fbpx

¿Cómo ha cambiado la demografía con la COVID-19?

Con más de 6 millones de muertes por la COVID-19 y el impacto de la crisis en los sistemas sanitarios, la pandemia ha generado cambios en la demografía mundial.

Gente caminando por una calle

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: How Have Demographics Changed with COVID-19?

La crisis sanitaria y económica ocasionada por la pandemia de coronavirus ha creado grandes desafíos para la humanidad. Aunque con el avance de la vacunación, el Covid-19 cada vez genera menos muertes, hoy es preciso analizar cómo ha cambiado la demografía mundial por los fallecimientos causados por esta enfermedad. De hecho, la Organización Mundial de la Salud estima que las muertes reales son dos o tres veces superiores a las reportadas, que hoy están alrededor de 6'210,719.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, realizó un informe a finales del 2021 en el que señaló que "la mortalidad por COVID-19 ha impactado de manera significativa los países de América Latina y Caribe. La región tiene 32,1% del total de defunciones por COVID-19 reportadas en el mundo siendo que su población representa apenas 8,4% de la población mundial". Además, la mortalidad y el riesgo de contagio ha sido mayor para las poblaciones vulnerables, por sus condiciones socioeconómicas desfavorables y de hacinamiento.

Tras la pandemia, dichas condiciones desfavorables han aumentado en la mayoría de los países, con un crecimiento de la pobreza y la desigualdad. La CEPAL estima que para 2021 la pobreza extrema aumentó de 81 a 86 millones en América Latina. Estos factores actúan como una bola de nieve, que se asocian al desarrollo de enfermedades por el deterioro de la calidad de vida.

Asimismo, durante la pandemia se presentaron situaciones preocupantes en cuanto al acceso a métodos anticonceptivos en los países de ingresos bajos y medios. El Fondo de Población de las Naciones Unidas reportó cerca de 12 millones de mujeres no pudieron acceder a los servicios de planificación familiar como resultado de la pandemia. De esta forma, es posible que se hayan producido hasta 2,7 millones de embarazos no deseados.

También te puede interesar: ¿Cómo proteger la piel ante el cambio climático?

Por otra parte, los países europeos donde más muertes ha ocasionado la COVID-19, de forma proporcional con su población, han sido Polonia, Italia y España. Una investigación publicada en la Revista Panorama Social, indica que en España los cambios en la cantidad de migrantes y en los fallecimientos de la población de mayor edad fueron coyunturales. Sin embargo, parece que la pandemia ha reforzado la tendencia a la baja en la natalidad, que caracteriza a la mayoría de los países europeos. "Ha prevalecido el peso asfixiante de un futuro incierto sobre las decisiones de maternidad, desplomando una fecundidad ya muy baja, a la que se suma la anulación de bodas y la consiguiente continuación del descenso de la nupcialidad", indicó la investigación.

Una publicación del Journal of Population Ageing concluye que es probable que esta pandemia no traiga un baby booming, como ha sucedido con otras, sino que va a estar más marcada por "una importante recesión económica que fue estimulada por la respuesta de salud pública: es probable que la pérdida de empleo y hogar, y la ansiedad y el miedo por el futuro enmarquen la perspectiva de muchos jóvenes de hoy".

La pandemia empeoró la situación de otras enfermedades

Durante los últimos años, y especialmente en los momentos más críticos de la pandemia, los esfuerzos sanitarios se focalizaron en la atención de los enfermos contagiados con el SARS-CoV-2. Esto ocasionó que muchos pacientes de otras enfermedades fueran descuidados, así como se dejaron de hacer diagnósticos tempranos de otras enfermedades.

Solo por poner un ejemplo, de acuerdo con información de la Organización Panamericana de la Salud, se estima que las muertes anuales por tuberculosis aumentaron en 3.000 fallecidos, durante el 2020 debido a la interrupción de los servicios esenciales. Esto significó que fuera la primera vez en una década que las muertes por tuberculosis aumentaran, en lugar de disminuir, en América Latina.

No obstante, el impacto de la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus no solo tiene una afectación en el número de muertes relacionadas con la enfermedad, el aumento de nacimientos por la falta de acceso a planificación familiar o el descuido de otras enfermedades. El impacto de la pandemia tendrá efectos a mediano y largo plazo que también afectarán la composición de la población mundial, como el aumento de la pobreza y de la desigualdad, o la profundización de ciertos problemas medioambientales. Estos también fomentarán un aumento en los flujos migratorios, en la búsqueda de mejores oportunidades.