el último país rusofónico que se vea acorralado por la potencia mundial. Todo lo contrario, esto hasta ahora está comenzando, y cuando avance, la UE y occidente deberá tener la oportunidad de tomar medidas sin necesidad de temer algo tan probemático como la pérdida de la energía en toda una región. 

Además, Timmermans tocó un punto importante, la financiación indirecta que está recibiendo Rusia por parte de toda Europa al proveerla de gas. “Si realmente queremos evitar que Putin sea muy rico a largo plazo, debemos invertir en energías renovables y debemos hacerlo rápidamente”, aseguró. Y es que no es un secreto que con esa financiación, el poder económico de Rusia crece, así como sus poibilidades de crecer geográficamente. 

La inversión en las energías renovables es una acción estratégica a nivel de relaciones internacionales en este caso, pero también ayuda a alcanzar algo que la UE ha dicho querer alcanzar en los últimos años: dejar de depender de energías fósiles no renovables y transitar a energías más limpias, de fácil acceso en todos los países. 

Europa tiene en las energías renovables la independencia energética.