fbpx

¿Por qué Juan Guaidó ha perdido relevancia? El futuro de la oposición venezolana

El líder opositor venezolano ha sufrido ataques recientemente y ha perdido apoyos. Juan Guaidó cada vez se queda más solo. 

Juan Guaidó

Foto: La Casa Blanca

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso Álvarez

Escucha este artículo


Read in english: Why Juan Guaidó Has Lost Relevance? The Future of the Venezuelan Opposition

No son días fáciles para Juan Guaidó. Como actual presidente en disputa de la Asamblea Nacional de Venezuela y principal líder opositor, en los últimos años, del régimen de Nicolás Maduro fue recientemente agredido por un grupo de chavistas en medio de una masiva concentración opositora en el estado de Cojedes Guaidó se encontraba a propósito de la gira que realiza en el territorio para reforzar su mensaje y no perder adherentes.

 

 

Al respecto, fue expulsado de Cojedes entre insultos y empujones. La gente ya no confía en Guaidó, su popularidad ha ido en caída libre, no ha podido siquiera inquietar a Nicolás Maduro y los venezolanos y venezolanas apenas reconocen al joven político que irrumpió como parte de la resistencia en 2019 y que se hizo conocido en todo el continente.

Maduro continúa dirigiendo el país y sigue con el apoyo de la Fuerza Armada, por lo que a Guaidó se le ha hecho prácticamente imposible conseguir alguna victoria real o simbólica. Hay mucha presión puesta en alguien que cuando asumió prometió muchos cambios y modificaciones sustanciales, pero que, cuatro años más tarde, no ha conseguido modificar la realidad de Venezuela.

Cada vez está más solo

A comienzos de año, Juan Guaidó renovaba un año más su mandato como presidente interino, pero, a diferencia de otros tiempos, a la gente no le importó mucho aquella noticia y pasó desapercibida. Es sabido que lo peor que le puede pasar a un político que busca movilizar a grandes masas es que vaya perdiendo apoyos, tenga conflictos dentro de su círculo y que ya no suene tan fiable ni seguro de aquel discurso que busca transmitir.

Lee también: Cumbre de las Américas: una solución a la crisis migratoria sin el apoyo necesario

Aquí entra en juego la desesperanza de la gente que ve que, tras la irrupción de un nuevo líder que pueda competir con Nicolás Maduro, este se ha quedado vacío de contenido, sin grandes ideas, sin el poder de convocar y sin despegar. Por esta razón, su presencia ya ha perdido el peso que en algún momento tuvo.

Incluso a nivel internacional, su mal manejo de gestión interna ha producido que haya perdido apoyos exteriores relevantes. En enero de este año la Unión Europea confirmaba que ya no podía reconocer de forma legal a Juan Guaidó como el presidente del país, pero que seguiría apoyando a los líderes opositores que estaban en la "lucha por regresar a Venezuela a la democracia".

Estados Unidos sigue en la línea de ser el principal apoyo para el joven de 38 años, pero no con tanta efusividad como la que mostraba el ex presidente estadounidense Donald Trump. Con Trump llegó a reunirse en la Casa Blanca, mientras que con Biden solo han habido llamadas telefónicas. Aunque esto esto no hay que pasar por alto que Juan Guaidó es reconocido actualmente en más de 50 países a lo largo del globo como el presidente de Venezuela.

¿Cuál es el futuro de la oposición venezolana?

La baja de un líder supone la asunción de otro o de otra en muchas oportunidades y, ante la pérdida de apoyos hacia Guaidó, hay personas que están en la búsqueda de liderar el camino de la oposición venezolana de cara a las Elecciones presidenciales de 2024. A esto se le suma que el manejo que han tenido hasta ahora en la oposición ya no da abasto ni para las demandas ciudadanas ni tampoco para suponer un contraste fuerte y decidido que pueda inquietar a Maduro.

El politólogo Nicmer Evans parece ser una opción, sobre todo después de que hace unas semanas el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) -contrario al chavismo- lo postuló como precandidato presidencial y como una opción para que compita en unas eventuales primarias que sean "amplias e inclusivas" en el sector. Evans es el presidente nacional del MDI y fundó este movimiento.

Y si lo que buscan en la oposición es a un candidato alejado de la vieja y tradicional política, aparece Lorenzo Mendoza. Es un ingeniero industrial y empresario, presidente de empresas Polar, que a su vez es una de las principales productoras de alimentos y bebidas en Venezuela. En la oposición verían con buenos ojos su candidatura, ya que goza de popularidad en la gente, es odiado por el oficialismo y está alejado de la política, por lo que eventualmente no debería producir rechazo en la ciudadanía.

Pero el escenario es incierto, y mientras Nicolás Maduro continúa en el Palacio de Miraflores, Guaidó ha ido debilitándose y ya no consigue unir a una oposición que cada vez parece estar más fragmentada. Evans o Mendoza pueden ser sus sucesores, pero tendrían que tener un plan claro, con objetivos definidos y con estrategias aplicables que permitan alcanzarlos, o terminarán de la misma manera que Juan Guaidó.