fbpx

Guillermo Lasso en crisis: protestas en Ecuador sobrepasan la semana

El Gobierno del presidente Guillermo Lasso ordena la movilización de militares y policías ante más de 9 días de protestas en Ecuador.

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador

Foto: TW-lassoguillermo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Guillermo Lasso in Crisis: Protests in Ecuador Exceed the Week

10 días cumplen las manifestaciones y marchas lideradas por movimientos indígenas que tienen a Ecuador en crisis. Los manifestantes piden control de precio de los combustibles, que debido al alza mundial debido a la crisis en Ucrania, ha generado un aumento de precios e inflación en varios países, siendo Ecuador uno de estos.

Cifras de la agencia AFP advierten que el precio del diésel pasó de 1 dólar a 1,9 dólares por galón; y la gasolina pasó de US$ 1,75 a US$2,55 en lo que va del año. Lo que trae recuerdos de las protestas de 2019 que causaron una crisis similar ante el intento del Gobierno de Lenin Moreno de eliminar el subsidio a la gasolina.

Sin embargo, estas no son las únicas peticiones del grupo de manifestantes. El colectivo también pide una serie de medidas sociales y económicas, como la protección de territorios indígenas, aumento del gasto público y políticas de empleabilidad.

Las peticiones fueron enmarcadas en un pliego de 10 propuestas:

  • Reducir el precio de los combustibles
  • Moratoria de un año para las familias que tienen una deuda con el sistema financiero.
  • Fijar precios justos para los productos del campo.
  • Respetar los derechos colectivos.
  • No permitir la explotación minera en territorios protegidos.
  • Garantizar los derechos laborales y la empleabilidad.
  • Garantizar y no privatizar los servicios estratégicos
  • Medidas para mejorar la seguridad.
  • Mayor presupuesto para la salud y la educación.
  • Controlar la especulación de precios.

La respuesta del Gobierno Lasso.

En primera instancia, Lasso intentó detener el chispazo de paro desde el viernes anunciando un aumento en el subsidio mensual que reciben las familias más vulnerables, pasando de 50 dólares a 55.

A pesar de que el actual presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, ha mantenido un discurso de diálogo, también ha enviado a la fuerza pública y policías para garantizar la movilidad.
Ante el avance de las marchas y los choques entre policías y protestantes, el Gobierno decretó estado de excepción en 6 provincias: Pichincha (estado de Quito), Cotopaxi, Imbabura, Chimborazo, Tungurahua y Pastaza.

También te puede interesar: Los retos de Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia

Las protestas ya han dejado bloqueos en las carreteras, lo que ha generado desabastecimiento en algunos municipios. Adicionalmente, también se han registrados enfrentamientos entre policía y manifestantes que han dejado una persona fallecida y varios heridos y detenidos.

¿Quién está detrás de las protestas?

Las protestas están encabezadas por la Conaie (Confederación de Naciones Indígenas del Ecuador) y su líder Leonidas Iza, quién viene obteniendo relevancia desde el 2019, cuando las protestas en contra del expresidente Lenin Moreno y su alza en los precios de combustibles generaron una revuelta nacional.

La amenaza de golpe de Estado.

Un discurso que se ha generalizado dentro de sectores afines al Gobierno de Lasso es que esta manifestación solo busca tumbar al presidente. A pesar de que no hay pruebas evidentes de tal afirmación, han reconocido la fuerza de la oposición en el Congreso. Incluso, en diálogo con la emisora colombiana Blu Radio, el general Fausto Salinas, comandante de la Policía de Ecuador, insinuó que dentro de la manifestación también había intereses ocultos y que son financiados por grupos narcotraficantes o de minería ilegal.

Ahora que las manifestaciones llegaron a Quito y que la violencia puede escalar, Lasso está ante una gran disyuntiva en ceder a las aspiraciones de los protestantes o mantener una posición firme. Por ahora la presión en el Congreso también aumenta. El legislativo aprobó, con 81 votos a favor (de 137 en total), una resolución que le exige al Gobierno una propuesta de diálogo y que se entable una mesa de conversaciones donde participe la ONU, la Cruz Roja, las universidades y la Iglesia Católica.