fbpx

Opinión: Elecciones presidenciales Colombia: Las cuentas de Gustavo Petro y Rodolfo Hernández

La segunda vuelta en Colombia el panorama no está tan claro como muchos creen. Esta es la ruta que ahora emprenden Gustavo Petro y Rodolfo Hernández para ganar las elecciones presidenciales en Colombia.

Gustavo Petro y Rodolfo Hernández

Foto: LatinAmerican Post

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: Presidential Elections Colombia: The accounts of Gustavo Petro and Rodolfo Hernández

La primera vuelta dejó dos grandes ganadores en las elecciones en Colombia: Gustavo Petro y Rodolfo Hernández. Y a pesar de que ningún político logró sacar más del 50% de los votos, ambos pasaron a segunda vuelta. Con una mayoría simple (el que tenga más votos) alguno de los 2 será el nuevo presidente de Colombia.

Sin embargo, el hecho de que Gustavo Petro haya quedado con 41% de los votos y Rodolfo Hernández con el 28%, significa que aún hay camino para andar de ambos candidatos. A pesar de que muchos ya dan como ganador al ingeniero, la carrera electoral es muy compleja y ambos deberán cuidar cada voto y cada palabra que formulan en el último tramo de la campaña. La más reciente encuesta da un empate técnico entre ambos.

Lee también: Galería: Gustavo Petro y Rodolfo Hernández pasan a segunda vuelta de las elecciones en Colombia

Estas son las cuentas que tienen que hacer para que ambos candidatos ganen las elecciones del próximo 19 de junio:

El camino de Rodolfo Hernández para ser presidente

Actualmente, Rodolfo Hernández llega con 28,15% de los votos en primera vuelta. Para asegurar un triunfo seguro, necesitaría una mayoría simple. 

Si la política fuera simple matemática, a los 5 '953.209 de votos de Rodolfo en primera vuelta, se le deberían sumar todos los votos anti-Petro. Esto significa: los 5 '058.010 votos de Federico Gutiérrez, los 274.250 votos de John Milton Rodríguez y los 50.539 de Enrique Gómez. Esto le daría a Rodolfo, en teoría, el 53,58% si sale la misma gente a votar.

Adicionalmente, el ingeniero tiene también la posibilidad de atraer cierta cantidad de votos de los 888.585 de Sergio Fajardo y también a los indecisos o los que no votaron en primera porque los favoritos eran Petro y Gutiérrez. Esto ocurre porque Rodolfo Hernández es todavía un candidato que muchos desconocen y que, igualmente, pocos rechazan. Caso completamente opuesto a Gustavo Petro.

¿Cuál es el problema de esta visión? Que la política electoral es todo, menos matemática exacta.  Acá, 1+1 no da 2, puede dar 3 o 0. Significa que ahora que entran en contienda solo Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, el exalcalde de Bucaramanga deberá mantener todos estos votos. Su electorado es reciente y puede que del mismo 28% de la gente que lo apoyó en primera vuelta, varios terminen reconsiderando su voto luego de que ahora el ingeniero ha salido como candidato para la segunda vuelta. 

Es por esto que la campaña de Hernández espera exponer al candidato lo menos posible. Esto significa, no participar en debates (la misma estrategia que en su momento emplearon Petro en primera vuelta, Iván Duque en 2018 y muchos otros políticos en el panorama colombiano). Entre Rodolfo menos hable y menos se comprometa en temas divisorios, podrá mantener gran parte de su electorado. Deberá hacer malabares para no perder los votos de derecha que llegan ni los votos de centro que lo apoyaron, y que temen coqueteos con el uribismo.

También ha sabido jugar la carta anti-Uribe. Sabiendo que por naturaleza, la mayoría de los votos de Federico Gutiérrez prefieren votar por Rodolfo que por Petro, el ingeniero ha sido claro en rechazar al uribismo abiertamente. La mayoría de los seguidores del expresidente colombiano igual lo apoyarán. Si el santandereano recibe abiertamente al uribismo, muchos de sus votos en primera vuelta saldrían asustados y podrían llegar a Petro, el voto en blanco o la abstención.

El camino de Gustavo Petro

El senador colombiano y exalcalde de Bogotá se enfrenta a un panorama que no había afrontado en esta campaña: ir en segundo lugar de intención de voto. En la primera vuelta, consiguió una votación histórica: 8 '527.768 votos, siendo la votación más alta de un candidato de izquierda en Colombia. Sin embargo, toda su campaña fue planeada para competir (en el peor de los casos) contra Federico Gutiérrez y el uribismo en segunda vuelta. Ahora que su oponente es Rodolfo Hernández, el panorama es diferente.

Los votos que tiene Petro son el 40,32% de la primera vuelta y si hacemos matemáticas, solo necesitaría (aproximadamente) 10 '709.316 para conseguir el 50% + 1 voto de la primera vuelta. Esto significa: 2 '181.548 votos adicionales. Las matemáticas simples, en teoría, no le dan. Si logra adicionar el total de la votación de Sergio Fajardo (888.585 votos), llegaría tan solo al 44,52%. No le alcanzaría para lograr la victoria el 19 de junio.

Para fortuna de Petro, la política no es matemática exacta y a pesar de que seguramente no absorberá la totalidad de los votos de Fajardo, el político de Ciénaga de Oro tiene otras cuentas.
Una posibilidad es sacarle votos a Rodolfo. Esto lo logrará en debates o entrevistas, ya que el izquierdista ha demostrado mucha más elocuencia que el santandereano. Acentuar los errores recientes de Hernández y su narrativa machista y xenófoba puede ser su estrategia. Igualmente, ahora Hernández enfrenta una investigación por corrupción y esto podrá influenciar en el voto que Rodolfo no tiene asegurado.

Aunque parezca raro, ya en Santander (bastión de Rodolfo en donde fue alcalde de la capital, Bucaramanga), varios políticos que los apoyaron en primera, se han retractado y anunciaron que apoyarán al candidato del Pacto Histórico en segunda. Y cada voto que gane Petro de Rodolfo, vale doble.

Ahora, por más alejado que esté Federico Gutiérrez de Gustavo Petro, a Fico lo apoyaron varios grupos y partidos: desde los uribistas y la extrema derecha, a partidos tradicionales cercanos a la centro derecha. Igualmente, hubo varios clanes políticos que seguramente movieron influencias y dinero para apoyar al exalcalde de Medellín. La duda ahora es: ¿sin Fico en competencia, todos los votos de clanes y partidos políticos se irán con Rodolfo? Yo tengo mis dudas, y más cuando Petro ha sido más cercano a César Gaviria (presidente del Partido Liberal) que Rodolfo.

Adicionalmente, está el elefante blanco... y muy blanco. Los que no votaron en primera vuelta. El Santo Grial de la política colombiana. En un país donde el voto no es obligatorio y la abstención es de casi la mitad (45,09% en las pasadas elecciones), estos cerca de 20 millones de votos son el deseo de todo político. Hay votantes en potencia para ambos candidatos y pueden cambiar cualquier elección. El problema es que todos los políticos han querido capturar ese grupo de votantes, pero los números demuestran que todos han fallado.

Esta segunda vuelta está abierta. Rodolfo parte de favorito, pero el camino es largo y todo puede pasar. Cualquier alianza, comentario, contradicción o escándalo, puede acabar con las aspiraciones de cualquier candidato.