fbpx

La ONU llega a un acuerdo global para ponerle fin a los plásticos de un solo uso

Por unanimidad de 175 países se logró el segundo proyecto ambiental más importante después del Acuerdo de París, para poner fin a los plásticos. Un país latinoamericano fue líder en este pacto.

Recolector de basura en una zona con contaminacion de plasticos

Foto: Adobe Stock - tong2530

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: UN Reaches Global Agreement To End Single-use Plastics

Durante décadas el mundo ha tenido que lidiar contra la contaminación que se ha producido por los plásticos de un solo uso. Este material es un derivado del petróleo, que, por su barata producción, es casi imposible de reciclar. Por eso, de todo el plástico que existe hoy en el planeta, sólo el 9% se recicla. Ahora bien, el problema se profundiza cuando se hace un análisis dentro de una línea de tiempo con lo que ha sucedido. Por ejemplo, para el año 1950 había un total de dos millones de toneladas de plástico en la naturaleza. En la actualidad esa cifra a ascendido a los 461,1 millones de toneladas.

De acuerdo con la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos , en un informe reciente, 140 millones de toneladas ya están vertidas en fuentes hídricas como ríos, mares y lagos en todo el mundo. Si pasaran desapercibidos estos hechos, el panorama para el 2040 sería el doble de lo que se está evidenciando hoy. Por fortuna, la ONU por fin ha logrado dar un alivio a esta situación, a través de un acuerdo entre 175 países, que implementará la eliminación de la producción de plástico.

¿De que se trata el acuerdo que pondrá fin al plástico?

¿Qué implica? Básicamente lo que se busca con este avance firmado en Nairobi, Kenia, es que se empiecen a fijar planes concretos y reales para reducir la contaminación del plástico en los ecosistemas naturales. Estos objetivos deben implementarse por medio de un acuerdo jurídicamente vinculante para finales del 2024; cuyo trabajo debe empezar a realizarse desde el segundo semestre de este año.

En una declaración Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), afirmó que este consenso “Es el más importante después del Acuerdo de París en el 2016” y, así mismo, explicó que ratifica también un avance contra el calentamiento global. Para cumplir con las expectativas de este acuerdo es fundamental que haya planes de acción y cooperación entre todos los países para poner fin al problema.

Por lo tanto, mediante la cooperación multilateral fija la necesidad de ofrecerle a las futuras generaciones un planeta libre de este material contaminante. Por otro lado, Andersen también catalogó como un triunfo para el planeta que todos los países hayan estado en acuerdo por unanimidad. Mientras que, para Espen Barth Eide, Ministro de Clima y Medio Ambiente de Noruega y presidente de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente UNEA “Este tratado ha sido robusto para acabar con la contaminación del plástico, no para reducirla”.

Mecanismo financiero para la ejecución del Acuerdo

Dentro de la resolución que se aprobó el pasado miércoles también se estableció de manera categórica que se debe crear un comité financiero para cumplir con las medidas que se desarrollarán a partir del acuerdo firmado. Por esa razón, todos los países se verán comprometidos a aportar a este instrumento jurídico que deberá reflejarse en distintas alternativas que permitan tratar el ciclo de vida de los plásticos.

Esto significa que la atención al tema iría desde los diseños de los productos en las industrias y la utilización de materiales reciclables. Finalmente, esta colaboración internacional tiene que garantizar el acceso a la tecnología en la ejecución de los objetivos. De lo contrario, los planes no serán los deseados.

Escala global del problema de los plásticos y objetivos

Como se mencionó al inicio la cifra actual de residuos sólidos en la naturaleza es aterradora. Una catástrofe ambiental que está relacionada con tres problemas esenciales: calentamiento global, la pérdida de la naturaleza y la contaminación. Por eso, abordar estos puntos es un requerimiento de la humanidad para seguir existiendo. Así que, los siguientes datos dan más claridad de la afectación del plástico a la salud y supervivencia de los seres vivos en la tierra:

  • 800 especies marinas ingieren residuos sólidos contaminantes o se enredan en ellos.
  • Anualmente caen al mar cerca de 11 millones de toneladas de plásticos.
  • La quema abierta de plásticos contamina el aire de manera contundente.
  • Los humanos se ven afectados en su fertilidad, sus hormonas, en el metabolismo y en las funciones neurológicas debido a la contaminación.

No obstante, se prevé que a través de una economía circular es posible:

  • Reducir hasta un 80% la cantidad de plástico que cae al mar para 2040.
  • Reducir en 55% la producción de plástico virgen.
  • Promover a los gobiernos del mundo un ahorro de 70.000 millones de dólares en los próximos 18 años.
  • Mitigar en un 25% las emisiones de gases contaminantes en la atmósfera.
  • La creación de unos 700.000 empleos en los países del sur del planeta.

Papel de Latinoamérica en este avance ambiental

Perú fue uno de los países líderes en este acontecimiento histórico del mundo contra el plástico puesto que el Ministro de Ambiente de ese país hizo énfasis en temas de justicia ambiental y economía circular para reducir todos los problemas derivados de la contaminación en la sociedad y los ecosistemas naturales. De este modo, Mariano Castro viceministro de Gestión Ambiental del Ministerio de Ambiente de Perú dijo: “Agradecemos el apoyo recibido. Impulsaremos un nuevo acuerdo que prevenga y reduzca la contaminación por plástico, que promueva la economía circular, que aborde el ciclo de vida completo de plásticos y reduzca la informalidad".

Lea también: Las propuestas medioambientales de los candidatos a la Presidencia de Colombia

Lo anterior marca un referente a nivel internacional de la voluntad que tiene el país suramericano por la situación que vive la tierra. Hay que recordar que esta nación sufrió el pasado 15 de enero un derrame de once mil barriles de petróleo que dejó una gran afectación a nivel social y ambiental. Dentro de ese contexto fueron once mil hectáreas contaminadas y un daño sin precedentes en la biodiversidad que la compone. Además del daño económico que sufrieron algunas comunidades por la afectación en los recursos marinos.