fbpx

La NFL 2022 será una batalla de quarterbacks

Tom Brady cambió de opinión y volvió a los campos, Pat Mahomes ahora tendrá como rival de división a Russell Wilson, Deshawn Watson firmó con Cleveland, pero su futuro es incierto, mientras Aaron Rodgers seguirá siendo el puntal de Green Bay.

Jugadores de la NFL en el campo de juego

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: NFL 2022 Will be a Battle of Quarterbacks

Los de siempre, los consolidados, los de la nueva generación y los del futuro, en esas categorías bien podrían clasificarse los quarterbacks que estarán en la próxima temporada de la NFL, que arranca en septiembre con Los Ángeles Rams defendiendo su título en un circuito que, como ha sido en los años recientes, promete mucha paridad.

En medio de una pretemporada que ya vio celebrar su draft correspondiente y que sigue experimentando cambios de piezas, incluidos muchos mariscales de campo, la noticia más importante hasta la fecha es que Tom Brady reconsideró su anuncio inicial de retiro y jugará un año más con Tampa Bay Buccaneers.

Lee también: ¿Cómo han protestado las ligas deportivas por la violencia armada en Estados Unidos?

Además, la División Oeste de la Conferencia Americana pinta para ser la más competitiva de todas pues además del estelar Pat Mahomes y el talentoso Justin Herbert ahora se suma el experimentado Russell Wilson, quien dejó atrás su gloriosa etapa con Seattle Seahawks para uniformarse con Denver Broncos. Sin duda alguna de los 15 a 20 quarterbacks de mayor calidad.

Los de siempre

Brady, siempre Brady. Tras el histórico Super Bowl conquistado en 2021, los Tampa Bay Buccaneers se quedaron en semifinales de conferencia en 2022 ante el, a la postre, campeón Los Ángeles Rams, y pocas horas después, el legendario mariscal de campo anunció su retiro. La decisión dejaba un vacío y un grave problema en el equipo.

Solo mes y medio después, Brady reconsideró y manifestó que cumpliría su último año de contrato. Es el mejor de la historia y aunque en la actualidad puede haber muchos colegas en mejor nivel, su sola presencia repotencia a cualquier franquicia y a la liga.

Su generación se mantendrá activa y sin grandes cambios pues Aaron Rodgers renovó contrato con Green Bay Packers y desde ya se avizora una tercera temporada con números de Más Valioso, como los consiguió en 2020 y 2021, en una división norte de la Nacional en la que su equipo no parece tener rival.

La única modificación importante en esta categoría es la de Wilson, quien no solo deja al club de sus amores, Seattle, sino que cambia de Conferencia en la recta final de su carrera para ser el mariscal de campo de uno de los equipos con mayor fanaticada en el mundo, los Denver Broncos, y además para jugar en la que posiblemente sea la mejor división del circuito.

Para muchos entendidos, el más veterano de todos, Matt Ryan, ya tiene poco que decir, pero el hecho de que ahora juegue en un equipo con ansias de revancha como Indianápolis Colts le puede revitalizar y dar un nuevo aire.

Los consolidados

El primero en esta lista es Dak Prescott, el principal referente de Dallas Cowboys, que parece ya librado de las lesiones del pasado y que viene de una muy buena campaña pese a que se quedaron en primera ronda de playoffs. Prescott es intenso y juega con fuerza, pero aún se le reclama carácter en los juegos claves, y en esta 2022-23 tiene una nueva oportunidad.

Pat Mahomes es considerado por muchos el mejor quarterback de la liga desde hace dos temporadas. No obstante, su capacidad para salirse de sus marcadores y avanzar en terrestre han sido bloqueadas en los juegos decisivos y se ha quedado corto, por lo que esta temporada también pinta para revancha. Desde el inicio, tendrá una dura rivalidad en la división con Herbert, Wilson y Dereck Carr. Ya no tendrá a Tyrek Hill, su socio predilecto y eso lo obligará a mostrar todo su potencial.

Los otros de esta lista, aunque jóvenes, ya se puede decir que están consolidados como figuras de sus equipos, son ellos Josh Allen, que tendrá un Buffalo Bills repotenciado para pelear seriamente por el título de la Conferencia Americana y Lamar Jackson, otro que busca desquite tras una pésima campaña 2021 en la que pasó muchas semanas lesionado y sus Baltimore Ravens quedaron eliminados siendo favoritos en la campaña regular.

La nueva generación

Sin duda este grupo está encabezado por Joe Burrows, que va a la temporada de su consolidación tras alcanzar el título de la Americana, en la zafra previa y perder el Super Bowl por mínimos detalles.  Visión, rapidez y osadía caracterizan el juego de Burrows.

Justin Herbert también busca la consolidación con unos Ángeles Chargers que parece que aún no han tocado techo. La precisión en sus pases es sin duda su mayor fortaleza, además de su juventud. Herbert no tendrá la presión de Burrows, obligado a jugar como mínimo la final de la Americana, por el contrario, es un proyecto que se espera llegue al cenit en el 2023.

Arizona Cardinals sin duda completó una extraordinaria campaña en el 2021 gracias al trabajo de hormiguita que cumplió su quarterback Kyler Murray en una temporada en la que quizá no se esperaba tanto de él. En menor medida, aparece el mariscal de los Cleveland Browns, Baker Myfield, quien va a su tercera campaña en plan estelar y que con su dureza impone presencia en los emparrillados.

Los del futuro

Aquí entran en escena los elegidos para la posición en el draft del pasado mes de abril. Los universitarios que no siempre explotan en su primer año, pero que se convierten de inmediato en el proyecto de corto y mediano plazo y muchas veces aportan más de lo esperado.

En ese sentido, sin duda que Kenny Pickett es el que tiene más focos sobre sí no solo porque llega a un equipo con tradición ganadora y que no tiene claro su plan para la posición como lo es Pittsburgh Steelers, sino que además ha visto partir al retiro a su máxima estrella y leyenda, Ben Roethlisberger. Pickett, se quedará en su ciudad, pues estudió en Pittsburgh.

En segunda instancia aparece Matt Corral, tomado por Carolina Panthers, una franquicia en ascenso que suele ser el tipo de divisas ideales para que un pick de draft pueda comenzar a marcar su propia historia. No posee un brazo poderoso, pero en la Universidad de Mississippi fue un líder nato.

Finalmente, aparecen Malik Willis de Liberty, con Tennessee Titans, y Desmond Ridder de Cincinnati con Atlanta Falcons. En el caso del primero debe mejorar su capacidad de pase y para ello, el QB titular Ryan Tanehill seguramente le será de mucha ayuda mientras que el último tiene buenas posibilidades de ser titular en algunos partidos de Falcons, pues tras la salida de Matt Ryan aún no está claro quién ocupará dicha posición.