fbpx

Música en formato físico: ¿un éxito renovado o apunto de desaparecer?

La música en formato físico está lejos de extinguirse. Con ventas de álbumes en vinilo y en CD en constante aumento, el futuro del negocio promete ser brillante.

Discos compactos en una tienda

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Pablo Arrivillaga

Escucha este artículo


Read in english: Music in Physical Format: A Renewed Success or is Going to Disappear?

Con el paso de los años, la música se ha adaptado a los diversos avances tecnológicos que han permitido que el acceso sea fácil y asequible para todas las personas. La música hoy en día está al alcance de la mano para todos con tan solo acceder a una plataforma de música en “streaming”. Estas no necesitan de una suscripción para reproducir la música de los artistas de su preferencia (aunque algunas plantean ciertas limitaciones al no tener una suscripción pagada) y pueden escucharse en cualquier lugar del mundo.

No obstante, hay aficionados a la música que no dejan morir al formato en físico y si bien existen artistas que promueven la protección ambiental y han dejado de producir sus álbumes en copias palpables, el mercado del vinilo, el CD y el casete siguen vivos y no parecen dar tregua entre los coleccionistas a la vieja usanza.

Lejos de quedar en el olvido

Los denominados “audiófilos” sostienen la discusión constante sobre cuál formato musical es el que mejor calidad de sonido ofrece y todo parece apuntar al vinilo y el disco compacto (CD) y por lo general, se considera que es el primero el que mejores resultados ofrece. Sin embargo, la ventaja que hace que el CD se mantenga como líder en ventas en formato físico es por los precios que son considerablemente más bajos que los del LP y la facilidad para poder reproducir los discos sin necesidad de un sistema de audio costoso.

Las crecientes ventas no han pasado desapercibidas y en vez de que se empiecen a considerar como formatos en vías de extinción, se comienza a observar un futuro brillante para la música en formato palpable. Esto debido al anuncio del productor T Bone Burnett, quien ha exhibido un nuevo formato musical que será lanzado al mercado en un futuro cercano y que promete superar al CD y al vinilo en cuanto a calidad de sonido de refiere.

Burnett declaró que, el llamado Ionic Originals, “cuenta con una calidad de audio basada en tecnología analógica superior a la de los otros formatos”. En la presentación, se ha podido observar que este será un disco similar al vinilo, pero de menor tamaño y hecho a base de laca y aluminio. El productor ha manifestado con mucho énfasis en la superioridad auditiva que supondrá su creación.

El productor añadió que ha trabajado en canciones de Bob Dylan como uno de los pilares del Ionic Originals, aunque no ha anunciado una fecha oficial o estimada para el lanzamiento de estos discos que supondrán el futuro de la música en formato físico.

Lee también: "Mr. Morale and the Big Steppers": el triunfal retorno de Kendrick Lamar

El renovado éxito del vinilo

Las tiendas de música han ido desapareciendo gradualmente en las ciudades latinoamericanas. No obstante, existen algunas que logran hacerle frente al paso del tiempo y esto se debe a los coleccionistas que siguen prefiriendo la adquisición de sus álbumes preferidos en formato físico.  

El 2021 supuso un año de éxito rotundo para el vinilo, el clásico formato que ha ido mejorando sus ventas gradualmente en años recientes pese al avance de las plataformas como Spotify, Apple Music, YouTube Music, entre otras.

La Industria Fonográfica Británica reportó que, en 2021, las ventas de música en acetato superaron los cinco millones de unidades, un aumento del 8% en comparativa con el año anterior. Además, se señala que la compra de álbumes en vinilo representa entre el 20% Y 25% de ventas de música en todo tipo de formato.

Los álbumes más vendidos de 2021 fueron “Voyage” de la banda sueca ABBA, su primer proyecto en conjunto desde su disolución en 1982. También el álbum “30” de Adele figuró entre los más solicitados del año, misma artista que solicitó el cambio de modalidad de reproducción de los álbumes en la plataforma Spotify, sustituyendo el botón de “aleatorio” por el de “reproducir” con la finalidad de que los oyentes escucharan el disco en el orden que la cantante había definido para cada canción.