fbpx

¿Perderá el dólar su posición en la economía global?

La estrategia rusa y el comportamiento del dólar hacen preguntarse si la moneda estadounidense tiene asegurada su hegemonía en la economía mundial.

Dólar y Runminbi

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Will the Dollar Lose its Position in the Global Economy?

El conflicto entre Ucrania y Rusia ha tenido un impacto en la economía global, no sólo en los mercados y las transacciones, sino también porque ha motivado una discusión sobre el papel del dólar como la principal moneda en el mundo. Las acciones “defensivas” de Rusia hacia las sanciones, las posibles alternativas que tiene China y la devaluación del dólar plantean una nueva configuración global a nivel monetario.

El dólar frente al conflicto ruso-ucraniano

El dólar se ha convertido en una de las cartas de Estados Unidos para presionar a Rusia en el conflicto que sostiene con Ucrania. Rusia sigue haciendo uso del dólar para sus transacciones principales, entre ellas la venta de gas principalmente a Europa. Sin embargo, frente a las crecientes sanciones ha decidido solicitar el pago de los combustibles en rublos, medida que el gobierno de Estados Unidos ha calificado como “terrorismo”. La industria rusa apenas comenzará a sentir el peso de las sanciones estadounidenses, por lo que las acciones del gobierno ruso serán cruciales para evitar que la economía se hunda rápidamente. Hasta hoy, la economía rusa se ha mantenido a flote gracias al gas y al petróleo que continúan con precios altos, además del férreo control de las autoridades financieras del país.

Las reservas en dólares

En la lista de los primeros diez países que tienen más reservas internacionales en dólares se encuentran China, India y Rusia. Tres de los países que han buscado reducir su dependencia del dólar. Las sanciones a China durante el gobierno de Donald Trump y las que acumula Rusia desde la anexión de Crimea en 2014 han acelerado la intención de estos países de depender menos de la moneda estadounidense. No es una acción que se pueda llevar de la noche a la mañana, China es una de las mayores potencias exportadoras, por lo que el uso de la divisa estadounidense aún es parte estratégica de su comercio, sus reservas se han mantenido estables desde 2020 con 3.2 billones de dólares en promedio, según datos del Banco Mundial.

Para Rusia la historia no es la mejor, el panorama frente al conflicto está ligado a las sanciones. El Tesoro estadounidense ha bloqueado los pagos de deuda soberana rusa a través de sus cuentas congeladas, lo que podría ocasionar que el país caiga en mora. Entre los activos congelados en Estados Unidos y el Reino Unido la cifra suma unos $650 mil millones de dólares que Rusia necesitará y que deberá cubrir con los dólares que tenga en su poder. Los Estados Unidos utilizan así el poder de su moneda para presionar a los rusos.

También puedes leer: ¿Qué beneficios económicos traerá el nuevo aeropuerto de México?

La alternativa de Rusia, China e India

Mientras el gobierno de Estados Unidos imprimió más dólares para hacer frente a la pandemia, con una recuperación lenta y una creciente inflación, al otro lado del mundo China iniciaba una potente recuperación. En un escenario que parecía difícil Rusia invadió Ucrania no sin antes prepararse para las sanciones que evidentemente vendrían con ello. 2014 fue un buen laboratorio, China e India han aumentado su comercio con Rusia, la oportunidad que han dejado las empresas occidentales que se retiran es única, con el agregado de que las transacciones pueden fortalecer al rublo y al renminbi al evitar el uso del dólar.

El crecimiento del yuan como moneda de reserva, el intercambio comercial entre Rusia, China, India y varios de sus vecinos ayudaría a evitar las sanciones de occidente sobre los rusos. Sin embargo, como señala el investigador Miguel Otero Iglesias del Real Instituto Elcano de España, la “guerra de sanciones” se puede convertir en una carrera de resistencia entre Europa y Rusia, donde la economía rusa que considera cerrada lleva una ventaja al depender menos del exterior y contar con un socio estratégico en China. Incluso señala que la industria rusa ha comenzado a cubrir lo que la industria exterior por el momento no puede. Así, Rusia buscará sobrevivir con sus reservas y el control de su economía, aunque la pérdida del poder adquisitivo y el empobrecimiento de la población podrían no resistir tanto tiempo.

¿Un futuro sin dólar?

El dólar se encuentra en un proceso largo de devaluación, China y Rusia, principalmente, buscan alternativas en términos monetarios para depender menos del manejo de la moneda estadounidense. Sin embargo el panorama aún está lejos de ser lapidario para esta divisa. Pese a ello, otros mecanismos han llegado para quedarse, aunque lejos aún de desplazar al dólar. Los minerales como el oro son finitos, de acuerdo con el World Gold Council se han minado cerca de 205 mil toneladas de oro en la historia, el 17% de ese total es el que forma parte de las reservas nacionales, es decir, 34 mil toneladas. Según el Consejo quedan por extraer unas 50 mil toneladas en el mundo. Hace tiempo que el patrón oro fue abandonado y pese a que el mineral no pierde su valor, es difícil retornar a ese sistema frente al del dólar más allá de usarlo como reserva.

En cambio, una de las apuestas más competitivas son las criptomonedas, monedas digitales que tienen entre sus principales objetivos no depender del sistema basado en el dólar, de los bancos centrales o de las autoridades de ningún país. Su principal activo es el uso de la tecnología que las hace infalibles contra ataques, fraudes y especulación evitando así los problemas tradicionales asociados a las monedas tradicionales. Aún así, las criptomonedas aún están lejos de sustituir al dólar, aún tienen un largo camino antes de representar una amenaza.