fbpx

"Mr. Morale and the Big Steppers": el triunfal retorno de Kendrick Lamar

El rapero estadounidense, Kendrick Lamar, regresa a la escena tras cinco años sin lanzar un proyecto en solitario. Su nuevo álbum, "Mr. Morale and the Big Steppers", ha vuelto a causar impacto en la cultura musical.

Portada del disco

Foto: IG-Kendrick Lamar

LatinAmerican Post | Pablo Arrivillaga

Escucha este artículo


Read in english: "Mr. Morale and the Big Steppers": the Triumphant Return of Kendrick Lamar

Tras 1855 días después de su último lanzamiento en solitario, el rapero Kendrick Lamar presentó su nuevo proyecto. Con este, da cierre a su paso en la disquera Top Dawg Entertainment, tras diecisiete años en los que produjo los cinco álbumes que elevaron al artista de Compton, California, al punto de convertirlo en una leyenda del género. “Mr. Morale and the Big Steppers” salió al mercado como un álbum doble conformado por nueve temas en cada disco. No obstante, cabe destacar que el álbum solo ha sido publicado en plataformas de difusión digital y no se ha lanzado al mercado en formato físico.

La especulación sobre un nuevo álbum de Lamar había rondado por años después de su último trabajo publicado en 2017, llamado “DAMN”, el cual le valió para hacerse con el Premio Pulitzer. Esto debido a que a través de su música, con una confección detallada y líricas complejas, Lamar se ha convertido en la voz de una generación y ha sido un estandarte para el movimiento Black Lives Matter. "DAMN" le dio seguimiento a sus dos grabaciones previas que también fueron un éxito rotundo: “To Pimp a Butterfly”, lanzado en 2015; y “Good Kid, Maad City”, que vio la luz en 2012.

Trasfondo del álbum

Kendrick Lamar desapareció de la escena después de su último álbum, el cual dejó sensaciones muy gratas en el mundo musical. Alabado por críticos y aficionados, K-Dot, como también es conocido, se tomó un descanso de su música en solitario y se dedicó a colaborar con otros artistas. Tal es el caso del álbum recopilatorio para la película Black Panther, el cual fue producido por el rapero y fue uno de los puntos altos del largometraje de Marvel Studios en 2018.

Fue en agosto del 2021 cuando el rapero se volvió a hacer viral tras publicar en sus redes sociales el vínculo a un sitio web llamado oklama.com en el cual hacía de conocimiento público el proceso de producción de su nuevo álbum.

Con su más reciente aparición en el ojo público, el espectáculo del Super Tazón en febrero, junto a su mentor Dr. Dre y otros raperos de renombre como Eminem, 50 Cent, Snoop Dogg y la cantante Mary J. Blige, se esperaba que Kendrick lanzara su nuevo álbum de larga duración en meses posteriores para anunciar su regreso a la escena del rap.

El 18 de abril de 2022, en el sitio de Oklama, Lamar anunciaba el nombre del álbum y la fecha oficial de lanzamiento. Y el domingo 8 de mayo, previo a la fecha de publicación del proyecto completo, lanzó el sencillo “The Heart Part 5” junto a un video musical en el que su rostro se transforma en diversas celebridades afroamericanas que han causado polémica como Kanye West, Will Smith, OJ Simpson, Jussie Smollett y el fallecido Nipsey Hussle. Tanto el video como la letra de la canción causaron un brutal impacto y aumentaron el voltaje. El deseo por escuchar la nueva propuesta del galardonado rapero estaba por los cielos.

Lee también: Reseña "Un verano sin ti": ¡Bad Bunny lo hizo de nuevo!

El efecto “K-Dot”

Una vez publicado oficialmente el 13 de mayo de 2022, el álbum se convirtió en un éxito definitivo. Tanto los aficionados del rapero como la crítica especializada aprobó con creces el doble álbum. Con colaboraciones en la producción de talentosos artistas y con colaboraciones en lírica de raperos y cantantes, tanto populares como en vías de ascenso, los dieciocho temas están enriquecidos por el talento en la producción y las ingeniosas letras de Lamar que exploran diferentes temas relacionados a la cultura afroamericana y problemas contemporáneos.

“Mr. Morale and the Big Steppers” mezcla el fino hip hop de la Costa Oeste con el funk y el jazz, otros géneros que Lamar ya había incorporado en sus proyectos anteriores con buenos frutos. Al igual que en todos sus trabajos, Kendrick se hace notar con sus letras controversiales y hace énfasis en problemas personales con los que ha lidiado en años recientes. Conocido por ser una de las voces emblemáticas de la cultura afroamericana, Lamar vuelve a expresar el temor constante al que está sometida su generación en los Estados Unidos, país que él abiertamente ha llamado racista.

Kendrick expresa en sus letras los problemas que le ha traído la riqueza y la fama, teniendo que someterse a terapia y sufriendo para poder crear música en años recientes, haciendo alusión a un bloqueo mental que le negó la confección de nuevos temas antes de poder realizar el álbum. En la canción “N-95”, Lamar critica a las diversas reacciones provocadas por la pandemia del Covid-19. En “We Cry Together”, junto a la actriz Taylour Page, ambos sostienen una acalorada discusión por seis minutos representando a una pareja con problemas.

Además, la canción “Auntie Diaries”, quizás la más profunda del álbum, narra la historia de su tía y su primo pertenecientes a la comunidad LGBTQ y los problemas que atraviesan al ser juzgados por la sociedad y la iglesia. A la vez, aprovecha para criticarse a sí mismo por una polémica situación ocurrida en un concierto en 2018 cuando Lamar permitió a una aficionada blanca cantar junto a él en el escenario. Al escuchar que esta utilizaba la palabra “negro”, la cual no es aceptada por afroamericanos cuando proviene de personas caucásicas, Lamar le pidió que censurara la palabra al cantar junto a él, un acto que causó fuertes críticas al artista.

El álbum fue un éxito comercial desde el mismo día de su lanzamiento cuando sobrepasó los 60 millones de reproducciones en Apple Music, fijando el mejor récord para un disco nuevo en la plataforma. Además, se reportaron caídas en otras plataformas al intentar reproducir el álbum.

Otras celebridades aplaudieron el trabajo del rapero, quien nuevamente deja la vara en alto tanto para la competencia como para sí mismo.